Los ministros de Exteriores del G20 viajan a Bali para una cumbre cargada de tensión por Rusia

·4  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO. Jefes de delegados se preparan para una reunión en el último día de la reunión de ministros de finanzas y gobernadores de bancos centrales del G20 en Yakarta, Indonesia

Por Kate Lamb y David Brunnstrom

6 jul (Reuters) - Los ministros de Asuntos Exteriores del G20 viajan esta semana a la isla turística de Bali para una reunión que se verá ensombrecida por la guerra en Ucrania, con la asistencia de Rusia creando fisuras en el bloque, mientras el anfitrión, Indonesia, intenta mediar.

El Grupo de los 20 incluye a los países occidentales que han acusado a Moscú de crímenes de guerra en Ucrania y han impuesto sanciones, pero también a países como China, Indonesia, India y Sudáfrica que no han hecho lo mismo.

La reunión será la primera vez que los ministros de Asuntos Exteriores de algunas de las principales economías del mundo se reúnan con el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, desde que Rusia invadió Ucrania en febrero.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores alemán, Christian Wagner, afirmó que la reunión del G20, que se celebra entre el jueves y el viernes, no será una "cumbre normal" ni "una actividad habitual".

Alemania preside el Grupo de los Siete países industrializados y coordinará en Bali cómo responder a Lavrov a la luz de la guerra en Ucrania, dijo.

Altos cargos de Reino Unido, Canadá y Estados Unidos rechazaron encontrarse con los representantes rusos durante una reunión financiera del G20 celebrada en Washington en abril.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, participará activamente en la reunión, pero "también se mantendrá fiel a otro objetivo primordial y es el hecho que no se puede seguir actuando como siempre con la Federación Rusa", declaró un portavoz del Departamento de Estado estadounidense.

Blinken se reunirá con el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, en Bali, pero no está previsto que se reúna con Lavrov.

En su calidad de presidente del G20 este año, Indonesia se ha visto atrapada en el centro de una tormenta geopolítica en torno a la guerra, intentando evitar las amenazas de los países occidentales de boicotear las reuniones. Tras la reunión de los ministros de Asuntos Exteriores, está previsto que los ministros de Finanzas del G20 se reúnan la próxima semana, también en Bali.

Tratando de aprovechar la neutralidad de Indonesia, el presidente, Joko Widodo, se embarcó en una ambiciosa misión de pacificación la semana pasada, visitando Kiev y Moscú para reunirse con el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, y el presidente ruso, Vladimir Putin.

El presidente, conocido como Jokowi, ha invitado a Ucrania al G20 este año, ha intentado convencer a Rusia que ponga fin al bloqueo de las exportaciones de grano que está provocando una crisis alimentaria mundial y ha ofrecido a Indonesia como "puente diplomático" entre las naciones.

El embajador de Ucrania en Indonesia, Vasyl Hamianin, dijo que el ministro de Asuntos Exteriores de su país pronunciaría un discurso virtual en la reunión de Bali.

REPLANTEAN PLAN DE EVITAR REUNIONES DEL G20

A pesar de que en un principio se habló de prescindir de algunas reuniones del G20, los líderes occidentales decidieron finalmente que conceder el protagonismo a Rusia sería contraproducente, dijo Max Bergmann, experto en Rusia y Europa y ex alto responsable del Departamento de Estado de Estados Unidos.

"Si no te presentas y luego los rusos tienen la palabra con algunos países realmente críticos como Indonesia, India y otros, entonces están presentando sus argumentos sin oposición", dijo Bergmann, que ahora está en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de Washington.

Ramin Toloui, subsecretario de Estado estadounidense para Asuntos Económicos y Empresariales, dijo el martes que los alimentos y la energía ocuparían un lugar destacado en la reunión.

"Los países del G20 deben exigir a Rusia que rinda cuentas e insistir en que apoye los esfuerzos de la ONU para reabrir las vías marítimas para el suministro de grano", dijo.

Durante un viaje a Vietnam el miércoles, el ruso Lavrov pidió a todas las partes del mundo que se esforzaran por proteger las leyes internacionales, ya que "el mundo está evolucionando de forma complicada".

Sus comentarios antes de su llegada a Bali se producen en un momento en que los países occidentales han acusado a Rusia de infringir el derecho internacional con su invasión de Ucrania, que Moscú califica de "operación especial".

La reacción de Lavrov en Bali podría ser también un indicio de cómo podrían responder los miembros del G20 si Putin asiste en persona a la cumbre del grupo que se celebrará en noviembre, algo que aún está por confirmar.

El presidente indonesio, que hasta hace poco no solía ser muy activo en cuestiones de política exterior, ha llegado a considerar su gestión de la presidencia del grupo como un momento decisivo de su presidencia, dijo Murray Hiebert, experto en el Sudeste Asiático del CSIS.

"Jokowi espera desesperadamente evitar un choque de trenes diplomático si Putin se presenta en noviembre", dijo.

(Información de Alexander Ratz en Berlín, David Brunnstrom en Washington y Kate Lamb en Sídney; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.