Anuncios

Matías Osadczuk, de Pumas 7s: “Disfrutamos tanto que a veces no queremos que termine el partido”

Matías Osadczuk consigue un try frente a All Blacks 7s; figura argentina en el Circuito Mundial de Seven, Tute enfatiza que el seleccionado no se la cree a pesar de su amplísima supremacía en la temporada.
Matías Osadczuk consigue un try frente a All Blacks 7s; figura argentina en el Circuito Mundial de Seven, Tute enfatiza que el seleccionado no se la cree a pesar de su amplísima supremacía en la temporada. - Créditos: @Shaun Roy

Tres conquistas consecutivas en Vancouver, también tres seguidas en la temporada. Tres tries en la final contra All Blacks. Matías Osadczuk apareció en todo su esplendor cuando el equipo más lo necesitaba y fue uno de los artífices del más reciente logro de Pumas 7s. El fin de semana pasado los argentinos lograron su cuarto trofeo en las últimas cinco etapas del Circuito Mundial de Seven y se afianzan como dominadores de la especialidad. A los 26 años, “Tute” es un baluarte en este gran momento del seleccionado y, por regularidad y capacidad, brilla a la altura de las máximas figuras del equipo: Marcos Moneta, Rodrigo Isgró y Luciano González.

Desde este viernes la selección tendrá otro desafío, el Seven de Los Ángeles, donde Pumas 7s procurará prolongar este impulso ganador que los tiene en la cima de la tabla general. El objetivo no es otro que volver a lo más alto del podio. “Ahora vamos por más”, advierte Osadczuk en diálogo telefónico para LA NACION desde la ciudad de las estrellas, entre sesiones de gimnasio y kinesiología. Una semana abocada a la recuperación antes que al entrenamiento duro.

El jugador de SITAS, de 26 años, es uno de los referentes de Pumas 7s, infaltable en cada convocatoria de Santiago Gómez Cora.
El jugador de SITAS, de 26 años, es uno de los referentes de Pumas 7s, infaltable en cada convocatoria de Santiago Gómez Cora. - Créditos: @HAYDNDAREPHOTOGRAPHY

“Es increíble el momento que estamos viviendo. Ganar tres veces un campeonato no se nos cruza por la cabeza, pero este equipo siempre quiere más, trabaja cada detalle, y lo disfrutamos mucho”, sostiene quien fue el mejor novato de la temporada en 2017. “Cuando nos encontramos en la cancha, nos conectamos, hacemos cosas increíbles, ni nos damos cuenta. Disfrutamos tanto que a veces no queremos que termine el partido, como en el último penal en la final con Nueva Zelanda”, grafica mediante la acción en la que, con la victoria asegurada, los argentinos fueron por un try más. “Disfrutamos estar en la cancha”.

Si bien el puntapié inicial de este momento de esplendor del equipo dirigido por Santiago Gómez Cora se dio con la medalla de bronce ganada en los Juegos Olímpicos Tokio 2020 (celebrados en 2021), un momento bisagra ocurrió en el Seven de Vancouver 2022, que los argentinos ganaron y con el que cortaron una serie de 13 años sin copas en el Circuito. En la temporada siguiente aparecieron tres más, y lo mismo en ésta, pero con apenas cuatro etapas transcurridas. En aquel certamen en Canadá Osadczuk todavía se recuperaba de una rotura de ligamentos de una rodilla sufrida durante los Juegos del año anterior, pero saboreó el éxito de igual manera. “Lo vi por tele. Me pareció increíble cómo ganaron ese torneo. Se laburó un montón. Es el resultado de un proceso de chicos jóvenes que hoy ya tienen bastante experiencia y siguen con nosotros. Después se mantuvo la mentalidad. Lograr eso nos permitió darnos cuenta de qué somos capaces. A fin de ese año, en una charla nos dijimos que podíamos estar ahí, que no era poco común, y nos pusimos como objetivo estar entre los tres primeros del año [terminaron segundos]. Se mantenía el equipo y eso nos hizo darnos cuenta de que estábamos como para cosas serias. Nos acostumbramos a jugar instancias finales y se empezó a pensar en el futuro, en querer ser los mejores. Sueño más dedicación más sacrificio hizo que lo lográramos. Ahora vamos por más”, afirma.

Tries de Pumas 7s en Vancouver

Con 78 puntos sobre 80 posibles y una diferencia de 24 sobre los seguidores más próximos (Irlanda y Fiji), Pumas 7s está cómodo en la cima de la tabla del Circuito y, con tres etapas por delante, tiene prácticamente asegurado el pase a la definición de Madrid, donde los ocho mejores lucharán por la corona de la temporada. Números que no hacen más que reflejar la superioridad de los argentinos. ¿Cómo manejan ese favoritismo al que no estaban acostumbrados? “El equipo mostró que lo maneja de la manera más humilde posible”, responde Tute. “No pensamos en eso. Disfrutamos lo que hacemos, el lugar que tenemos. No cualquiera tiene la oportunidad de hacer lo que le gusta. Nuestro pensamiento va más allá de este torneo. El objetivo es la final en Madrid. Ir mejorando. No pensar tanto en los resultados sino en el juego, y también en los Juegos Olímpicos de París. Nos preparamos para llegar de la mejor manera. Estamos en un lugar privilegiado. Salimos a jugar con la responsabilidad de ganar, pero también disfrutamos”.

En Vancouver, por primera vez en la temporada al equipo se lo vio fuera de foco en un par de partidos: el debut, frente a Canadá, y el cuartos de final, ante Samoa. Sin embargo, en ambas ocasiones tuvo temple para conseguir la victoria y además cambiar el chip para el partido siguiente y volver a exteriorizar su mejor versión. “Lo analizamos bastante”, admite el jugador surgido de SITAS. “El de Canadá fue el primer partido, que siempre es el más complicado: hay presión, no se está en ritmo de juego. Además, era contra el local, que siempre tiene energía extra. Si bien podemos fallar, está previsto. La clave es cómo salir de ese error, no caerse y dar por el equipo. Lo que apareció fue esa alma de no querer perder. Aun con muchos errores y sin encontrarnos, sacamos adelante el partido. Sabemos que el de al lado va a corregirlo; es lo que nos llevó a ganar esos partidos. Con esa confianza que nos tenemos, sabemos que cuando aparecen los errores el equipo está. Cuando encontramos el juego, sale todo, hacemos cosas increíbles. Es cuando más se disfruta”.

Tres veces levantaron los argentinos el trofeo de Vancouver; a Osadcuzk le falta lograr en la cancha una medalla olímpica, pues se lesionó en el cuarto de final de Tokio 2020.
Tres veces levantaron los argentinos el trofeo de Vancouver; a Osadcuzk le falta lograr en la cancha una medalla olímpica, pues se lesionó en el cuarto de final de Tokio 2020.

Tres tries sucesivos en la final contra los All Blacks para pasar de 12-12 a 31-12, dos en la semifinal contra Estados Unidos, otro en el cuarto frente a Samoa... Osadczuk fue decisivo en esta conquista de Pumas 7s. Como lo hace todo integrante del plantel ante una circunstancia así, él se quita méritos. “Si repasamos los tries, vemos que fueron grupales. La mayoría de los tries vino después de una recuperación, un contrarruck y un pasamanos. Después me tocó a mí apoyar, pero al premio se lo lleva el equipo”, exagera (en más de uno se cortó solo a pura intuición). “Laburamos en conjunto. Es lindo anotar tries, pero los tries que son obra de todo el equipo son los que nos gusta hacer. Todo viene de dar por el de al lado. Si me toca apoyar, sucede porque otro hizo bien su laburo”.

Entre el final de la temporada anterior y lo que va de ésta, Pumas 7s logró una superioridad táctica, estratégica, física y mental que lo pone un escalón arriba de todo otro equipo, en una especialidad que sobresale antes bien por la paridad y la impredecibilidad. ¿Dónde está el secreto? “Lo primero es la intensidad”, responde Tute. “Fuimos cambiando mucho de sistema y hoy tenemos la capacidad de jugar con muchos sistemas. Todos sabemos de rugby, nos gusta el rugby, tenemos muchas destrezas. Cuando no nos sale un sistema, podemos ejecutar otro. Tenemos muchas herramientas que nos dieron los entrenadores y que nos dieron los clubes en los que nos formamos. Cuándo ir al ruck, cuándo jugar arriba... A otros les falta eso: Fiji juega a soltar la pelota, pero si defendemos de una forma, no tiene un plan B; Estados Unidos cumple su sistema, pero si lo neutralizamos, no tiene la capacidad de leerlo. Trabajamos mucho en cómo salir de determinadas situaciones. Podemos jugar con scrum, con line-out, verticales, con off-loads, con potencia. Es un conjunto de habilidad y potencia. Lo más importante es la intensidad, con el compromiso de dar por el de al lado. Eso genera confianza”.

El objetivo mayor, indica Osadczuk, es París 2024. Mientras los otros equipos parecen dosificar un poco, Pumas 7s acelera a fondo. Cabe preguntarse si no será perjudicial cuando llegue el momento más esperado del año, si no provoca un desgaste excesivo, si no está mostrando todas las cartas o se está alcanzando el pico de rendimiento antes de tiempo. “Los entrenadores y el preparador físico lo tienen en cuenta. Confiamos en ellos”, retruca el rubio de 1,90 metros y 96 kilos. “No estamos en el pico. Hay que seguir mejorando. No tenemos que pensar que es un pico, sino pensar que seguimos creciendo. En cuanto pensemos que llegamos, perdemos la humildad y el laburo. No creo que los demás regulen. En la final Nueva Zelanda tenía un montón de jugadores lesionados y golpeados. No es regular: es prepararse. Queremos ganar mucha experiencia en la cancha. Llegar preparados es llegar con muchos minutos en la cancha. Tenemos mucho recambio; algunos que jugaron poco van a ver más minutos en Los Ángeles”.

Preparación física de Pumas 7s

Para Tute, los Juegos serán una revancha, ya que en Tokio se lesionó durante el memorable partido con Sudáfrica por los cuartos de final, que Pumas 7s ganó habiendo tenido un jugador menos durante casi todo el partido, y se perdió la semifinal y el cruce por la medalla de bronce, además de padecer luego una larga rehabilitación. “Trato de no pensar mucho en eso. Voy a pensar en París cuando esté en París”, advierte. “El objetivo es ir día a día, llegar en ritmo a los torneos, jugando bien. Llegado el momento me lo pondré como objetivo. Por ahora, la meta es ser campeones de la serie. Sabemos cómo son los procesos olímpicos y tratamos de transmitirlo a los más chicos. Les decimos que disfruten lo que está pasando; es muy lindo compartir estos momentos. Porque después llega la lista y si uno no queda y no disfrutó el proceso... No lo recomendaría. Hay que vivir el presente y dejar todo hasta que den la lista. Y entonces sí, ponerse eso como objetivo”.

El año pasado, Pumas 7s alcanzó la final de Los Ángeles, donde cayó a manos de All Blacks pese a un gran rendimiento. Ahora llega con más experiencia en partidos definitorios, con otra mentalidad, y quiere revancha. “El equipo está bien. El primer objetivo de la semana es recuperarse de golpes y cansancio. Después, empezar de nuevo a laburar, como si no hubiese pasado nada. La clave va a ser cómo prepararse mentalmente. No pensar en lo físico sino en el juego y lo mental, porque los rivales van a tratar de bajarnos. Tenemos que estar preparados y seguir entrenándonos de la misma manera. Mejorar día a día, entrenándonos, siendo mejores compañeros. Es tiempo de recuperarse e ir mejorando en cada detalle. Los entrenadores analizan en qué nos equivocamos, qué tenemos que corregir, para empezar el fin de semana con las mismas expectativas. Vamos a tratar de repetir estar en la final, y ahora ganarla, porque queremos sacarnos la espina del año pasado”, afirma Matías.

Compacto de la final de Vancouver, contra Nueva Zelanda

La anécdota de Lucho González con Dupont

Pumas 7s integrará en la ciudad californiana el grupo A junto a España, Sudáfrica e Irlanda. Como en Vancouver, el certamen se repartirá en tres días, con la diferencia que los jugarán un partido en la primera jornada, tres en la segunda y dos en la tercera, un formato extraño (el habitual es de dos, dos y dos, o en todo caso, tres y tres). El debut será el sábado a la 1 de la madrugada argentina, contra los españoles. Al otro día el seleccionado se enfrentará con los sudafricanos a las 15.36, y con Irlanda, a las 20.06. Como en Canadá, volverá a estar presente el francés Antoine Dupont, considerado el mejor jugador del mundo, este año abocado al seven para protagonizar los Juegos Olímpicos.

“Genera muchas expectativas verlo en el seven. Ver cómo juega, cómo se suelta en la cancha. Todos tenemos ganas de jugar contra él. Es el mejor del mundo, a todos nos impresiona cruzarlo en el hotel”, cuenta Osadczuk. “Es lindo que jugadores de tal nivel quieran venir al seven y estar en los Juego olímpicos. Como [el australiano] Michael Hooper. Es una manera de seguir creciendo como jugador. Además, tenemos la oportunidad de charlar. Eso es lo lindo del seven: nos cruzamos a los jugadores de los otros equipos todo el tiempo en el hotel y podemos charlar. Lucho [González] se lo cruzó después de la final y Dupont lo felicitó. Lucho se quedó sorprendido. Eso habla de cómo es Dupont como persona”.

Antoine Dupont, el mejor rugbier del planeta, es todo un aliciente para el seven como especialidad; el francés se cruzó a Luciano González después de la final de Vancouver y felicitó al riojano.
Antoine Dupont, el mejor rugbier del planeta, es todo un aliciente para el seven como especialidad; el francés se cruzó a Luciano González después de la final de Vancouver y felicitó al riojano. - Créditos: @JEFF VINNICK

¿Cómo puede influir el francés en el seven? “El público va a querer verlo; es un jugador muy influyente. Ojalá lo tome para bien”, contesta Tute. “Espero que la gente se divierta al verlo jugar en seven y no que espere que saque campeón a Francia así nomás. Él lee muy bien el rugby. La visión que tiene es lo más importante. Si uno sabe de rugby, disfruta verlo jugar. Es como si hubiera jugado toda su vida al seven. Habla de la calidad que tiene como jugador. Hay que disfrutarlo y analizarlo también, porque va a tocarnos jugar contra él en algún momento”.

Un platinado especial

Como había ocurrido con otros jugadores en las etapas anteriores, en Vancouver y en Los Ángeles les tocó a Matías Osadczuk y a Santiago Mare platinarse el pelo. Aun cuando ambos son bastante rubios, la diferencia era muy notoria. Cada vez que Matías se cortaba dejaba un destello luminoso en la pantalla. El motivo no responde a un capricho estético, y mucho menos a una apuesta fútil. En realidad, es una causa noble: una promesa que le realizaron a Matías Sánchez, un jugador de Centro Naval que se lesionó en 2014 cuando tenía 16 años y quedó cuadripléjico. Uno de los tantos lesionados graves a los que apoya la FUAR.

Tute Osadczuk platinado en el Seven de Vancouver; su cabellera coloreada artificialmente se destacaba cada vez que el argentino se escapaba hacia un in-goal.
Tute Osadczuk platinado en el Seven de Vancouver; su cabellera coloreada artificialmente se destacaba cada vez que el argentino se escapaba hacia un in-goal. - Créditos: @Bruno Ruas

“Hace varias pretemporadas en Pinamar lo vimos en la playa, charlamos y empezamos a hacerlo parte del equipo. Antes de salir campeones en Hamilton, lo invitamos a los entrenamientos y a nuestra carpa. Dice que nos dio suerte; se hizo cábala. Después lo invitamos a que viniera a vernos entrenarnos en Casa Pumas y salimos campeones en Vancouver. Primeramente les hizo cumplir la promesa a Lucho [González], Santi [Álvarez], Ger [Schulz] y Agustín [Fraga]. Ahora nos dijo «ustedes dos tienen que hacer algo». Le prometimos que si salíamos campeones en Australia nos teñíamos, y cumplimos. Es por una buena acción. Sabemos el sacrificio que hace para ir a vernos. Nos da una energía extra, lo hacemos por él. Si está contento, eso le hace bien al equipo”.

Matías Sánchez quedó cuadripléjico por un accidente de rugby en 2014 y ahora los jugadores de Pumas 7s lo invitan a los entrenamientos; por él se platina alguno que otro en cada torneo del Circuito Mundial.
Matías Sánchez quedó cuadripléjico por un accidente de rugby en 2014 y ahora los jugadores de Pumas 7s lo invitan a los entrenamientos; por él se platina alguno que otro en cada torneo del Circuito Mundial.