Miles de mujeres inglesas reciben peligrosa terapia electroconvulsiva para la salud mental

·10  min de lectura

Miles de mujeres en Inglaterra con problemas de salud mental reciben tratamiento con descargas eléctricas a pesar de la preocupación de que la terapia pueda causar daños cerebrales irreparables.

Los datos del NHS vistos por The Independent revelan la magnitud de la TEC (terapia electroconvulsiva) prescrita de forma desproporcionada a mujeres, que constituyen dos tercios de los pacientes que reciben el tratamiento.

Los profesionales de la salud han advertido que la terapia puede causar daños cerebrales tan graves que los receptores son incapaces de reconocer a sus familiares y amigos o de hacer cálculos matemáticos básicos.

Aunque algunos pacientes afirman que la terapia les ayudó profundamente, importantes organizaciones benéficas del ámbito de la salud mental la han calificado de “perjudicial” y “anticuada” y han pedido que se detenga su uso a la espera de una revisión urgente o que se prohíba por completo.

Las estadísticas obtenidas a través de solicitudes de libertad de información por el doctor John Read, profesor de la Universidad de East London y principal experto en TEC, mostraron que el 67 por ciento de los 1.964 pacientes que recibieron el tratamiento en 2019 eran mujeres.

La terapia electroconvulsiva fue administrada a las mujeres con el doble de frecuencia que a los hombres en 20 fideicomisos del NHS en el Reino Unido, según su investigación. Los fideicomisos también señalaron que alrededor del 36 por ciento de sus pacientes en 2019 fue sometido a la TEC sin haber dado su consentimiento.

El NHS solo pudo proporcionar estadísticas sobre si la TEC fue exitosa en el 16 por ciento de los fideicomisos, mientras que solo el 3 por ciento de los fideicomisos tenía mecanismos para monitorear los efectos secundarios. La auditoría de las clínicas de terapia electroconvulsiva realizada por el Dr. Read y sus colegas reveló que alrededor de 2.500 pacientes se someten a la terapia electroconvulsiva en Inglaterra cada año, y que las personas mayores de 60 años constituyen el 58 por ciento.

El NICE (Instituto Nacional de Salud y Excelencia Clínica del Reino Unido), que proporciona recomendaciones que rigen las decisiones de tratamiento del NHS, subrayó que sus guías estipulan que los médicos “solo deben considerar la TEC para el tratamiento agudo de la depresión severa que amenaza la vida y cuando se requiere una respuesta rápida, o cuando otros tratamientos han fallado”.

Un portavoz añadió que los pacientes deben estar plenamente informados de los riesgos asociados a la terapia electroconvulsiva y que la decisión de aplicar el tratamiento “debe tomarse conjuntamente con la persona con depresión en la medida de lo posible”.

El Real Colegio de Psiquiatras afirmó que la TEC “puede tener efectos secundarios”, pero señaló que “la mayoría de las personas que se someten a ella experimentan una mejora de sus síntomas”.

Sin embargo, el Dr. Read afirmó que las guías de NICE son ignoradas de forma rutinaria. Su estudio reveló que muchos centros del NHS admiten haber administrado la TEC a los pacientes sin ofrecerles antes tratamientos como el asesoramiento o la terapia cognitivo-conductual.

El académico, que trabajó como psicólogo clínico durante casi 20 años, también argumentó que las guías son “muy deficientes”, ya que no detallan los riesgos específicos de los que deben ser informados los pacientes.

“Tampoco explican el hecho de que la terapia electroconvulsiva apenas es mejor que el placebo”, añadió. “Hemos bombardeado a NICE con investigaciones que demuestran que la terapia electroconvulsiva es insegura en términos de daño cerebral y pérdida de memoria. Simplemente han ignorado nuestra correspondencia”.

En todos los países en los que se han realizado investigaciones, la TEC se utiliza dos veces más en mujeres que en hombres, afirmó el Dr. Read. También, señaló que la mayoría de los psiquiatras del Reino Unido no utilizan la TEC en pacientes, pero sugirió que denuncien a sus colegas que lo hacen.

El Dr. Read comentó que el estudio de eficacia más reciente se realizó en 1985 y argumentó que las investigaciones anteriores mostraban muy pocas pruebas de sus efectos positivos.

“Un efecto adverso importante es la pérdida de memoria. Los estudios revelan que entre el 12 por ciento y el 55 por ciento de las personas sufren daños cerebrales duraderos o permanentes que se traducen en pérdida de memoria”, añadió.

“También sabemos que las mujeres y las personas mayores, que son los grupos objetivo, son paradójicamente más propensas a sufrir pérdidas de memoria que otras personas. Deberían ser los grupos que la reciben menos debido a los peligros”.

Sue Cunliffe, que comenzó a recibir la terapia electroconvulsiva en 2004, declaró a The Independent que esta “destruyó completamente” su vida, a pesar de que un psiquiatra le dijo que no habría efectos secundarios a largo plazo.

La exmédica infantil, de 55 años, fue remitida a un psiquiatra tras sufrir una depresión por problemas con su exmarido, con el que estuvo casada durante dos décadas.

La Dra. Cunliffe se sometió a dos cursos de terapia electroconvulsiva, con 21 sesiones, cada una de ellas bajo anestesia general en el hospital. Dijo que sufrió una “terrible” pérdida de memoria durante el tratamiento.

Sue Cunliffe (Sue Cunliffe)
Sue Cunliffe (Sue Cunliffe)

“Al final, no podía reconocer a mis familiares o amigos”, relató. “No podía contar el dinero. No podía hacer la tabla de multiplicar. No podía navegar por ningún sitio. No podía recordar lo que había hecho de un momento a otro”.

“No podía recordar los nombres de las personas. Terminaba una frase y olvidaba la palabra ‘casa’. Había perdido el vocabulario. No podía recordar los cumpleaños de mis hijos. Pierdes todos tus recuerdos de hace años”.

Peter McCabe, director ejecutivo de Headway, la asociación de lesiones cerebrales, advirtió estar “preocupado por los reportes de pacientes que experimentan dificultades neurológicas después de la TEC” y pidió más investigación y una revisión urgente.

Añadió: “Somos conscientes de la afirmación del Real Colegio de Psiquiatras de que ‘la investigación científica rigurosa no ha encontrado ninguna evidencia de daño cerebral físico en los pacientes que han recibido TEC’. Sin embargo, también acepta que es necesario seguir investigando los efectos a largo plazo de este tratamiento”.

Stephen Buckley, portavoz de salud mental de Mind, declaró a The Independent que la organización benéfica respaldaba las peticiones de una “revisión exhaustiva del uso de la TEC”, que describió como un “tratamiento físico potencialmente arriesgado”.

Alexa Knight, directora asociada de política y práctica de la organización benéfica Rethink Mental Illness, subrayó que debe solicitarse el consentimiento de los pacientes para la terapia electroconvulsiva y señaló que en la actualidad no es necesario si la persona es tratada de urgencia en virtud de la Ley de Salud Mental.

Indy Cross, directora ejecutiva de Agenda, una organización benéfica que hace campaña en favor de las mujeres y las niñas en situación de riesgo, pidió que la terapia electroconvulsiva “se prohíba inmediatamente”.

Durante su segundo tratamiento, la Dra. Cunliffe aseveró que sus efectos secundarios empeoraron a medida que aumentaban las dosis de descargas eléctricas, pasando de 460 a 700 milicombes. La dosis máxima en Europa y Estados Unidos es de 500 milicombes, pero en Gran Bretaña se puede aumentar hasta un máximo de 1000 milicombes.

Y explicó: “Lo que es importante y de lo que nunca se habla es del hecho de que a tu cerebro no le gusta encajar. Cada vez que entra, necesita una dosis diferente de electricidad para encajar”.

“Todavía no tienen claro cómo dosificar de forma segura y, de hecho, cuando te dan dosis mayores, no te dicen que el tratamiento es cada vez más arriesgado en términos de daño cerebral”.

La Dra. Cunliffe subrayó que los profesionales de la salud descartaron inicialmente que sus síntomas fueran consecuencia de la terapia electroconvulsiva. Sin embargo, en 2007, un neuropsicólogo del NHS le diagnosticó una reducción del funcionamiento del cerebro a causa de la terapia electroconvulsiva, comentó.

Para entonces, la Dra. Cunliffe era incapaz de utilizar computadoras y tenía dificultades para leer, problemas que persistieron durante años después del TEC y que le impidieron trabajar.

“Olvidé gran parte de mis conocimientos médicos”, añadió. “Fue muy angustioso. Hace 17 años que terminé el tratamiento y he mejorado mucho. Pero me canso en exceso y me han quedado los efectos a largo plazo del daño cerebral”.

La Dra. Cuncliffe dijo que solía trabajar a veces más de 100 horas a la semana, pero que ahora se esfuerza durante los turnos de voluntariado de tres horas en un café comunitario.

Y añadió: “He recuperado gran parte de mi inteligencia, pero lo que ocurre es que tu cerebro se cansa mucho. Limita mi independencia, no me atrevo a conducir un viaje largo, me siento demasiado agotada. Como me canso mucho, tengo ayuda en casa”.

“Sé que no soy la única que ha perdido su trabajo después de someterse a la terapia electroconvulsiva. Conozco a otro médico que perdió su trabajo, a un hombre que perdió su trabajo como director de una residencia de ancianos, y a alguien de la banca que perdió su trabajo”.

La Dra. Cunliffe, que hace campaña para que se investigue cómo se utiliza la terapia electroconvulsiva en el Reino Unido, argumentó que los psiquiatras “restan importancia” a los efectos secundarios y no advierten adecuadamente a los pacientes.

Señaló que los fabricantes tienen una lista de advertencias de que la terapia electroconvulsiva puede causar daños cerebrales escrita en el manual de la máquina e insta de manera expresa a todos los profesionales de la salud a informar a los pacientes de los efectos secundarios. Sin embargo, los primeros no solicitan adecuadamente el consentimiento de los pacientes para la terapia electroconvulsiva ni los vigilan mientras se someten al tratamiento, afirmó.

La Dra. añadió: “Antes tenía un cerebro de Apple Mac que podía procesar enormes cantidades de información. Ahora es una vieja computadora que se traba”.

Jessica Taylor, una destacada psicóloga que explora la terapia electroconvulsiva en su nuevo libro Sexy But Psycho, pidió que la “peligrosa y bárbara práctica” de la terapia electroconvulsiva se prohíba inmediatamente en el Reino Unido.

La Dra. Taylor, especializada en la patologización de la mujer en el ámbito de la salud mental, dijo que había conocido a docenas de personas que se habían sometido a la terapia electroconvulsiva, entre ellas un puñado de mujeres que dicen haber sufrido daños cerebrales como consecuencia de ello.

Ella conoció la terapia electroconvulsiva cuando trabajaba en servicios de primera línea ayudando a adolescentes y mujeres que habían sido violadas, explicó.

“Se les administraron varias rondas de TEC porque los servicios y los profesionales que las rodeaban pensaban que se resistían al tratamiento”, añadió la Dra. Taylor, quien creó Victim Focus, una organización que lucha contra la discriminación de las víctimas de abusos.

La psicóloga puso el ejemplo de una chica de 15 años que fue remitida para recibir terapia electroconvulsiva menos de un año después de haber sido violada.

La Dra. Taylor expresó: “Me sorprendió que alguien en el mundo se sometiera a una terapia electroconvulsiva, y más aún una adolescente en el Reino Unido. En general, cuando se habla de la TEC, el público da por sentado que está prohibida. Cuando la gente piensa en la terapia electroconvulsiva, piensa en películas de terror como Shutter Island”.

“En mi opinión, nunca hay una buena razón para dar descargas eléctricas en el cerebro a un animal o a un ser humano. En otra circunstancia, es mortal: el cerebro no está hecho para que lo electrocuten”.

Sostuvo que los profesionales de la salud no explican adecuadamente los daños que puede causar la terapia electroconvulsiva y afirmó que los psiquiatras a veces “tienen complejo de Dios”.

“Están en un viaje de poder”, añadió la Dra. Taylor. “A menudo dicen cosas que implican que la salud mental es lo mismo que la salud física y que hay que tratarla como una enfermedad. Tienen una comprensión realmente médica de los seres humanos y del trauma: lo ven como una enfermedad, y ven la terapia electroconvulsiva como la cura”.

Señaló que la misoginia es la razón por la que las mujeres reciben desproporcionadamente la terapia electroconvulsiva y las mujeres mayores de 60 años tienen más probabilidades de recibir el tratamiento.

“Es un grupo de mujeres que a menudo ignoramos en la sociedad”, aseveró la Dra. Taylor. “Me hizo preguntarme si esta parte de las mujeres menopáusicas es vista como una locura. Luego está todo el estereotipo de que ‘es una mujer mayor, es invisible, no se calla, es un problema para nuestros servicios’. Y nadie puede hacer nada por ella. Así que dale la terapia electroconvulsiva”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.