Congreso chileno destituye al ministro de Educación por no fiscalizar universidades

El ministro de Educación de Chile, Harald Beyer, fue destituido este miércoles por el Congreso en un juicio político en el que se le encontró culpable de no fiscalizar la obtención de lucro en las universidades, el centro de las demandas estudiantiles que han vuelto a florecer en un año electoral.

La "acusación constitucional" o juicio político en contra de Beyer fue planteada por la oposición de centro-izquierda y aprobada por 20 votos a favor y 18 en contra, al final de una sesión de más de nueve horas.

"Hoy he sido destituido por el Senado. Ha primado la peor cara de la política", dijo Beyer a la prensa tras su destitución, el segundo ministro de la Cartera sometido a un juicio político en cinco años.

La acusación fue planteada a fines de marzo por diputados opositores, que cuestionaron a Beyer por no fiscalizar la obtención de lucro a nivel universitario, prohibido en la legislación chilena.

Beyer argumentó duramente su defensa en el Senado que no tenía facultades para fiscalizar la no obtención de lucro, una prohibición que algunas universidades privadas que nacieron al amparo de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) burlan a través de una serie de resquicios.

La Cámara de Diputados había aprobado la acusación en contra de Beyer el pasado 4 de abril, fecha desde la cual permanecía suspendido de su cargo.

Además de ser destituido, Beyer, un destacado académico que alcanzó a ocupar el cargo de ministro por 15 meses, quedó inhabilitado de ejercer cargos públicos por cinco años.

No puede, por ejemplo, volver a dictar clases en universidades públicas ni trabajar en ninguna función pública.

"Espero ser el último de los ministros de Educación que pase por esta coyuntura. Es inapropiado que los ministros sean destituidos por evaluaciones políticas que hace el Congreso", afirmó el exministro.

Beyer era el tercer ministro en ocupar esa cartera durante el gobierno del derechista Sebastián Piñera, que desde abril de 2011 enfrenta las más masivas protestas estudiantiles en varias décadas. La última de ella, el jueves pasado, reunió a más de 100.000 personas en Santiago.

Antes de él ocuparon el cargo, Joaquín Lavín y Felipe Bulnes, quienes renunciaron en medio de las masivas protestas estudiantiles, que tras un 2012 menos convulsionado renacieron este año, a la par de la campaña para las elecciones presidenciales de noviembre próximo.

Junto con el fin al lucro en la educación, los estudiantes exigen educación pública gratuita y de calidad, en una país que cuenta con uno de los sistemas educativos más segregados del planeta y en que sólo un 40% de la matrícula es pública a nivel escolar y el 20% a nivel universitario.

La mayoría estudia en instituciones privadas que reciben aportes del Estado, en una modalidad de escuelas subvencionadas y universidades privadas fruto de las reformar liberales instauradas por la dictadura de Pinochet.

"Esperamos que no tenga la misma actitud de este ministro, que no muestre la soberbia de este ministro, sino que dialogue con los distintos actores", dijo sobre el sucesor de Beyer, Diego Vela, presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica.

Las protestas estudiantiles han sido la principal piedra en el zapato del gobierno de Piñera, que puso fin a dos décadas de hegemonía de la centro izquierda.

El mandatario ha dado respuesta a las demandas con una rebaja de los créditos que se usan para pagar los aranceles universitarios, un aumento de becas y un proyecto de ley para la creación de una Superintendencia de Educación, que fiscalice el tema del lucro pero que aún no es aprobado en el congreso.

En 2008, la exministra de Educación del gobierno de Michelle Bachelet, Yasna Provoste fue destituida acusada de desórdenes administrativos en su cartera.

El ministro de Educación de Chile, Harald Beyer, fue destituido este miércoles por el Congreso en un juicio político en el que se le encontró culpable de no fiscalizar la obtención de lucro en las universidades, el centro de las demandas estudiantiles que han vuelto a florecer en un año electoral.

El ministro de Educación de Chile, Harald Beyer, fue destituido por el Congreso por no fiscalizar la obtención del lucro en instituciones educativas, tras haber sido sometido a un juicio político este miércoles en la Cámara de Senadores.

El ministro de Educación de Chile, Harald Beyer, fue destituido este miércoles por el Congreso en un juicio político en el que se le encontró culpable de no fiscalizar la obtención de lucro en las universidades, el centro de las demandas estudiantiles que han vuelto a florecer en un año electoral.

Cargando...

 

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK