El problema común a todas las monedas de cambio del Barça

Arthur Melo y Vidal, entre los señalados para abandonar Can Barça. Foto: Jose Breton/Pics Action/NurPhoto via Getty Images.

Los habituales de esta columna ya están al tanto del regreso de la economía de trueque en nuestro fútbol. El mundo post COVID-19 (y en el caso del Barça, también el pre COVID-19) ha traído consigo la obligación de sustituir las desorbitadas cifras económicas de un traspaso por la carne fresca en forma de jugadores. Los nombres propios son los nuevos millones de euros.

Hasta aquí, ninguna novedad. Que para fichar a Lautaro, a Pjanic o a cualquier otro objetivo azulgrana, el club tenga que incluir nombres propios en la operación no es una sorpresa para nadie. El problema aparece cuando uno se pone a analizar la longevidad culé de esos nombres.

El abajo firmante tenía la sospecha de que casi todo lo que va a salir y está saliendo del Camp Nou en dirección a otros equipos, llegó hace DEMASIADO POCO al estadio azulgrana. Todas las monedas de cambio ofrecidas - excepto una- han sido adquiridas recientemente, lo que no denota una estrategia negociadora demasiado acertada a lo largo de los últimos años. Para salir de dudas, me he lanzado de cabeza a repasar todos los fichajes del Barça en las últimas tres temporadas. El resultado es de lo más triste:

2017/18 Fichajes del Barça:

  • Arthur. Ofrecido a la Juve como moneda de cambio por Pjanic.

  • Arturo Vidal. Ofrecido a la Juve como moneda de cambio por Pjanic y ofrecido al Inter como moneda de cambio por Lautaro.

  • Malcom. Ya no está en el club.

  • Lenglet. Aleluya. Aún no ha sonado para ninguna operación. Solo faltaría, el Barça casi no tiene centrales. Un rara avis.

Vaya, debe ser casualidad. Tres de cuatro. Seguro que la cosa mejora el verano siguiente…

2018/19 Fichajes del Barça:

  • Coutinho. Se fue al Bayern y parece que va a volver a Inglaterra.

  • Semedo. Ha sonado como moneda de cambio para  el Atleti, City, Inter y Juve. Si no se lo han ofrecido a usted, es porque no ha preguntado.

  • Dembélé. Ha sonado como moneda de cambio para el PSG por Neymar. En las últimas horas, Arsenal y Juve han preguntado por él.

  • Paulinho. Ya no está en el cub.

  • Yerri Mina. Sin comentarios.

Pues no. No ha mejorado. Es de esperar que este último año las cosas se hayan hecho de otra manera…

2019/20 Fichajes del Barça:

  • De Jong. El único acierto total e indiscutible de la lista. No se toca. De momento.

  • Griezmann. Aunque suene increíble, podría salir de Barcelona. El club no piensa en venderle pero la posible llegada de Lautaro o Neymar y su situación en el vestuario podrían hacer que él mismo tome la decisión.

  • Junior Firpo. Casi no ha aportado nada al equipo pero ya ha sido ofrecido a la Juve y al Inter como moneda de cambio.

  • Braithwaite. Tras el parón, su presencia carece de sentido alguno. Está motivado en triunfar de azulgrana pero cuesta pensar en él como activo de futuro a largo plazo.

El balance final es que de los trece últimos fichajes del club, solo dos parecen apuestas seguras para el año que viene: De Jong y Lenglet (no descarten nada con Griezmann). Otra conclusión es que de las cinco monedas de cambio más ofrecidas por el Barça, cuatro han sido fichadas en las tres últimas temporadas. Escandaloso. Tan solo Rakitic es el único “amortizado” que tiene sentido que aparezca en operaciones. Encuentren un solo club que queme naves tan rápido. 

La única parte buena es que la dirección deportiva es igual de veloz cometiendo errores que reconociéndolos implícitamente, como lo demuestra la inclusión de Junior Firpo - el último en llegar si no contamos a Braithwaite- en casi todas las operaciones.

Además, algunos de los que podrían incluirse en operaciones eran antes de ayer auténticas joyas en las que construir el futuro culé, como Arthur o Dembélé. Así que lo que a uno le preocupa ya no es qué jugadores van a salir este verano sino cuánto van a tardar los que lleguen en volver a convertirse en moneda de cambio.

Otras historias que te pueden interesar: