A Miami no ha venido nadie. ¿Cuál fue el verdadero plan del Heat durante este verano?

·3  min de lectura
Alie Skowronski/askowronski@miamiherald.com

Puede sorprender que el Heat no haya traído a ningún jugador este verano después de todos los rumores de cambio que sonaron con fuerza, que lo involucraban con un par de intercambios estremecedores, pero en verdad el plan era otro.

Todo hacía indicar que el equipo de Miami estaba negociando con fuerza para traer a Kevin Durant o a Donovan Mitchell al quinteto de la Capital del Sol; pero la verdad es que apenas lo intentó, pese a que ambos jugadores querían venir al Heat.

Desde el primer momento Pat Riley entendió que la distancia era abismal y que no iba a dilapidar los recursos por un costoso capricho. Al final Durant determinó quedarse con los Nets y Mitchell fue cambiado por el Jazz a los Cavaliers.

Lo cierto es que desde el primer momento lo que hizo Riley fue firmar a todos sus hombres, a todos menos uno, PJ Tucker, quien rechazó la oferta y prefirió irse a Filadelfia y así pasó tranquilo la agencia libre y el mercado de canjes este verano.

Sus dos únicas incorporaciones han sido la selección de primera ronda del Draft 2022 Nikola Jovic y el jugador de dos vías Darius Days. La dirección del equipo confía en ellos para esta temporada.

Jovic fue seleccionado por Miami en el puesto 27 procedente de la liga de Serbia y tiene muchas cualidades: tamaño (6.10’), tiro (buen por ciento de triples), rebotes y mucho basquetbol. Puede jugar tanto de delantero pequeño como delantero de poder, en principio viniendo del banco, aunque bien se puede ganar un puesto en el quinteto inicial.

Aunque puede dolerle a algunos, la realidad es que Heat hizo una auténtica actualización al traer a Jovic, de 19 años, por Tucker, de 37 años. Con ellos ganó cinco pulgadas de altura y muy probablemente a un mejor tirador.

Days es el nuevo proyecto de futuro del Heat después de no haber sido reclutado en este Draft 2022, tras pasar cuatro años jugando para LSU.

Estaría preparándose en el equipo de la liga de desarrollo para luego ser una opción sólida detrás de Bam Adebayo y Dewayne Dedmon, junto a Omer Yurtseven como jugador bidireccional.

En la mente de Riley la plantilla es muy buena y está cerrada, a menos que le traigan una oferta irrechazable.

Se espera que cada jugador mejore sus prestaciones este año, principalmente Victor Oladipo, que una vez recuperado puede ser el Factor X del equipo.

De igual modo se espera que el Heat le dé una extensión de contrato a Tyler Herro por cuatro años y alrededor de $120 millones lo cual ayuda en la nómina, luego del reciente informe de la NBA donde se prevé que el tope salarial, actualmente establecido en $123.7 millones, aumente a $134 millones para la campaña 2022-23, con un umbral de impuesto de lujo de $162 millones.

¿Y qué tal si Bam Adebayo es el delantero de poder que el Heat ha estado buscando?

Herro, quien fue el Sexto Hombre de la NBA la pasada temporada, aspira a ser titular en esta y que Max Strus y Duncan Robinson vengan desde el banco.

El Heat tiene programado abrir el campo de entrenamiento dentro de 15 días, el 27 de septiembre, y jugará su primer partido de la temporada el 19 de octubre contra los Bulls en el FTX Arena.

Hasta entonces habrá que esperar para ver los nuevos cambios dentro de un equipo que parece consolidado y que con lo que tiene aspira al título de la NBA, sin importarle lo bien que se han reforzado sus rivales.

Su fórmula no es otra que el trabajo duro cada día, pero igual tendrá que planificar muy bien para no llegar fundido a los playoffs como ocurrió la pasada temporada.