Maxwell Frost a punto de pasar de conductor de Uber a un miembro del Congreso de la primera generación Z

·10  min de lectura

En cualquier momento durante el año pasado, cualquiera que solicitara un viaje en Uber en Orlando podría haber tenido un futuro congresista detrás del volante.

“Hubo algunos momentos en que la gente me notó”, dijo Maxwell Frost. “A veces surgía en una conversación, pero por lo general no lo solicitaba abiertamente. Porque por lo general estaba bastante agotador. Y yo solo estaba haciendo los recorridos “.

Frost, con solo 25 años, haría historia como el primer miembro de la Generación Z en el Congreso si vence al republicano Calvin Wimbish en noviembre. El Distrito 10, que incluye a Orlando y gran parte del centro del Condado de Orange, es fuertemente demócrata.

Frost, un activista por la reforma de armas y un activista de “Black Lives Matter”, derrotó a dos excongresistas y a un senador estatal en las primarias del 23 de agosto, obteniendo casi el 35% de los votos en un campo de 10 personas. También los superó sustancialmente, recaudando más de $ 1.5 millones.

Desde que ganó la nominación, los senadores estadounidenses Elizabeth Warren y Bernie Sanders lo han elogiado como una voz del futuro. También ha sido criticado por sus oponentes y algunos compañeros organizadores por las historias que cuenta sobre sí mismo.

Maxwell Alejandro Frost nació en Orlando en enero de 1997, el mismo mes que el Centro de Investigación Pew determinó más tarde como el comienzo de la “Generación Z”, distinta de los Millennials que ahora tienen entre 20 y 30 años.

“No quiere decir que las generaciones mayores no tengan la urgencia, pero vemos [las cosas] a través de una lente diferente”, dijo Frost. “Significa mucho el saber que tengo la posibilidad de ser el primero de mi generación, y me consuela saber que no voy a ser el último”.

Su madre biológica estaba “atrapada en un ciclo de drogas, crimen y violencia”, dijo, y lo dio en adopción. Se llamó a sí mismo un afrolatino orgulloso, ya que su madre adoptiva y su abuela llegaron a los EE. UU. desde Cuba “sólo con una maleta y sin dinero” durante los “Vuelos de la Libertad” a fines de la década de 1960.

Frost asistió a la Escuela Primaria Endeavor en Orlando y más tarde a la Escuela de Artes Osceola en Kissimmee, donde cuando tenía 14 años cofundó la banda de salsa “Seguro Que Sí”. Una foto de Frost adolescente tocando los timbales se publicó en el Orlando Sentinel en 2013 después de que la banda fuera elegida para marchar en el segundo desfile inaugural del presidente Obama.

Estaba en un restaurante antes de uno de los conciertos de su banda en 2012 cuando vio por primera vez imágenes de Newtown, Connecticut, del tiroteo en la escuela primaria Sandy Hook en donde un pistolero mató a 26 estudiantes y maestros.

“Ver eso tuvo un impacto en mí”, dijo Frost. “No pude tocar bien en el show esa noche. Seguí pensando en ello. Fui a D.C. para la vigilia nacional que estaba ocurriendo”.

En la vigilia, dijo que conoció a Matthew Soto, cuya hermana Vicki Soto era una maestra asesinada en Sandy Hook.

“Ver a un chico de 16 años... llorar por su hermana, que fue asesinada sólo por ir a la escuela, cambió mi vida para siempre”, dijo.

Frost comenzó a trabajar como pasante y luego a tiempo completo en campañas políticas, incluso para el presidente Obama y Hillary Clinton. Se unió a la ACLU de Florida, donde dirigió la campaña de campo para la Enmienda 4, que restauró el voto a la mayoría de los exconvictos, y luego trabajó para la ACLU nacional.

Después de recibir una llamada del activista David Hogg, un sobreviviente del tiroteo en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas, comenzó a trabajar para el grupo de reforma de armas “March for Our Lives”, donde fue el director de organización nacional.

Entre sus horas de trabajo, Frost tomó clases en Valencia College, donde todavía le faltan algunos créditos para graduarse.

Linda Coffin, una compañera activista por la reforma de armas de Orlando con el grupo de reforma de armas Moms Demand Action, dijo que Frost “tiene compasión y pasión”.

“Tengo 67 años”, dijo. “Estoy en el otro extremo del espectro de edad. Y estoy realmente entusiasmado con su energía, su entusiasmo, su educación, su conocimiento, pero [también] su voluntad de escuchar a las personas y realmente preocuparse por lo que dicen”.

Durante la campaña, los principales oponentes de Frost, incluido el senador estatal Randolph Bracy y el exrepresentante de EE. UU. Alan Grayson, criticaron la afirmación de Frost de que era un sobreviviente de la violencia armada en 2016, cuando alguien sacó un arma y comenzó a disparar mientras estaba centro de la ciudad en medio de multitudes de Halloween.

“Dijo que presenció o escuchó disparos con algunos amigos”, dijo Bracy. “Afirma que fue víctima de la violencia armada cuando no lo era”.

Frost dijo que él y más de 100 personas huyeron de la escena, “temiendo por nuestras vidas, sin saber, ‘¿Hay una bala viniendo hacia mí? ¿Hay una bala en el aire? ¿Cuándo va a caer?’… Todas las personas que corrieron, son sobrevivientes de la violencia armada”.

Black Lives Matter

A raíz del asesinato de George Floyd por un oficial de policía de Minneapolis en mayo de 2020, Frost se involucró en las protestas de “Black Lives Matter” que surgieron en Orlando y en todo el país.

“Me uní a otras personas y me convertí en uno de los organizadores que fue una presencia constante durante meses”, dijo Frost. “... Como organizador, quería asegurarme de que estábamos siendo seguros y estratégicos, y de garantizar la seguridad de las personas”.

Otro manifestante Seven Charlestin, director de ayuda mutua del grupo Las Semillas, dijo de Frost, “cualquier causa justa que él crea que es necesaria, sin importar la hora o el lugar, se arremangará y se pondrá a trabajar”.

Frost no ha rehuido sus protestas en su campaña, a pesar de que muchos demócratas se han retractado de las críticas a la policía desde 2020. Frost declaró en un correo electrónico que fue “atacado con gases lacrimógenos, arrestado y encarcelado, todo por protestar pacíficamente en el frente contra nuestro roto sistema.”

Un video filmado por un reportero de Orlando Sentinel muestra el lanzamiento de gases lacrimógenos contra un grupo de manifestantes, incluido Frost, en junio de 2020. Posteriormente, Frost fue uno de los seis arrestados en Universal Boulevard en julio de 2020 en una manifestación alineada con “#OurBudgetOurBlock”, un serie de protestas contra la asignación de más dinero para la oficina del alguacil en el presupuesto del Condado de Orange.

“Esa es una experiencia que tengo conmigo”, dijo. “… Estoy emocionado de llevar mi experiencia al Congreso para hablar con la gente sobre mi experiencia de primera mano”.

A pesar de los elogios de otros organizadores, la campaña de Frost no ha sido bien recibida.

La Red Palestina de Florida emitió una declaración en la que afirma que Frost se retractó de las posiciones pro-palestinas que tomó en una reunión con ellos y en un mitin en 2021, incluido el fin de la ayuda militar a Israel.

“Él nos dio completamente la espalda a todos nosotros… [en] la comunidad musulmana y las comunidades palestinas”. dijo Sana Hafeez, organizadora principal del grupo Orlando Dream Defenders. “Estamos extremadamente decepcionados, pero no estamos muy sorprendidos, porque vi los rasgos de antemano. … Creo que una carrera como organizador no debería ser sólo un paso previo a postularse para un cargo”.

Frost dijo que nunca se comprometió a poner fin a la ayuda militar a Israel, y agregó que era “tanto pro-Israel como pro-palestino” y que quería trabajar hacia una solución de dos estados.

Correr por el cargo

Frost se presentó en junio de 2021 para postularse en el Distrito 10 después de que la actual representante de EE. UU. Val Demings anunciara una candidatura para el Senado de EE. UU.

El Distrito 10, que alguna vez se consideró un asiento de acceso negro y que abarcaba casi todos los vecindarios afroamericanos en el oeste del Condado de Orange, fue rediseñado este año por el gobernador Ron DeSantis y los republicanos en la Legislatura. Ahora, el voto negro está dividido por la mitad y el distrito se volvió mayoritariamente blanco en las primarias demócratas.

Si bien Frost y la mayoría de los otros candidatos demócratas que se habían presentado eran negros, Grayson intervino en el último momento y afirmó que “no es importante, cuando eres congresista, cómo te ves”.

A pesar de ser candidato por primera vez, Frost saltó a una ventaja casi insuperable en la recaudación de fondos y cubrió las ondas de radio y las redes sociales. Lanzó un anuncio con imágenes de sí mismo confrontando a DeSantis sobre la violencia armada en un evento en Orlando, incluido DeSantis diciéndole a él y a otros manifestantes: “Nadie quiere saber de ti”.

Al final de la campaña, Frost envió volantes llamando a Bracy “comprometido” y a Grayson “corrupto”, lo que llevó a Grayson a prometer “consecuencias... reales y sustanciales”.

Posteriormente se envió una serie de mensajes de texto misteriosos a los votantes demócratas, incluido uno que vinculaba a Frost con el “criptomillonario conservador Sam Bankman-Fried”.

Bankman-Fried, un importante contribuyente demócrata, fue el mayor patrocinador de Protect Our Future, un comité político que promueve una mayor preparación contra la próxima pandemia.

El grupo gastó casi $23 millones para promover a 18 candidatos demócratas al Congreso en todo el país, lo que incluye gastar casi $1 millón cada uno en Frost y en el exdirector estatal de gestión de emergencias Jared Moskowitz, candidato en el sur de Florida.

Un anuncio de Grayson que usó un lenguaje similar al de los textos también intentó vincular a Bankson-Fried con un “Consejo asesor de criptomonedas y cadenas de bloques” que Frost creó el año pasado, a pesar de que Bankman-Fried no estaba en el panel.

“Se está exagerando que [el apoyo del PAC] está directamente relacionado con las criptomonedas o algo así”, dijo Frost. “Uno de los fundadores de esa organización es alguien que está interesado en las criptomonedas. Pero nunca me preguntaron sobre las criptomonedas”.

Si bien su campaña recaudó dinero, Frost tuvo problemas financieros personales. Tenía un salario de $93,000 en March for Our Lives, según los formularios de divulgación, pero tuvo que dejar su trabajo en 2021 para postularse para el Congreso.

Entonces comenzó a conducir para Uber.

“No podía trabajar sirviendo mesas ni nada porque como candidato al Congreso necesitaba mantener un horario flexible. Dije: ‘Wow, lo único que realmente podría hacer es Uber, porque puedo activar esa aplicación, hacer lo mío, apagarla y volver a hacer campaña’. Y eso fue lo que hice”.

Frost también vive actualmente con su hermana y su novia, dividiendo el alquiler, después de haber pasado un corto período de tiempo con amigos luego de un aumento en el alquiler.

“Si tuviera una familia e hijos, no habría podido hacer esto”, dijo. “Necesitamos crear un sistema que facilite que las personas se postulen para cargos públicos, personas de clase trabajadora con familias que entiendan bien estos temas”.

Victoria primaria

Frost ganó la primaria por un margen sustancial, a pesar de la multitud. Si bien Bracy ganó casi todos los distritos electorales de mayoría negra en su distrito senatorial estatal en el oeste de Orange, dijo Matt Isbell, analista electoral demócrata que dirige el sitio web MCIMaps, a Frost le fue bien en los distritos electorales blancos e hispanos, especialmente alrededor de la Universidad de Florida Central.

“Crea una situación un poco incómoda”, dijo Isbell. “Al menos desde una perspectiva académica, ciertamente se puede decir: ‘Sí, el voto afroamericano no pudo elegir a su candidato preferido’... Pero no veo que Frost tenga ningún problema real en el extremo oeste del distrito. . Va a tener un gran futuro allí”.

Frost dijo que quiere asegurarse de hablar regularmente con los electores si es elegido. Y ya conoce una forma de hacerlo.

“¿Quién sabe?” Dijo Frost. “Como miembro del Congreso, podría encender esa aplicación [Uber] de vez en cuando y simplemente dar algunos paseos a algunas personas”.

Esta historia fue publicada en el Orlando Sentinel por el reportero Steven Lemongello y traducida por el periodista José Javier Pérez.