Primer ministro británico enfrenta votación de no confianza

·3  min de lectura
GBRETAÑA-POLÍTICA (AP)
GBRETAÑA-POLÍTICA (AP)

El Partido Conservador británico, que gobierna el país, celebrará una votación de no confianza sobre el primer ministro, Boris Johnson, que podría costarle el puesto de jefe de gobierno.

Graham Brady, que ocupa un cargo en el partido, dijo que ha recibido cartas suficientes de legisladores pidiendo la votación sobre el liderazgo de Johnson para celebrarla. Eso ocurre si 54 legisladores conservadores -el 15% de los legisladores del partido en la Cámara de los Comunes- escriben a Brady.

“Se ha cruzado el umbral del 15%”, dijo Brady. La votación se haría el lunes por la tarde de forma presencial en la Cámara de los Comunes, señaló.

Si Johnson pierde la votación entre los 359 legisladores conservadores, será reemplazado como líder conservador y primer ministro. Si gana, estará a salvo de otra moción de censura durante un año.

Johnson ha tenido problemas para dejar atrás los escándalos éticos registrados durante meses, en especial por las fiestas ilegales en edificios del gobierno durante las cuarentenas contra el COVID-19.

El reporte de una investigadora sobre el llamado “partygate” publicado el mes pasado condenó una cultura de incumplimiento de las normas en la oficina del primer ministro en el número 10 de Downing Street.

La funcionaria Sue Gray describió eventos con alcohol celebrados por empleados de Downing Street en 2020 y 2021, cuando las restricciones por la pandemia impedían a la población británica socializar o incluso visitar a parientes moribundos.

El “equipo de alta dirección” debería asumir la responsabilidad por sus “fallos de juicio y liderazgo”, escribió Gray.

El primer ministro dijo que asumía “plena responsabilidad”, pero insistió en que era momento de “pasar página” y centrarse en la maltrecha economía británica y la guerra en Ucrania.

Pero cada vez más conservadores creían que Johnson, un líder carismático que les consiguió una enorme mayoría parlamentaria en 2019, se ha convertido en un lastre.

Si es destituido, los conservadores comenzarán una lucha por el poder en la que se espera que compitan varios ministros destacados.

El parlamentario conservador Roger Gale, crítico de Johnson, dijo que “tenemos varias alternativas muy buenas al primer ministro, de modo que no nos faltan opciones".

“Cualquiera de esas personas, en mi opinión, sería un primer ministro mejor que el que tenemos en este momento”, dijo a la BBC.

El descontento parece haber repuntado en el receso parlamentario que coincidió con las celebraciones por el Jubileo de Platino de la reina Isabel II. Para muchos, el fin de semana de cuatro días era una oportunidad de relajarse, aunque no hubo descanso para Johnson, que el viernes fue abucheado por algunas personas a su llegada a una misa en honor de la reina en la Catedral de San Pablo.

El ministro del gobierno Steve Barclay, aliado de Johnson, dijo que destituir ahora al mandatario sería “indefendible”.

“Los problemas que enfrentamos no son fáciles de resolver”, escribió en el sitio web Conservative Home. “Todas las democracias de todo el mundo tienen desafíos similares en este momento. Pero bajo el liderazgo de Boris Johnson, nuestro plan de empleo muestra cómo estamos atravesando estos desafíos globales”.

“Interrumpir este progreso ahora sería imperdonable para muchos que nos dieron su voto por primera vez en las últimas elecciones generales, y que quieren que nuestro primer ministro haga los cambios prometidos en sus comunidades”.

___

NOTA DEL EDITOR: Se ha corregido la cifra de legisladores conservadores que votarán la moción, 359, no 539.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.