Miami Beach da el visto bueno inicial a un gran festival de música a partir de 2024

City of Miami Beach

Un festival de música que ha sido encabezado por artistas como Adele, Alicia Keys y Stevie Wonder pudiera llegar a Miami Beach a partir de 2024.

Los comisionados municipales votaron unánimemente el miércoles para que Miami Beach patrocine un festival dirigido por los organizadores del Festival de Jazz del Mar del Norte, que suele celebrarse en los Países Bajos y Curazao.

El evento de tres días, que está siendo renombrado como el Festival de Música de Miami Beach, debutaría en marzo de 2024 en el Lummus Park, al este de Ocean Drive. Representa parte del esfuerzo de la ciudad por crear una nueva programación para evitar las grandes y a veces revoltosas multitudes que suelen reunirse durante las vacaciones de primavera.

El Festival de Jazz del Mar del Norte de 2019 en Curazao contó con Lauryn Hill y Janelle Monae. El cartel del festival de 2022 en los Países Bajos estaba encabezado por Keys y Erykah Badu.

El alcalde Dan Gelber planteó el miércoles preguntas sobre si el festival propuesto lograría ese objetivo si no cierra Ocean Drive.

“En cierto modo quiero que Ocean Drive esté acordonado”, dijo Gelber. “Quizá podamos programar Ocean Drive durante el festival”.

Miami Beach intentó inicialmente acoger el festival del Mar del Norte en 2021, pero la pandemia del COVID frustró esos planes.

Ahora, la comisión de la ciudad está acordando patrocinar el festival durante cinco años con una opción de cinco años adicionales, siempre que los organizadores alcancen ciertos puntos de referencia con respecto a la venta de entradas y el impacto económico.

La medida aprobada el miércoles incluye una exención de las tarifas de alquiler para los organizadores y que la ciudad cubra los costos de la policía y otros servicios municipales fuera del evento. Los organizadores cubrirían unos $12 millones por concepto de talento y otros costos del evento.

Las autoridades municipales todavía tienen que negociar un contrato con los organizadores del festival, que volverá a la Comisión para su aprobación.

Aún quedan otros asuntos por resolver antes que el festival se haga realidad, como la fecha en que se celebraría. La ciudad recomendó inicialmente que se celebrara durante el segundo fin de semana de marzo, pero los funcionarios dijeron el miércoles que tal vez sea necesario que se celebre el primer fin de semana del mes para dar a un importante evento automovilístico, el Festival de la Velocidad de Goodwood, tiempo suficiente para preparar su propio evento el tercer fin de semana de marzo.

Se espera que estos detalles se discutan en la reunión de la comisión del 14 de diciembre.

El comisionado Ricky Arriola añadió que quiere garantías de que el festival será viable durante años, y que la ciudad tendrá algún recurso si fracasa. Recordó el Festival Pop de Miami Beach, que fue cancelado un mes antes de programarse en South Beach en 2019.

“Esta Comisión ha sido embaucada en el pasado”, dijo Arriola.

El festival del Mar del Norte es producido por Gregory Elías, quien ayudó a establecer un programa de titulación de gestión de entretenimiento en la Universidad del Centro de la Florida. David Wallack, el propietario de Mango’s Tropical Cafe en Ocean Drive, también es un socio que pretende traer el festival a Miami Beach.

Las autoridades de la ciudad están planeando la programación de las vacaciones de primavera para 2023. El mes pasado, dieron a conocer un plan de $3.2 millones para traer una variedad de deportes y programación de fitness a South Beach el próximo mes de marzo, llamándolo “mes del fitness”.

Será el segundo intento de lanzar “¡Miami Beach Live!”: el esfuerzo de la ciudad “para cambiar la narrativa de las vacaciones de primavera y crear una plataforma para la expansión en los próximos años”, según un memorando de la administradora de la ciudad Alina Hudak.

En marzo pasado la programación se centró en una varios de conciertos de fin de semana en Lummus Park y en la playa de Ocean Drive. Los espectáculos estaban pensados para un público mayor de 40 años —Alanis Morisette era uno de los cabezas de cartel—, en lugar de la multitud joven y mayoritariamente negra que suele visitar South Beach durante las vacaciones de primavera.

Dos tiroteos en Ocean Drive causaron cinco heridos y llevaron a la ciudad a declarar el estado de emergencia e imponer un toque de queda a medianoche.