Mesa judicial: Mauricio Macri logró frenar la difusión de sus llamadas hasta que falle la Corte

Hernán Cappiello
·3  min de lectura
Mauricio Macri consiguió demorar el acceso al entrecruzamiento de llamadas solicitado por la jueza Servini
Mauro Alfieri / LA NACION

El expresidente Mauricio Macri logró frenar la difusión del listado de sus comunicaciones telefónicas hasta tanto le Corte Suprema de Justicia falle sobre el pedido que efectuó el empresario Cristóbal López en la causa en que denunció que el gobierno de Cambiemos lo presionó con despojarlo de sus empresas si no lo apoyaba.

La jueza María Servini, que investiga la denuncia de López y de su socio Fabián de Sousa, había dispuesto los cruces de llamadas telefónicas y la geolocalización de esas comunicaciones entre el 1 de enero de 2016 y el 31 de agosto de 2019 , para determinar dónde estaban los interlocutores cuando hablaron entre ellos. El fallo fue apelado a la Cámara Federal, que limitó el lapso de tiempo relacionado con esos cruces de llamadas y explicó que debía ceñirse a los períodos investigados.

Correo Argentino: Carlos Zannini rechazó la propuesta de los Macri y pidió la quiebra

Los acusados apelaron a la Cámara de Casación, que rechazó esas objeciones y dejó firme el fallo que disponía realizar los cruces de llamadas acotados. Sin embargo las defensas anunciaron que iban a recurrir esa medida ante la Corte Suprema de Justicia.

Tras este anuncio, la jueza Liliana Catucci firmó un breve escrito en el que señaló que, “atento al anuncio de los señores defensores de la interposición de recurso extraordinario federal”, se suspende la devolución del expediente para ejecutar la incorporación los cruces de llamadas.

Y Catucci sostuvo que se debía hacer saber a la jueza Servini “que la resolución recaída en los incidentes CCC 16850/2019/6/CFC6, CCC 16850/2019/15/CFC7 y CCC 16850/2019/16/CFC8 no se encuentra firme”. Esto implica que hasta que la Corte no falle, es decir no deje firme la sentencia, no se ejecutará la decisión .

López y de Sousa quieren corroborar que Macri se comunicó con ellos o con sus empresas para apoyar sus denuncias de que los llamaron para presionarlos. Macri, José Torello y Fabián “Pepín” Rodríguez Simón cuestionaron la medida. Pero los jueces de la Casación Eduardo Riggi, Juan Carlos Gemignani y Liliana Cattucci, rechazaron sus objeciones.

La Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado (Dajudeco) elaboró ese informe que no se incorporará al expediente hasta que la Corte se pronuncie sobre el caso. Macri buscaba, a través de su abogado Pablo Lanusse, impedir que la jueza incorporara sus llamados a la investigación.

En medio de esos planteos, Riggi le reclamó el expediente a Servini, un movimiento que le costó una denuncia de Carlos Beraldi (abogado de Cristina Kirchner y de Fabián De Sousa) ante el Consejo de la Magistratura, por supuesto encubrimiento a Macri.

Según López y De Sousa, existieron reuniones y llamadas en las que supuestamente fueron presionados para vender sus empresas. López mencionó a Rodríguez Simón, Nicolás Caputo, Mario Quintana y José Torello como los interlocutores del Gobierno.

Servini accedió a los llamados de Rodríguez Simón, que además fue citado a indagatoria y deberá declarar el próximo mes. Los registros prueban que hubo comunicaciones con empresas de juego, pero además revelan una constelación de casi 650 llamadas con familiares de Rodríguez Simón, funcionarios, periodistas de LA NACION y Clarín y dos jueces de la Corte.