"Vamos a ser amigas en el cielo": dos ancianas que han sido inseparables durante casi 80 años se mudan al mismo asilo

Unas mejores amigas han sellado sus casi ocho décadas de amistad de la mejor manera posible: mudándose al mismo asilo.

Kathleen Saville y Olive Woodward, ambas de 89 años, se hicieron amigas cuando eran unas escolares de 11 años, en 1941. [Foto: SWNS]

Olive Woodward y Kathleen Saville, ambas de 89 años, se conocieron cuando se sentaron una al lado de la otra en la Ravenshead School Nottingham, en 1941, a la edad de 11 años.

La dos vivían al final de la calle una cerca de la otra en Mansfield, una ciudad comercial de Nottinghamshire, donde residieron durante toda su vida.

Cuando se casaron, sus respectivos esposos trabajaron juntos en la Junta del Carbón.

Las amigas se mantuvieron juntas durante el luto. Kathleen, quien no tiene hijos, perdió a su esposo Leonard en 1989, después de 35 años de matrimonio, mientras que Olive, quien tiene dos hijas mayores, cinco nietos y cuatro bisnietos, perdió a su esposo Roy en 2004.

Ahora siguen unidas en la misma residencia para ancianos. Kathleen se mudó al hogar de la tercera edad de Berry Hill Park, en su ciudad local de Mansfield el año pasado, y Olive se ha unido a ella, mudándose a la habitación frente a la suya.

Olive Woodward, a la izquierda, y Kathleen Saville se conocieron en 1941 y han sido amigas desde entonces. [Foto: SWNS]

Son unas de las residentes más ancianas de la casa, pero se sienten como “sonrientes escolares” porque se tienen la una a la otra.

“Estoy muy contenta de que Olive esté aquí ahora, somos como unas sonrientes escolares”, confesó Kathleen.

Durante todo este tiempo las amigas “nunca han discutido”, agregó.

“Nunca hemos discutido sobre nada. [Olive] es una buena amiga. Si la necesitaba, ella siempre estaba disponible. Si Olive se va primero, volverá a buscarme. Vamos a ser amigas en el cielo”.

Su amor por las “travesuras” se ha mantenido vivo en la tercera edad, dijo Kathleen.

“Solíamos tener citas y luego no aparecíamos. Cuando no me gustaban o ya no los quería, también solía darles una dirección incorrecta.

“No causamos ningún problema en la residencia, pero a veces tenemos que poner en forma al personal. Una vez corrí detrás de uno de los gerentes por el pasillo para reírme un poco”.

Olive Woodward, a la izquierda, y Kathleen Saville se conocieron en 1941 y han sido amigas desde entonces. [Foto: SWNS]

Olive dijo: “Vivimos una a la vuelta de la esquina de la otra durante toda nuestra vida, así que vivir en el mismo pasillo parecía algo obvio.

“Me siento muy afortunada de tener a mi mejor amiga en el pasillo. Hemos creado muchos recuerdos juntas y cada día creamos otros nuevos.

“Cuando Kathleen se mudó a la residencia, la extrañé y solía ir a verla todos los sábados para almorzar juntas. Entonces pensé, ¿por qué no me mudo yo también?”.

La administradora de atención domiciliaria, Sally Tebbett, dijo: “El brillo sigue ahí. Cometen muchas travesuras.

“Kathleen es muy coqueta y se pinta los labios todos los días. Olive es un poco más reservada, pero se animan mutuamente".

Agregó: “Nunca dejan de conversar y reír. Es entrañable que se amen de verdad y eso se puede notar. Desde que se reunieron, Kathleen y Olive han sido inseparables, cometen tantas travesuras en la residencia como solían hacer cuando se hicieron amigas hace 78 años”.

Francesca Specter