Anuncios

Quién es, para Miguel Pichetto, el hombre detrás de la cercanía con Venezuela y Nicaragua

Entrevista con Miguel Angel Pichetto.
Rodrigo Nespolo

El Auditor General de la Nación, Miguel Pichetto, analizó el contexto de las elecciones, y apuntó contra la agenda del Gobierno: “Tienen visiones muy viejas, como las políticas de intervención por parte del Estado a sectores de la economía privada”. Según explicó al conversar con TN, para él, en los comicios se buscará alcanzar “equilibrios y contrapesos” y, “fundamentalmente, que se limite algunas características de perfiles autoritarios”.

Entonces, fue contundente: “La política internacional es una catástrofe. Realmente, que un país democrático que ha hecho una cultura de los derechos humanos esté al lado de dictaduras como Venezuela o Nicaragua, donde meten presos a los candidatos opositores, es verdaderamente disparatado”. Y en ese sentido, apuntó contra “el segundo de la Cancillería”, Pablo Tettamanti: “Es el que le pone el oído a las ideas radicalizadas en el Instituto Patria. De allí salen los comunicados. Lamentable. Pero ocurren estas cosas: la Argentina, al lado de los países más oscuros de la tierra”.

Sumado a eso, se refirió a las disputas del espacio de Juntos por el Cambio por las candidaturas, y tildó estas internas de “desatinadas”. “Es un buen momento para la unidad y para tener definido la propuesta y el mensaje. Hay que generar un mensaje que tenga expectativas, deje atrás el pasado, incorpore autocrítica y proyecte hacia el futuro un horizonte capitalista. No hay que tenerle miedo a esa palabra”, reflexionó. Según el excandidato a vicepresidente, la Argentina está inmersa en un debate cultural entre el “capitalismo” y el “pobrismo”; entre “el respeto por la propiedad privada”, y la toma de tierras o la consideración de que se trata “de un derecho secundario”.

En la entrevista, Pichetto también habló sobre la propuesta económica del kirchnerismo. “Van a poner plata en toda la mecánica de movimientos sociales, como el IFE, aún cuando abajo, en los sectores más humildes, transmite que ya no le alcanza y que quieren trabajo. Por eso también los muchachos de los movimientos sociales, que nunca hablaron de trabajo, ahora están hablando de trabajo”, comenzó diciendo. Y lanzó: “La gente no acepta más esta visión planera de la historia. Es bueno que cambien y que entiendan que la salida de la Argentina es por el lado de la producción y el trabajo”. De todos modos, advirtió que eso no es lo único que se debe mejorar y que “hay que hacer cosas en la Argentina”, como reducir los impuestos y modernizar las normas laborarles, porque “las inversiones y el trabajo no vendrán alegremente, por que sí”.

Noticia en desarrollo