Militares retirados de Colombia desinforman sobre la Comisión de la Verdad

·12  min de lectura

Bogotá, 1 sep (EFE).- Grupos de militares retirados de Colombia alimentaron en los dos últimos meses un alud de desinformación sobre el informe final de la Comisión de la Verdad con ataques sin pruebas a sus resultados y manipulación de cifras del conflicto colombiano, como ha demostrado una investigación conjunta de EFE Verifica y Colombiacheck.

Las publicaciones falsas se esparcieron por grupos en redes sociales de reservistas y veteranos de las Fuerzas Armadas tras la publicación el 28 de junio del informe final de la Comisión, que nació con el acuerdo de paz de 2016 entre la extinta guerrilla de las FARC y el Gobierno de Juan Manuel Santos (2010-2018).

Como demuestra un análisis de redes sociales, los datos falsos se alinearon con la postura de políticos afines a la derecha ideológica que amplificaron las mentiras en contra del informe, que ha buscado explicar el conflicto armado colombiano de más de medio siglo con entrevistas a más de 30.000 personas.

Las narrativas de la desinformación refuerzan la idea de que en el informe no aparece la responsabilidad de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que sus víctimas no fueron escuchadas, e incluso que promueve una asamblea constituyente para desarticular las Fuerzas Militares.

Varias desinformaciones difundidas por algunos militares y policías retirados que apuntaban a estas narrativas ya fueron desmentidas por Colombiacheck, medio de comunicación que colabora con EFE Verifica en la presente investigación.

Otras publicaciones también buscan desprestigiar al presidente de la Comisión, el padre Francisco de Roux, aseguran que las propuestas para la paz del informe son parecidas a las de las guerrillas, o que fue publicado de forma calculada tras la posesión del nuevo presidente de Colombia, Gustavo Petro.

"LA RESPONSABILIDAD DE LAS FARC NO APARECE"

Una de las ideas que la desinformación trató de apuntalar con más fuerza fue que el documento final de la Comisión exime a las FARC de su responsabilidad en el conflicto colombiano.

Por ejemplo, el teniente coronel retirado Gustavo Roa Cuervo aseveró en un tuit el 2 de julio que el informe omitió delitos sexuales, el reclutamiento de menores de edad y los crímenes a miembros de la Fuerza Pública, en una publicación que recibió 1.200 "me gustas" y 831 retuits.

Sin embargo, en el capítulo "Hallazgos y recomendaciones" aparecen los tres delitos, además atribuidos a las FARC. "En el caso de las FARC-EP, se dieron especialmente violencias reproductivas, entre las que están la anticoncepción forzada, la esterilización forzada y el aborto forzado", recoge el documento.

En una línea similar, el mayor general de la reserva Luis Ignacio Barón Casas aseguró en otro tuit con más de 4.000 "me gustas" que los hallazgos finales de la institución calificaban de "barbarie" las acciones militares, pero en cambio catalogaban como "errores cometidos contra la población civil" los crímenes de las FARC.

No obstante, ninguna página del informe contiene la frase "errores cometidos contra la población civil", en realidad, el tuit tergiversa un párrafo de la página 83 que habla de las justificaciones "banales" que los diferentes actores del conflicto daban a las masacres, ejecuciones o desapariciones forzadas.

En concreto, el documento dice que definir de forma banal las violaciones de derechos humanos puede provocar la repetición del conflicto y por ello hay que insistir en que "las acciones indiscriminadas de las FARC-EP no fueron errores, sino violaciones cometidas contra la población civil".

Alrededor de 50.770 personas fueron víctimas de secuestro y toma de rehenes en el marco del conflicto armado entre 1990 y 2018. Los mayores perpetradores fueron las FARC en un 40 % de los casos, según datos del informe final, que narra que la guerrilla generalizó el secuestro e inició una ofensiva para dar duros golpes a las Fuerzas Armadas.

"LAS COMISIÓN NO ESCUCHÓ A LAS VÍCTIMAS DE LAS FUERZAS ARMADAS"

Otra de las narrativas que subyacen en las desinformaciones virales es que la Comisión de la Verdad no escuchó a las víctimas que pertenecían a las Fuerzas Armadas.

Así, por ejemplo, Luis Mendieta Ovalle, mayor general retirado de la Policía Nacional, afirmó en un video viral que la Comisión no había escuchado a las víctimas de la toma de la ciudad de Mitú.

En esta ciudad, capital del departamento de Vaupés (este), más de mil guerrilleros de las FARC atacaron a la población con bombonas de gas cargadas con combustible y explosivos, secuestraron a 61 personas y asesinaron a 56, según datos del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH).

"En el caso de Mitú, de los rehenes, de los secuestrados, no tuvimos derecho a la narrativa, a nuestra versión. No se nos escuchó. No se hizo ningún evento en Mitú", dijo el mayor general, que vivió en carne propia lo sucedido, pues fue secuestrado por las FARC en ese momento y no vio la libertad hasta 12 años después.

Pero esas afirmaciones también son falsas, pues la Comisión de la Verdad hizo varias entrevistas en 2020 para esclarecer las responsabilidades de las FARC en la toma de Mitú, como le dijo a Colombiacheck, miembro de la International Fact-Checking Network (IFCN) a la que también pertenece EFE Verifica.

Además, el medio colombiano tuvo acceso a un audio de la Comisión de la Verdad en el que se escucha al general Mendieta hablando y que demuestra que la institución se reunió con él en 2020 en una entrevista en la que le piden profundizar en su testimonio.

DE ROUX, BLANCO PREFERIDO

El blanco preferido de las desinformaciones fue también el presidente de la Comisión de la Verdad, el padre jesuita Francisco de Roux, una de las figuras más importantes en la construcción de paz en Colombia.

En los grupos de reservistas y veteranos se repiten falsedades contra su figura, muchas veces acompañadas de insultos, como una imagen recortada en la que aparece con el máximo jefe de las actuales disidencias de las FARC, Luciano Marín Arango, alias Iván Márquez, y que utilizan para acusarlo de guerrillero.

En realidad, la imagen es de un encuentro en 2015 en el que familiares de víctimas de las FARC y altos mandos del grupo guerrillero se reunieron en La Habana durante las negociaciones de paz con el Gobierno de Santos. En esa reunión privada, De Roux era un acompañante del proceso de conciliación.

La imagen original de ese momento fue recortada, pues además aparecen más personas junto a Iván Márquez, como el arzobispo de la ciudad de Cali, Darío Jesús Monsalve.

El teniente coronel de la reserva del Ejército Gilberto Gómez González también arremetió en un video contra De Roux al decir que cobró 50 millones de pesos mensuales por su trabajo en la Comisión, cuando en realidad fueron 39 millones el último año, menor a lo que perciben los magistrados de la Corte Constitucional de Colombia.

El coronel también afirmó que De Roux había dicho que "los policías y soldados no estaban secuestrados sino pagando cárcel en la selva", pero no hay registro de que el sacerdote haya pronunciado o escrito esas palabras.

Los ataques con información falsa se remontan a 2020, cuando, tras un análisis de 80.000 tuits, el periódico El Espectador encontró también dos montajes contra De Roux y uno contra la Comisión.

De hecho, en los dos últimos meses se recicló -también en los grupos de reservistas- el montaje ya viralizado en 2020 que muestra a De Roux vestido de guerrillero con un fusil, pero que en realidad pertenece a una imagen tomada en 1998 por la agencia Reuters a la que le superpusieron su cara.

¿QUIÉNES DIFUNDIERON LA DESINFORMACIÓN?

Para posicionar las desinformaciones, los críticos con el informe utilizaron sobre todo una jerga específica para referirse a los hallazgos de la Comisión como "omisión de la verdad, comisión de la mentira, comisión de la impunidad, señores de la verdad absoluta, comisión de la infamia y comisión corrupta".

Con estas palabras, se crearon alrededor de 200 publicaciones que recibieron unas 22.000 interacciones en páginas verificadas, grupos y perfiles de Instagram y Facebook en los últimos tres meses, con el mayor pico a inicios de agosto, según la herramienta de análisis de datos Crowdtangle.

Más allá de los altos mandos de veteranos que hicieron de altavoz de la desinformación de forma individual, EFE Verifica halló páginas y grupos de reservistas y veteranos que creaban circuitos de desinformación con falsedades que saltaban entre páginas de Facebook y redes sociales, también desde perfiles de políticos.

Crowdtangle reveló que en 80 grupos y páginas de Facebook de reservistas y veteranos de Colombia se difundieron desde mayo 174 publicaciones con falsedades y desinformación en contra de la Comisión de la Verdad, con mucha más actividad en agosto que incluso en junio, cuando se publicó el informe.

Así, hubo páginas que desinformaron con administradores desconocidos como "Veteranos de la Fuerza Pública", "Reserva Activa de Colombia", "Soldados activos y reservistas de Colombia presentes", "Nueva Derecha Reserva Activa", "Veteranos de las Fuerzas Armadas de Colombia"; todos suman miles de seguidores.

Y otras que sí tienen una estructura detrás como la Confederación Colombiana de Organizaciones del Personal en Retiro y Pensionados de las Fuerzas Militares y Policía (CONFECORE) o la Agremiación Nacional de la Reserva Activa, Veteranos y Sociedad Civil de Colombia (ANRAVEC).

ANRAVEC es una de las 52 federaciones y asociaciones de oficiales, suboficiales, soldados y agentes de la reserva, así como de pensionados del Ejército, que publicaron una carta a inicios de julio acusando de sesgos ideológicos el informe final de la Comisión.

LÍDERES DE OPINIÓN Y CENTROS DE PENSAMIENTO

En las páginas de Facebook de los reservistas tuvieron mucho éxito los videos de Michael Sandoval, un "youtuber" que recogió firmas para presentarse al Senado por el partido "Organización libertaria colombiana" y que en un año creció un 250 % en seguidores en su perfil personal.

En uno de los videos, Sandoval habla con el coronel retirado José Obdulio Espejo para explicar "por qué las sugerencias de la Comisión de la Verdad solo son una excusa para imponer a través de la fuerza estatal la ideología de género y una asamblea nacional constituyente al estilo de Venezuela y Chile".

Además de Sandoval, el grupo de pensamiento Fundacion Excelencia, Liderazgo Transformación de veteranos (Fundelt) buscó incidir políticamente con información no verificada sobre el informe y sus afirmaciones también circularon con fuerza en los grupos de reservistas.

Fundelt llegó a celebrar 183 sesiones de videoconferencias sobre memoria histórica para contar la "verdad no explicada del conflicto", con acusaciones de sesgos y de publicar los hallazgos finales tras la posesión de Petro de manera calculada, a pesar de que la fecha de publicación estaba establecida por la Corte Constitucional.

Esta asociación afirma además que el objetivo del informe es ambientar una asamblea constituyente para desarticular la unidad de las Fuerzas Militares o que las propuestas para la paz de la Comisión son parecidas a las de la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar, un grupo creado en 1987 que pretendía unificar las guerrillas que existían entonces.

EN LÍNEA CON POLÍTICOS DE DERECHA

Preguntado por EFE Verifica, el Ministerio de Defensa del Gobierno del recién posesionado presidente Gustavo Petro no dio declaraciones sobre los posicionamientos y desinformaciones en estos grupos.

En Colombia, el artículo 219 de la Constitución prohíbe a los militares participar en política, no pueden votar o ser elegidos como representantes políticos, pero no así aquellos que ya están retirados.

A pesar de que los reservistas y veteranos no tienen una postura política homogénea, sí que hay un sector que comparte posicionamientos de derecha afines a los del partido Centro Democrático al que pertenece el expresidente Álvaro Uribe (2002-2010).

Uribe propuso en una reunión con sus seguidores hace dos semanas recomponer el Centro Democrático, que perdió 21 escaños en el Congreso en las pasadas elecciones de marzo, con ataques organizados al informe final de la Comisión de la Verdad.

De hecho, el principal actor político y que ha atacado más a la Comisión según Crowdtangle, con conexiones con los grupos de reservistas, fue Maria Fernanda Cabal, senadora del ala más radical del Centro Democrático, partido que además va a divulgar una "cartilla escolar alternativa" sobre la "verdad verdadera" del conflicto armado.

Por ejemplo, la senadora compartió una infografía con números de las víctimas causadas por las FARC, pero las cifras son de asesinatos, desapariciones, secuestros y masacres cometidos por todos los actores armados a lo largo del conflicto, sin embargo, la publicación fue viral entre los grupos de reservistas.

Cabal mostró además su intención de acercarse a los militares con la creación de un chat de WhatsApp con 400 usuarios exclusivo para reservistas creado el 11 de agosto y en el que compartió al menos tres videos en contra de la Comisión de la Verdad con información falsa.

La política también ha participado en mesas de trabajo con ANRAVEC en 2021, y el pasado agosto interpeló en un video a 52 oficiales apartados por el nuevo Gobierno para que lucharan "en contra del progresismo internacional".

¿QUÉ ALCANCE TIENE ESTA DESINFORMACIÓN EN LOS GRUPOS DE VETERANOS?

Los expertos en Defensa consultados por EFE Verifica insisten en que los grupos de veteranos y reservistas no son una masa homogénea y que los desinformantes representan una parte minoritaria de todas las reservas, pero a su vez reconocen que pueden ser clave como electorado e incluso como candidatos políticos.

Javier Rincón Salcedo, director del Observatorio de Derecho Militar de la Universidad Javeriana, explica a EFE Verifica que no existe ningún órgano institucional estatal que agrupe a los miembros retirados de las Fuerzas Armadas, "así que los reservistas se han agrupado en asociaciones tradicionalmente, y estas son tremendamente diversas".

"Según su propia formación, los cargos que ocuparon y el rol que jugaron en la política nacional se comportan y tienen pensamientos diferentes" y además no representan "al conjunto de reservistas", asegura.

Aun así, el experto asegura que los políticos ven como una oportunidad electoral atraer a los reservistas por la masa electoral que representan, no solo ellos sino también sus familias.

Por otra parte, Carlos Charry, director del Doctorado y Maestría en Estudios Sociales de la Universidad del Rosario, le dijo a EFE Verifica que "muchos de los mandos militares retirados se educaron dentro de la doctrina del enemigo interno" y una parte de las Fuerzas Armadas sigue respondiendo a esa cultura.

Con el Gobierno de Santos, las nuevas generaciones empezaron a tomar cursos y especializaciones en derechos humanos, pero esta oleada de desinformación y ataques a la Comisión de la Verdad puede responder a una "camada de exmiembros de las Fuerzas Armadas que todavía mantiene la lógica anterior del conflicto".

Ares Biescas

(c) Agencia EFE