Gran migración del continente a Gran Bretaña en la Edad del Bronce

·4  min de lectura

Una inmigración al sur de Gran Bretaña alrededor del 1300-800 a. C. fue responsable de aproximadamente la mitad de la ascendencia genética de las poblaciones posteriores de la isla.

Es la conclusión de un estudio realizado con ADN antiguo de casi 800 individuos que vivieron en aquel tiempo, dirigido por la Universidad de York, la Facultad de Medicina de Harvard y la Universidad de Viena. Los hallazgos se publican en Nature.

La combinación de ADN y evidencia arqueológica sugiere que, en lugar de una invasión violenta o un solo evento migratorio, la estructura genética de la población cambió a través de contactos sostenidos entre Gran Bretaña y la Europa continental durante varios siglos, como el movimiento de comerciantes, matrimonios mixtos y pequeños movimientos de escala de grupos familiares.

El estudio encuentra evidencia de que los nuevos inmigrantes se mezclaron completamente con la población del sur de Gran Bretaña en el período 1000-875 a. C.

Los investigadores dicen que el origen de estos migrantes aún no se puede establecer con certeza, pero lo más probable es que provengan de comunidades en la Francia actual y sus alrededores.

La Edad del Bronce Media a Tardía fue una época en la que las comunidades agrícolas asentadas se expandieron por los paisajes del sur de Gran Bretaña y se desarrollaron extensas rutas comerciales para permitir el movimiento de minerales metálicos para la producción de bronce.

Estas nuevas redes vincularon regiones de gran alcance en toda Europa, como se ve en la difusión de objetos de bronce y materias primas.

El arqueólogo principal del estudio, el profesor Ian Armit, de la Universidad de York, dijo en un comunicado: "Durante mucho tiempo hemos sospechado, basándonos en patrones de comercio e ideologías compartidas, que la Edad del Bronce Media y Tardía fue una época de intensos contactos entre comunidades en Gran Bretaña y Europa.

"Si bien alguna vez pensamos que la movilidad a larga distancia estaba restringida a unos pocos individuos, como comerciantes o pequeñas bandas de guerreros, esta nueva evidencia de ADN muestra que un número considerable de personas se movían en todo el espectro de la sociedad".

Algunos de los primeros valores atípicos genéticos se han encontrado en Kent, lo que sugiere que el sureste puede haber sido un foco de movimiento hacia Gran Bretaña. Esto resuena con la evidencia isotópica publicada anteriormente de sitios arqueológicos como Cliffs End Farm, donde se demostró que algunas personas pasaron su infancia en el continente.

LLEGADA DE LOS CELTAS

La nueva evidencia de ADN también puede arrojar luz sobre la antigua pregunta de cuándo llegaron las primeras lenguas celtas a Gran Bretaña.

Dado que el movimiento de la población a menudo impulsa el cambio lingüístico, la nueva evidencia de ADN refuerza significativamente el caso de la aparición de las lenguas celtas en Gran Bretaña en la Edad del Bronce. Por el contrario, el estudio muestra poca evidencia de movimientos a gran escala de personas en Gran Bretaña durante la posterior Edad del Hierro, que anteriormente se pensaba como el período durante el cual las lenguas celtas pueden haberse extendido.

El profesor David Reich, de la Facultad de Medicina de Harvard, dijo: "Estos hallazgos no resuelven la cuestión del origen de las lenguas celtas en Gran Bretaña. Sin embargo, cualquier erudito razonable debe ajustar sus mejores conjeturas sobre lo que ocurrió basándose en estos hallazgos.

Nuestros resultados se oponen a la propagación de las lenguas celtas en Gran Bretaña en la Edad del Hierro, la popular hipótesis del "celta del este", y aumentan la probabilidad de una llegada de Francia a la Edad del Bronce tardía, un escenario raramente discutido llamado "celta del centro".

Otro hallazgo inesperado del estudio es un gran aumento en la frecuencia del alelo para la persistencia de la lactasa (una adaptación genética que permitió a las personas digerir los productos lácteos) en las poblaciones de la Edad del Bronce en Gran Bretaña en relación con el continente.

El coautor principal del estudio, el profesor Ron Pinhasi, antropólogo físico y especialista en ADN antiguo de la Universidad de Viena, dijo: "Este estudio aumenta doce veces la cantidad de datos de ADN antiguo que tenemos de finales del Bronce y la Edad del Hierro en Gran Bretaña, y Europa occidental y central en 3,5 veces.

Aunque la nueva evidencia de ADN arroja más luz sobre Gran Bretaña, los datos también indican movimientos de población entre diferentes partes de Europa continental, lo que confirma lo que los arqueólogos han sospechado durante mucho tiempo: que la Edad del Bronce Final fue un período de contactos intensos y sostenidos entre muchas comunidades diversas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.