Miel de trigo sarraceno ¿Qué es y cuáles son sus beneficios?

tvicente@holadoctor.net
·5  min de lectura
Miel de trigo sarraceno ¿Qué es y cuáles son sus beneficios?
Miel de trigo sarraceno ¿Qué es y cuáles son sus beneficios?



La miel de trigo sarraceno, también conocida como miel de alforfón o buckwheat honey (en inglés), es un producto muy nutritivo, aunque suele pasar desapercibido por el consumidor. Conoce aquí sus propiedades, diferencias con otros tipos de miel y cómo aprovecharla.

En primer lugar, debemos diferenciar la miel de trigo sarraceno de la miel común. La miel es un fluido dulce y viscoso que producen las abejas Apis Mellifera a partir del néctar de las flores o de secreciones de las plantas u otros insectos. Las abejas recogen este producto, lo combinan con sustancias propias, y almacenan en sus panales.

El requisito para que la miel de trigo sarraceno se considere tal, es que el néctar recolectado por las abejas proceda de las flores del trigo sarraceno o alforfón (Fagopyrum esculentum), una planta que popularmente se considera un cereal, aunque en realidad no lo es, ya que pertenece a la familia polygonaceae.

El trigo sarraceno posee pequeñas flores de color blanco o rosa, por lo que las abejas deben trabajar más duro para recolectar suficiente néctar y producir este tipo de miel.

El trigo sarraceno también se utiliza como sustituto de cereales o harinas, especialmente para personas sensibles al gluten.

Características de la miel de trigo sarraceno

La miel de trigo sarraceno se caracteriza por ser oscura, y su tonalidad puede variar del amarillo hasta el marrón, con ligeros tintes rojizos.

  • Cuáles son los beneficios para la salud de comer miel

Su aroma es fuerte y picante, con registros similares a la arcilla y madera, mientras que su sabor es amargo, con potentes rasgos de malta y melaza.

Por estas características, a la miel de trigo sarraceno se la suele utilizar para preparar aves de corral, carnes de ternera y cerdo, pan de jengibre, e hidromiel.

También se la puede consumir directamente en tostadas o para endulzar infusiones, como se lo hace con cualquier otro tipo de miel.

Beneficios de la miel de trigo sarraceno

Durante los últimos 50 años, muchos investigadores prestaron especial atención a otro tipo de miel, la de Manuka. Esta se obtiene del néctar de los árboles de Manuka (Leptospermum scoparium), originarios de Australia y Nueva Zelanda.

Aunque la evidencia científica que respalda sus beneficios no es concluyente, el consumo de miel de Manuka se ha vinculado a una importante actividad antimicrobiana, especialmente útil para combatir infecciones y acelerar la recuperación de heridas.

Sin embargo, un problema de esta miel es la asequibilidad. Por eso, los expertos comenzaron a estudiar otros tipos de miel fáciles de conseguir, entre ellas, la de trigo sarraceno.

Según muestran estudios recientes, el notable color oscuro de la miel de trigo sarraceno se debe a la importante presencia de compuestos antioxidantes llamados polifenoles.

Estos son responsables de que esta miel tenga más actividad antioxidante que la de Manuka, así como una mayor efectividad como agente antibacteriano, especialmente contra las bacterias Staphylococcus aureus (suelen causar infecciones de la piel) y Pseudomonas aeruginosa (suelen causar neumonías y sinusitis).

Otros beneficios estudiados de la miel de trigo sarraceno son los siguientes:

  • Cuidado de heridas: la miel de trigo sarraceno ayuda a extraer la humedad de las heridas y eliminar las bacterias, por lo que agiliza el proceso de recuperación y estimula la cicatrización. Esto se debe a que tiene una importante concentración de azúcar y un pH bajo.

  • Contra la tos: existen estudios en niños que analizaron el uso de miel de trigo sarraceno para aliviar la tos nocturna, con resultados positivos. Incluso demostró ser más eficaz que ciertos medicamentos para la tos, como el dextrometorfano. Este efecto se debe a sus propiedades antinflamatorias y antimicrobianas.

  • Propiedades antioxidantes: por su importante concentración de compuestos antioxidantes, la miel de trigo sarraceno es un alimento eficaz para combatir el estrés oxidativo y proteger a las estructuras celulares sanas de la acción de los radicales libres, un conjunto de moléculas inestables.

  • Protege la piel: la miel en general suele utilizarse desde la medicina natural para proteger la piel y mantenerla suave y flexible. Por eso, es común encontrarla como ingrediente de muchos productos cosméticos y de higiene. La miel de trigo sarraceno tiene un mayor potencial antienvejecimiento por su concentración de antioxidantes.

  • Reduce el colesterol: aunque aún no se conoce el mecanismo detrás de este vínculo, la miel de trigo sarraceno se asocia a una reducción de los niveles de colesterol en sangre, por lo que puede ser una gran ayuda para cuidar la salud del corazón.

Precauciones

Al igual que con otros tipos de miel, si deseas utilizar la miel de trigo sarraceno con fines medicinales, debes tomarla en cucharadas antes de dormir o combinada en infusiones (si la afección a tratar deriva de una infección, como tos o dolor de garganta) o aplicar tópicamente sobre la zona afectada (si la afección a tratar es una herida o problema cutáneo).

Los expertos advierten que esta miel no debe administrarse a menores de 1 año, ya que posee microrganismo que pueden ser dañinos para su cuerpo. Para el resto de los menores, se recomienda las siguientes dosis diarias:

  • Niños de 2 a 5 años: 2.5 ml.

  • Niños de 6 a 11 años: 5 m.

  • Niños de 12 a 18 años: 10 ml.

La miel de trigo sarraceno se considera un edulcorante natural seguro para la mayoría de los adultos, siempre que se consuma con moderación. En exceso puede provocar malestar y dolor estomacal.

También existen casos de personas alérgicas al polen de abeja que pueden presentar reacciones graves tras consumir esta miel, como debilidad, vómitos, mareos, sudoración excesiva o problemas para respirar.

Actualmente, no existe evidencia que demuestre posibles interacciones de la miel de trigo sarraceno con medicamentos.

Para recordar:

Hasta contar con evidencia científica significativa proveniente de ensayos en humanos, las personas interesadas en utilizar terapias a base de hierbas y suplementos deben tener mucho cuidado.

No abandones ni modifiques tus medicamentos o tratamientos, antes habla con el doctor sobre los potenciales efectos de las terapias alternativas o complementarias.

Recuerda, las propiedades medicinales de las hierbas y suplementos también pueden interactuar con los fármacos recetados, con otras hierbas y suplementos, e incluso alterar tu dieta.

Fuentes consultadas: Academia Estadounidense de Médicos, Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales, Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Clínica Mayo, Instituto Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa.