Miami tiene una de las tasas de COVID-19 más altas del país. ¿Perjudicará el virus al turismo de verano?

·6  min de lectura

Paola Ospina, colombiana de 32 años que vive en Australia, no había visto a su familia en cuatro años. Con la relajación de las restricciones para viajar, recientemente hizo su primer viaje desde que comenzó la pandemia en 2020: primero a su Colombia natal y luego a Miami con toda su familia para pasar las vacaciones.

“Estoy preocupada por el COVID, pero las restricciones han bajado y no había visto a mi familia en mucho tiempo”, dijo el jueves, mientras paseaba por Bayside Marketplace, un popular destino turístico cerca de PortMiami. “Quería venir ahora mientras pudiera, porque quién sabe lo que pasará en el futuro”.

Sydney Hall, de 20 años, de visita desde Nashville, también decidió venir a Miami en su primer viaje en la pandemia para celebrar el cumpleaños de una amiga.

“Han pasado más de dos años, estaba lista para viajar por fin y hacer algo”, dijo Hall.

Pero el virus ha resurgido a lo grande en la zona, y podría afectar al turismo de verano aquí. Miami-Dade está experimentando la mayor ola de infecciones por COVID-19, desde que la variante ómicron arrasó la región en enero. Sin embargo, los turistas entrevistados la semana pasada no se mostraron dispuestos a viajar al sur de la Florida por el mayor riesgo de contraer la enfermedad.

A partir del 13 de junio, la tasa de positividad de las pruebas de coronavirus en Miami-Dade se disparó a 21%, de 5% de principios de abril, lo que provocó la alarma de los funcionarios de salud pública locales y convirtieron la zona en un punto caliente de coronavirus entre los principales destinos turísticos de Estados Unidos. La última vez que Miami-Dade experimentó niveles de positividad tan altos fue durante la ola ómicron, cuando el condado alcanzó una tasa de positividad de 35% de todas las pruebas de COVID-19 administradas.

Los operadores turísticos de la zona de Miami se han recuperado considerablemente durante el invierno y están aprovechando el fuerte impulso de la temporada de verano. El sector sigue siendo una fuente de ingresos para Miami-Dade, por lo que otra paralización de los viajes inducida por la pandemia sería devastadora para las aerolíneas, los hoteles, las líneas de cruceros y los restaurantes y bares locales.

La gente camina por Ocean Drive durante el segundo día del fin de semana del Memorial Day en Miami Beach, Florida, el sábado 28 de mayo de 2022.
La gente camina por Ocean Drive durante el segundo día del fin de semana del Memorial Day en Miami Beach, Florida, el sábado 28 de mayo de 2022.

Aunque el COVID-19 vuelve a amenazar a la zona y a gran parte de Estados Unidos, cada vez más turistas afirman que no están desechando los planes de viaje para el verano, ya que gran parte de la población adulta está vacunada y reforzada. A diferencia del diluvio invernal de la variante ómicron a finales de diciembre y principios de enero, que obligó a un descenso del turismo en Miami durante los ajetreados meses de invierno, la nueva ola no parece haber infundido ese nivel de miedo a viajar en los consumidores.

“La mayoría de la gente ya tiene la mentalidad de que se trata de una endemia y no de una pandemia”, dijo Michael Cheng, decano de la Escuela Chaplin de Administración de Hotelería y Turismo de la Universidad Internacional de la Florida. “La mayoría de las personas que se contagian hoy parecen enfrentarlo como un inconveniente menor. La gente ha superado la mentalidad del miedo al COVID y sus consecuencias”.

Cheng pronosticó que, “si habrá un bache” en el turismo de verano en Miami, “va a ser muy corto”.

A medida que los casos de COVID-19 se acercaban a la semana del 6 de junio, los hoteles de Miami-Dade tenían una ocupación promedio de 67% y una tarifa promedio diaria por habitación de $205, en comparación con 74% de ocupación promedio a $155 por noche durante la misma semana de 2019, antes de la pandemia, según los datos de STR, una empresa de análisis de la hotelería.

Glenn Sampert, gerente general del Intercontinental Hotel en el downtown de Miami, dijo que ha habido algunas cancelaciones recientes relacionadas con el virus, pero no muchas.

“Recientemente hemos experimentado algunas cancelaciones de última hora como consecuencia de que la gente ha enfermado, o de un familiar cercano”, dijo. “Sin embargo, no hay señales de cancelaciones significativas. Nuestra tendencia de reservaciones sigue siendo fuerte”.

Sky Views Miami, una rueda de observación de 176 pies de altura, se eleva sobre Bayside Marketplace en Miami el 10 de junio de 2020.
Sky Views Miami, una rueda de observación de 176 pies de altura, se eleva sobre Bayside Marketplace en Miami el 10 de junio de 2020.

J.C. Celestino tiene un puesto de limonada en el Bayside Marketplace y ha atendido a muchos turistas durante una década. Dice que el negocio está en auge, a pesar del molesto virus.

“Los turistas están definitivamente despreocupados”, dijo. “Da la sensación de que han acabado con la pandemia y ya no les importa, como si se contagian, se contagian”.

Pese haber sufrido brotes del virus durante lo peor de la pandemia, los cruceros están ahora en pleno auge. Líneas de cruceros líderes en el mundo, como Royal Caribbean y Carnival, ambas con sede en Miami, dijeron que han tenido un récord de reservas de pasajeros para los viajes de verano y otoño. Al igual que en las vacaciones en tierra, los viajeros parecen pensar que vale la pena arriesgarse en los cruceros, aunque el virus sigue vivo en los barcos. Hasta el jueves, 83 de los 92 barcos que navegan por aguas estadounidenses eran investigados por los CDC por casos de COVID-19 en el mar.

“Desde el reinicio de los cruceros en junio de 2021, hemos visto una fuerte demanda, dando la bienvenida a más de dos millones de huéspedes a bordo”, dijo Jonathon Fishman, director de Comunicaciones Corporativas y de Incidentes del Grupo Royal Caribbean. Toda la flota de 63 buques de Royal Caribbean volverá a estar operativa y a navegar a finales de mes.

“De cara a la temporada de verano, vemos cada vez más familias multigeneracionales que buscan recuperar el tiempo perdido durante la pandemia, así como un entorno de demanda prometedor por parte de nuestros huéspedes”, dijo Fishman, quien añadió que los barcos de Royal Caribbean siguen aplicando estrictos protocolos de seguridad contra el COVID-19 y altos niveles de vacunación entre los pasajeros y la tripulación. Todos los barcos de la compañía que navegan ahora por aguas estadounidenses tienen al menos el 90% de la población a bordo vacunada.

Cruise Critic, un foro en línea propiedad de TripAdvisor, dijo que en una encuesta realizada a 3,800 lectores entre el 24 de mayo y el 14 de junio, 67% tiene al menos un crucero reservado. Y de los que ya tienen cruceros programados, cerca de la mitad reservarán uno este verano. De los que van a tomar un crucero este verano, solo 20% de los encuestados dicen que el miedo al COVID-19 les haría reconsiderar el viaje.

Cheng, decano de la Escuela de Hotelería de FIU, afirma que para las empresas turísticas atraer a los viajeros ha desaparecido de la lista de retos más difíciles. Los grandes obstáculos son: lidiar con los efectos residuales de las interrupciones de la cadena de suministro y los astronómicos costos de envío de los productos desde Asia; la escasez de mano de obra y la presión relacionada para aumentar los salarios, y la fuerte inflación que aumenta el costo de los insumos diarios.

La gente espera en la fila para que le revisen su identificación en Mango's Tropical Cafe South Beach, ubicado en Ocean Drive, durante el segundo día del fin de semana del Memorial Day en Miami Beach, Florida, el sábado 28 de mayo de 2022. Daniel A. Varela dvarela@miamiherald.com
La gente espera en la fila para que le revisen su identificación en Mango's Tropical Cafe South Beach, ubicado en Ocean Drive, durante el segundo día del fin de semana del Memorial Day en Miami Beach, Florida, el sábado 28 de mayo de 2022. Daniel A. Varela dvarela@miamiherald.com

“Esa carga se está trasladando a los consumidores. Los propietarios no están ganando más dinero, sino que sus gastos han subido considerablemente”, dijo sobre las persistentes presiones inflacionarias.

Aloisa Yudkin, vendedora de Biscayne Bay Cruises, el operador de cruceros y excursiones en barco que salen del downtown de Miami, dijo que el coronavirus no es lo que preocupa a la gente estos días.

“La gente está cansada de estar en casa y quiere viajar mientras pueda”, dijo Yudkin. “Pero son los precios de la gasolina, la inflación, el aumento de los alquileres, esos son los problemas más importantes a los que se enfrentan los consumidores. La realidad es que la economía es lo único que va a detener a la gente, no el COVID”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.