Anuncios

Momentos de los Emmy: El triunfo de “Succession”, el festín de “The Bear” y una mamá estricta

“Succession” tuvo una despedida muy exitosa en los Premios Emmy, la adictiva saga de la familia Roy ganó el premio al mejor drama por tercera vez y cinco premios más, incluyendo tres trofeos de actuación.

Pero “Succession” no fue la única serie que se hizo de un botín ridículamente amplio. “The Bear” se dio un festín, dominando por completo la categoría de comedia en su primera temporada, llevándose el premio mayor y tres premios de actuación.

Y la historia caótica y de humor negro de “Beef” fue la otra gran vencedora, conquistando el premio de mejor serie limitada, con los protagonistas Steven Yeun y Ali Wong convirtiéndose en los primeros estadounidenses de origen asiático en triunfar en estas categorías. También hizo historia la estrella Quinta Brunson de “Abbott Elementary”, la primera ganadora negra en su categoría desde 1981.

No fue una noche de desaires, y la mayoría de las predicciones se cumplieron. Pero no estuvo exenta de sorpresas agradables, incluida una serie de reuniones de antiguos elencos de programas queridos, algunos más efectivos que otros, como “The Sopranos”, “Cheers”, “Grey’s Anatomy”, “Ally McBeal” y más. Natasha Lyonne y Tracee Ellis Ross se llenaron la boca de chocolates en una recreación de la clásica escena de la línea de montaje de dulces de “I Love Lucy”.

También hubo mucha charla sobre niños en el podio, John Oliver suplicó a la multitud que le dijera dónde comprar cartas de Pokémon para sus hijos, Sarah Snook de “Succession” rindió homenaje a su hija recién nacida, y su coprotagonista Kieran Culkin pidiéndole a su esposa más hijos.

Esperemos que esos niños sean tan amables con su mamá como el anfitrión Anthony Anderson, quien encomendó a su madre Doris un trabajo clave para la gala.

A continuación, más detalles y otros momentos destacados de la noche:

EL ANFITRIÓN

Anderson había dicho antes de la ceremonia que no sentía presión, pues no estaba nominado este año, pero quizá lo dijo también porque parecía que su trabajo como maestro de ceremonias iba a ser más tranquilo que el de Jo Koy en los Globos de Oro. De hecho, así fue, en parte, porque Anderson no trató de hacer bromas a costa de ninguna celebridad. Se conectó con el tema nostálgico del 75 aniversario de los Premios Emmy y comenzó la gala con su propia versión de “Mister Rogers’ Neighborhood”, colgando su abrigo, sentado al piano y cantando temas para clásicos de la televisión, como “Good Times” y “The Facts of Life”. Anderson pidió entonces a los ganadores que mantuvieran sus discursos de agradecimiento breves y presentó su arma secreta para lograrlo.

¡MAMI!

“Cuando veas venir a mi mamá, sólo dale gracias a Jesús y a tu familia y termina”, dijo el anfitrión. Y de hecho, su madre, Doris Bowman, quien estaba sentada en las primeras filas del teatro, hizo apariciones durante toda la noche, era el equivalente humano de la música con la que suelen avisar a los premiados que su tiempo para discursos se acabó. Bowman hizo muestra de su poder desde el principio, interrumpiendo el monólogo inicial de su propio hijo diciéndole: “Se acabó el tiempo, bebé”. Y poco después mantuvo a raya a la ganadora Jennifer Coolidge. Oliver intentó probar el nuevo sistema después de ganar el premio al mejor programa de variedades con guion: “No me iré sin que la madre de Anthony Anderson me corra. Así que voy a empezar a leer los nombres del equipo de fútbol de Liverpool”. Cuando ella apareció, Oliver rápidamente dijo: “Me gustaría agradecer a Jesús y a mi familia. Gracias”.

MUCHAS REUNIONES

Lorraine Bracco y Michael Imperioli de “Los Soprano” celebraron el 25 aniversario del estreno de la serie con una escenografía de consultorio de terapeuta. El elenco de “Ally McBeal” tuvo una reunión con baile en medio de un baño. Algunos miembros del elenco de “Grey’s Anatomy”, incluidos Ellen Pompeo, Katherine Heigl y Chandra Wilson, ¡pero sin Sandra Oh y sin McDreamy!, se congregaron en una habitación de hospital para una vuelta de la victoria como el drama médico más largo en la historia de la televisión.

Anderson honró a “Game of Thrones” con una enorme capa forrada de piel y el astro de la saga Peter Dinklage fue el encargado de presentar el premio a mejor serie dramática. “Cheers” atrajo aplausos con una reunión de las estrellas Ted Danson, Kelsey Grammer, Rhea Perlman, John Ratzenberger y George Wendt, quien fue recibido con su característico grito de "¡Norm!”. También aparecieron: Rob Reiner y Sally Struthers, los miembros sobrevivientes del elenco de “All in the Family” y los elencos de “It’s Always Sunny in Philadelphia” y “Martin”.

“SUCCESSION” SE IMPONE

Una sucesión aparentemente interminable de ganadores de “Succession” subió al escenario en una última noche triunfal para el drama de HBO. Matthew Macfadyen, quien interpretó a la “mancha de grasa humana” Tom Wamsbgans, como describió a su personaje en los Globos de Oro, ganó el premio al mejor actor de reparto por segunda vez y agradeció en su discurso a Snook y a “mi otra esposa en pantalla”, Nicholas Braun, quien interpretó al desafortunado primo Greg: “Actuar contigo ha sido una de las cosas más maravillosas de mi carrera”. Snook, ganadora del premio a la mejor actriz de drama por su papel como la complicada Shiv Roy, habló sobre cómo estar embarazada le ayudó a actuar porque hizo que las hormonas fluyeran, y le dijo a su recién llegada hija: “Todo es para ti, de aquí en adelante”. Kieran Culkin, en un emotivo discurso, agradeció a su esposa, Jazz, por dos hijos increíbles, y le hizo una pequeña petición: “Y Jazz, quiero más. ¡Dijiste que tal vez, si ganaba!”

BESO DE OSO

La gente se preguntaba si “The Bear” podría replicar el éxito que tuvo en las categorías de comedia de los Globos de Oro y así fue, Jeremy Allen White se llevó el premio a mejor actor de comedia, Ayo Edebiri el de mejor actriz de reparto y Ebon Moss-Bachrach el de mejor actor de reparto. En el escenario, Moss-Bachrach le dio a su coprotagonista Matty Matheson un beso cómicamente largo antes de que Matheson diera palabras de agradecimiento a nombre de la serie, que dramatiza los sacrificios que hacen aquellos que trabajan en restaurantes: “Me encantan los restaurantes. Lo bueno, lo malo. Es duro. Todos estamos rotos por dentro y todos los días tenemos que aparecer y cocinar y hacer que la gente se sienta bien comiendo algo y sentándonos en una mesa. Es realmente hermoso”.

BURNETT CELEBRA EL “PROGRESO”

Actores y actrices de renombre se convirtieron en fans ante la presencia de Carol Burnett, de 90 años, la primera mujer en presentar un programa de variedades. La comediante veterana fue recibida con una ovación de pie, y tras esto tuvo un chispazo: “Mucho ha cambiado en los últimos 46 años. Para bien. Se ha progresado y realmente me alegra el corazón ver cómo les va a los hombres en la comedia”, dijo la ganadora de siete Emmy. Christina Applegate presentó a Burnett diciendo que sólo tiene una foto de sí misma enmarcada… con Burnett. “Ella es más importante para mí que cualquiera de ustedes”, dijo Applegate.

BRUNSON HIZO HISTORIA

Otra asombrada por la presencia de Burnett fue la mujer que recibió su premio de manos de la leyenda: Brunson, la estrella y guionista de “Abbott Elementary” que ganó como mejor actriz de comedia, es la primera ganadora negra en la categoría desde que Isabel Sanford se llevara el trofeo por el clásico de Norman Lear “The Jeffersons” en 1981. “Estoy muy feliz de poder vivir mi sueño y actuar como comediante”, dijo Brunson, quien ganó el premio por escribir la serie. La primera hora de los Emmy, celebrados en el feriado por el natalicio de Martin Luther King Jr., vio a tres mujeres negras ganar premios importantes: Brunson, Edebiri y Niecy Nash-Betts, quien se llevó el premio a la mejor actriz de reparto en una serie limitada por “Dahmer – Monster: The Jeffrey Dahmer Story”.

GANADORES AGRADECIDOS

Muchos ganadores agradecen a la persona que creyó en ellos por primera vez. Nash-Betts también lo hizo, con una honestidad deslumbrante, y fue para ella misma. "¡Soy una ganadora, bebé!”, dijo. "¿Y sabes a quién quiero agradecer? ¡A mí!, por creer en mí y hacer lo que decían que no podía hacer. Quiero decirme a mí misma, delante de todos ustedes, gente hermosa: ¡Vamos chica, con tu lado malo, lo hiciste!”.

En la serie de Netflix, Nash-Betts interpreta a una vecina del asesino en serie Jeffrey Dahmer cuyas denuncias a las autoridades sobre el comportamiento de él no son escuchadas. “Recibo este premio en nombre de todas las mujeres negras y morenas que no han sido escuchadas, pero que han sido vigiladas en exceso, como Glenda Cleveland, como Sandra Bland, como Breonna Taylor”, dijo. “Como artista, mi trabajo es decirle la verdad al poder y nena, lo voy a hacer hasta el día que muera. ¡Mamá, gané!”.