¿Era Miami un lugar hippie? Estas fotos muestran cómo era en los años 60 y 70

·7  min de lectura

Puede que conozca Miami como un imán turístico. O la capital de los negocios latinoamericanos. O incluso como un centro tecnológico en ciernes.

Pero algunas partes de Miami en la década de 1960 solo querían estar en la onda.

No era Haight-Ashbury, pero Coconut Grove y otras zonas atraían a grupos de jóvenes de cabello largo a los muelles,las tiendas, los cafés, los parques, todos anhelando hacer lo suyo.

Los hippies se reunían en el Grove, entonces un pequeño asentamiento, Sunny Isles, Haulover y, sobre todo, en Greynolds Park, en North Miami Beach. Causaron tal impresión que, años más tarde, el parque empezó a acoger un love-in como guiño a la cultura hippie. Pero el humo que se elevaba sobre el parque durante estos festivales actuales era de carne asada, no de ya sabes qué.

La generación hippie de Miami incluso tuvo su propio festival similar al de Woodstock en los años 60, en un hipódromo de Broward.

Demos un paso atrás en el tiempo, al Miami de los 60. Veamos algunas fotos antiguas y leamos algunas de los reportajes de entonces.

La música llena Gulfstream en 1968 para el Miami Pop Festival.
La música llena Gulfstream en 1968 para el Miami Pop Festival.

FOTOS DE FESTIVALES DE MÚSICA: Los festivales de música de Miami de los años 60.

Hippies en el Love-In en 1969.
Hippies en el Love-In en 1969.

FOTOS DE HIPPIES EN MIAMI: Reuniones en la década de 1960.

Y ahora un vistazo a las escenas de los años 60 en Miami.

Símbolo de la paz en Greynolds Park en 1970.
Símbolo de la paz en Greynolds Park en 1970.

Greynolds Park

Publicado en 2016

Durante la década de 1960, los hippies locales y los niños de las flores se reunían en Greynolds Park en North Miami Beach para convivir, escuchar bandas locales en vivo, fumar, leer poesía y tocar música, mientras que algunos protestaban contra la guerra de Vietnam. Estas reuniones y otras similares en todo el país se conocían como love-ins. En Greynolds, se celebraban en la cima de la colina del parque, que en su día fue el punto de tierra pública más alto de Miami-Dade, 46 pies sobre el nivel del mar, rematado por una torre de cantera de piedra caliza.

Durante los últimos 13 años, Greynolds ha acogido los festivales Love-In, Party in the Park, que celebran la música de los años 60, 70 y 80, con grupos aclamados como Jefferson Starship y cantantes como Richie Havens, entre otros grandes.

La fiesta del domingo atrajo a más de 1,000 personas al segundo parque más antiguo de Miami-Dade. Tony Stevens, antiguo bajista de la banda de rock inglesa Foghat, interpretó el éxito Slow Ride, entre otras canciones de la banda, junto a antiguos miembros de Savoy Brown y Hall and Oates. Brian Howe, antiguo vocalista de Bad Company, también se presentó el domingo, al igual que la banda local Havoc 305.

Además de música en vivo, el evento contó con un concurso de disfraces, partidos amistosos de frisbee, comida de feria como pasteles de embudo, arepas y slushies de limonada, pero sobre todo la oportunidad de revivir y recordar viejos tiempos: La mayoría de los asistentes eran de la generación de posguerra, muchos de los cuales crecieron en el sur de Florida y fueron a la escuela aquí.

Zona Horton, vecino de Miami Beach, que asistió al love-in del domingo con su marido, recordó cómo se saltaba las clases de Matemáticas y venía a Greynolds Park con sus amigos a principios de los años 60, cuando tenía 17 años.

“Solíamos bajar la colina, sentarnos junto al agua, pasar el rato, drogarnos... era increíble”, dice. “Realmente se ha cerrado el círculo”, dice sobre los love-in anuales del parque.

“Yo era un buen chico”, dice su marido, Jim Falkowski, sobre su juventud. “Ella era la chica con la que mis padres me decían que no saliera”.

Este es el tercer año que Rhonda Grunthe, de Davie, asiste al Greynolds Love-In. Fue a Woodstock y dice que disfruta de la música en vivo y de estar con sus amigos, pero también de “recordar y no querer envejecer”.

Tom Morgan, director de la región costera de los Parques de Miami-Dade, ha dirigido los love-ns desde el inicio del festival.

“El parque era una de las zonas hippies del Miami-Dade. Hace muchos años era un vertedero. Bajo la colina se encuentra el equipo de una antigua cantera de roca. El parque tiene mucha historia. En la colina se celebraban conciertos de música en solo. La generación de las flores venía aquí a divertirse y a predicar la paz”.

Dice que el mensaje principal del evento anual es dar a la gente un retroceso en el tiempo y promover las décadas asociadas al movimiento de paz y amor.

Él y su equipo planificarán próximamente el Coconuts Music Festival, con actividades temáticas relacionadas con los cocos y música en vivo, que se celebrará en Haulover Park en noviembre.

Muchos de los asistentes del domingo se sentaron en sillas de jardín o en mantas bajo la sombra de un gran árbol cerca de la cantera de la colina. Otros tomaron el sol más cerca del escenario, o se dedicaron a buscar entre los vendedores de comida y bebidas, y a lanzar frisbees gratis distribuidos por uno de los patrocinadores, Catholic Health Services. Peterson’s Harley-Davidson trajo una motocicleta de cuero negro para que la gente se sentara en ella, mientras que la emisora de música oldies 102.7 The Beach, presentaba la programación musical del festival. La comisionada del Distrito 4 de Miami-Dade, Sally Heyman, habló a la multitud después de Slow Ride, pero los asistentes se habían disipado, tal vez asombrados por haber escuchado y visto la interpretación en vivo de una canción que ayudó a definir su generación.

Música

Publicado en 2009

Cuando Ronnie Brooks tenía 17 años, formó parte del Woodstock Music Festiva que marcó a toda una generación. El sábado, pudo revivir algunos de sus viejos recuerdos, gracias al School of Rock Woodstock Commemorative Concert en Peacock Park& de Coconut Grove.

La música de Jimi Hendrix, Sweetwater y otros interpretada por los músicos de la School of Rock ;y los miembros del público que llevaban camisetas otros atuendos coloridos recordaron a Brooks el concierto de 1969 y la época de paz, amor y rock and roll.

“Esto es genial; me hace recordar buenos momentos”, dijo Brooks.

Para Brooks, sin embargo, había una gran diferencia entre el concierto del sábado y el Woodstock original.

“En aquel entonces, no se limitaban a hablar del amor y la paz; lo hacían de verdad”, dijo. “Ibas caminando por la calle, te encontrabas con una chica y empezabas a besarla”.

Brooks no fue el único que retrocedió en el tiempo. La gente que hacía hula-hoop al ritmo de las melodías clásicas y los mensajes de esperanza que se podían ver por el parque permitieron a las generaciones más jóvenes asomarse a la época de los 60s.

“Esto es como volver a los años 60, y hoy volvemos a hablar de amor y paz”, dijo Christopher Bromley, de 16 años, un estudiante de la School of Rock que se presentó el sábado.

También hubo vendedores de comida y bebidas, y aunque el mal tiempo impidió que algunas bandas tocaran, algunos dijeron que la lluvia hizo que la reunión se pareciera más al Woodstock original.

“Es apropiado que haya llovido, porque en Woodstock llovió aún más”, dijo Carlos Cardoso, que asistió al evento.

También fue apropiado celebrar el concierto en Coconut Grove, que solía ser un refugio hippie de los años 60.

School of Rock abrió sus puertas hace 11 años para enseñar a los jóvenes la belleza de la música. Hoy, los estudiantes esperan marcar a una nueva generación e inspirar a otros a tocar música.

“Woodstock cambió la música para siempre y cambió una generación, y nosotros queremos hacer lo mismo”, dijo Julio Nieto, de 16 años, que toca la guitarra.

“Esperemos que los jóvenes que están aquí hoy se inspiren y también tomen un instrumento”, dijo Charles Arslan, de 17 años.

Al final de la noche, se rifó una guitarra firmada por el artista de Woodstock Carlos Santana.

“Esto es simplemente una gran celebración”, dijo Brooks. “Me voy de fiesta”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.