Anuncios

Se recalienta el debate entre el oficialismo y Juntos por el Cambio por la herencia económica que dejará el Gobierno

Sergio Massa
Sergio Massa - Créditos: @Santiago Filipuzzi

La discusión entre el Gobierno y la oposición por las urgencias económicas anticipa la batalla electoral de 2023. Después de que Juntos por el Cambio (JxC) alertó sobre una profundización de la crisis y reforzó sus críticas a los “desmanejos” del ministro Sergio Massa, una jugada política impulsada por Mauricio Macri, representantes del Gobierno salieron a responder esos cuestionamientos y profundizaron el debate sobre la herencia que dejará la gestión de Alberto Fernández .

El tenor de las frases del último pronunciamiento de la mesa nacional de JxC, en el que los jefes opositores advirtieron que el Frente de Todos dejará “una situación peor que la de 2015″ en materia económica y una “bomba armada” que le “explotará” al próximo gobierno, provocó la reacción de varios referentes de las distintas ramas internas del oficialismo. Desde el viceministro de Economía, Gabriel Rubinstein, el ministro del Interior, el camporista Eduardo “Wado” de Pedro, y el director del Banco Provincia Sebastián Galmarini, cuñado de Massa, hasta el jefe de Asesores, Antonio Aracre, cercano a Fernández, rechazaron las críticas opositoras.

Anoche, también salió al cruce de los jefes opositores el Presidente desde Tucumán. “Los pícaros que se llevaron ese dinero y dejaron sufriendo a la Argentina, hoy levantan el dedo y nos quieren enseñar lo que debemos hacer. Quieren volver a gobernar y debemos evitarlo. El Peronismo debe triunfar”, enfatizó.

Hasta ahora, Massa optó por mantenerse en silencio, pero desde su entorno hicieron trascender duros reproches al conglomerado opositor. Rubinstein publicó una serie de mensajes en su cuenta de Twitter para intentar rebatir los planteos de JxC. Consideró que “la deuda en pesos es absolutamente manejable”. Y puntualizó: “A diferencia del período 2015-2019, la actual estrategia de financiamiento se basa en la emisión de deuda en la moneda que el país emite”.

El Presidente mueve sus fichas: la mesa del Frente de Todos se reunirá el 16 y asistirá el kirchnerismo

El número dos de Massa en Hacienda resaltó que la administración de Macri “emitió Letes en dólares a cortísimo plazo con tasas cercanas al 7,5% anual”. “Llegaron a acumular hacia finales de 2019 un monto equivalente al 8% del PBI”, que ellos mismos tuvieron que ‘reperfilar’, perjudicando principalmente a los ahorristas argentinos”, puntualizó.

En el seno de JxC creen que es necesario alertar a la sociedad sobre el desequilibrio fiscal, el atraso cambiario y tarifario, y sobre todo, el nivel de endeudamiento público. “La situación será mucho peor de la recibida en el 2015″, señalaron los altos mandos de JxC. Y rechazaron “la utilización de instrumentos financieros en pesos, ajustados en dólares con tasas de interés imposibles de pagar, o en dólares a tasas usurarias”. En cambio, Massa considera que la “única bomba” fue el acuerdo que firmó Macri en 2018 con el FMI por 45.000 millones de dólares. “No vamos a empujar, pero sí advertir y decir lo que nos van a dejar”, graficó esta noche Gerardo Morales, jefe de la UCR, apenas aterrizó en Jujuy tras participar de la cumbre opositora.

A lo largo de su hilo de tuits, Rubinstein subrayó que el Gobierno “se financia en pesos, y la porción denominada dólar linked, que se ajusta por el tipo de cambio oficial, paga tasas de interés del 0%”. “El Banco Central, al igual que todos los bancos centrales del mundo, realiza operaciones en el mercado para asistir y estabilizar el sistema bancario. Esto fue crucial para garantizar estabilidad durante la pandemia, el shock internacional de la guerra en Ucrania y cuando dirigentes de JxC sugirieron pretender repetir su propia historia en caso de ganar las elecciones en 2023″, sostuvo Rubinstein.

Por fuera del massismo, hubo reacciones como la De Pedro, un alfil leal a Cristina Kirchner. “La única bomba que le dejaron a varias generaciones de argentinos es la deuda irresponsable que contrajo el gobierno de Cambiemos”, afirmó el ministro del Interior, en medio de un acto de inauguración de una sede de la Anses en el distrito bonaerense de Moreno. “Sería bueno que Mauricio Macri, Patricia Bullrich, o bien Horacio Rodríguez Larreta, les expliquen a los argentinos dónde está la plata de los 100 mil millones de dólares con que endeudaron hasta a nuestros bisnietos”, añadió De Pedro.

La reunión de Juntos por el Cambio en Palermo
La reunión de Juntos por el Cambio en Palermo

Los reproches se sumaron a los que había expuesto el lunes el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis. “Bomba de tiempo es una deuda con el FMI de 45 mil millones de dólares, la que dejaron defaulteada en pesos, 25 mil pymes cerradas, 46 meses de destrucción de empleo industrial y la lista sigue”, remarcó Katopodis.

En el massismo temen que la campaña que activó JxC para señalar inconsistencias de la política económica del oficialismo podría alterar a los mercados y generar un tembladeral financiero. De hecho, Sebastián Galmarini (uno de los directores del Banco Provincia, cuñado de Massa) acusó ayer a los jefes opositores de “jugar con fuego”.

Se complica el panorama para Cristina Kirchner en dos causas sensibles

“Detrás de declaraciones explosivas y marketineras, sufrimos todos los argentinos con angustia. Ya lo vivimos con el gobierno de Macri, que defaulteó la deuda en pesos, devaluó la moneda e impuso el cepo. No deberíamos tropezar con la misma piedra”, escribió Galmarini, hermano de Malena, la titular de AySA y esposa de Massa.

Fuentes cercanas a Massa afirmaron a LA NACION que “la oposición quiere que le vaya mal a la Argentina”, porque “es incapaz de reconocer los datos que muestran que vamos por el buen camino”. “ Que ellos, que hipotecaron el país con una deuda escandalosa, hablen de herencia es cínico”, afirmaron.

Por su parte, Antonio Aracre, jefe asesores de Fernández, quien tiene buena sintonía con el massismo, también se sumó. “¿Bomba de tiempo? ¿De verdad creen que la gente no tiene memoria para recordar cómo llegamos al FMI y al ‘reperfilamiento’ (eufemismo de default) del exministro Lacunza?”, remarcó.

Cruces por la “herencia”

Tras la última cumbre de JxC en Palermo, la conducción del espacio expresó su “preocupación ante la grave situación económica” que Fernández “le dejará al próximo gobierno”. Y rechazaron “la utilización de instrumentos financieros en pesos, ajustados en dólares con tasas de interés imposibles de pagar, o en dólares a tasas usurarias”. “Con esto, el Gobierno no hace más que especular con dejar una bomba de tiempo al próximo” , lanzaron. En cambio, Massa considera que la “única bomba” fue el acuerdo que firmó Macri en 2018 con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por 45.000 millones de dólares.

Cristina Kirchner lucha por mantener centralidad en medio de un clima de retirada táctica de sus alfiles

En el equipo económico de Pro, que encabezan Hernán Lacunza y Luciano Laspina, relativizaron las acusaciones del oficialismo. Advierten que los mercados y los empresarios ya están al tanto de que la actual situación financiera es “insustentable”. “Es un juego de tontos. La deuda externa que reestructuró Martín Guzmán rinde 1900 puntos. Y la deuda local solo se coloca porque tienen acorralados a las empresas, fondos y bancos en una jaula regulatoria” , dicen.

Desde hace diez días, los referentes de JxC en materia económica comenzaron a alertar sobre las consecuencias que tendrían las maniobras de Massa. Macri fue uno de los impulsores de la idea de generar una mayor conciencia en la población sobre las consecuencias de las medidas de Massa. “A pesar de la bomba económica que está dejando este Gobierno, el país tiene un enorme futuro”, enfatizó el sábado durante su paso por La Pampa.

Patricia Bullrich, en La Pampa, junto a Martín Maquieyra
Patricia Bullrich, en La Pampa, junto a Martín Maquieyra

Entre los economistas del macrismo repiten que le dieron un “periodo de gracia inédito” a Massa y que decidieron “bajar del altar de la prudencia” para alertar a la ciudadanía sobre los problemas que deberá encarar el próximo gobierno. El camino para superar la crisis, sostienen, “no tiene salidas indoloras”. Argumentan que la oposición acompañó con sus votos el acuerdo con el FMI por la deuda que contrajo Macri y que el Presupuesto 2023. Sin embargo, dicen, Massa arrastra los mismos “problemas” de su antecesor y adoptó medidas de fondo para sacar al país de “la trampa de la inflación y la pobreza”. “El Banco Central comprando deuda de un mercado secundario o una brecha cambiaria del 100%”, apuntan. A su vez, afirman que el ministro de Economía no apostó por una fuerte reducción del gasto público ni logró frenar la escalada inflacionaria. Proyectan que en enero la suba de precios será del 6 o 7%.

Consideran que la estrategia de Massa se enfoca en “aguantar” y “alargar la mecha” para llegar al 10 de diciembre, es decir, el recambio presidencial. Esas medidas “cortoplacistas”, denuncian, solo logran “agrandar la bomba” que heredará la próxima administración. “Lo único que Massa ha hecho es gastar recursos del próximo gobierno, tomando deuda, pidiendo auxilio a Brasil y China o dilapidar reservas que no tienen”, lanzan desde el equipo económico de Pro.

Además, argumentan que Massa no tuvo inconvenientes para renovar el acuerdo que firmó Macri con el FMI ni los préstamos con el Banco Mundial. “No existe un problema con la deuda externa, sino que volvieron a quebrar el Estado, no tienen reservas y pretenden que los argentinos vivan en esa ficción hasta que todo vuele por los aires”, asegura uno de los economistas más escuchados en el macrismo.

Patricia Bullrich, una de las precandidatas a presidente de JxC, se enteró de las reacciones oficiales mientras recorría La Pampa junto al larretista Maquieyra, en la antesala de las primarias locales. “Nuestra deuda al lado de la de ellos es deudita. Lo que están haciendo es algo absolutamente temerario. Están poniendo tasas del 100% en pesos, están generando una bomba y tratando de llegar para que nos explote. Eso es así y nosotros le vamos a hablar a la gente con total tranquilidad”, dijo a LA NACION.

Asimismo, la exministra de Seguridad descartó que la estrategia de JxC pueda generar un tembladeral financiero. “Ellos ponen nerviosos a los mercados, cuando no votan el acuerdo con el FMI y renuncia el presidente de su bloque [por Máximo Kirchner] o se salen todo el tiempo de las normas, quieren cambiar la Corte y no dan seguridad jurídica a las empresas. Nosotros cumplimos con el deber institucional de informarle a la población sobre la situación de total inestabilidad”, aseguró la titular de Pro, después de cruzarse en el aeropuerto de La Pampa con María Eugenia Vidal y Maximiliano Ferraro, quienes también viajaron a apoyar a Maquieyra antes del primer test electoral del año.

Bullrich cuestiona con dureza la labor de Massa al frente del Ministerio de Economía. Cuando se vio con Macri en Cumelén, acordaron que saldrían a denunciar los desequilibrios. “Fuimos muy criticados por no haber hablado con claridad de cómo estaba el país. Ahora queremos que la gente sepa lo que está pasando”, señala.

Para Bullrich, Massa no está corrigiendo el atraso tarifario o reduciendo el déficit fiscal. “Deberían están bajando el gasto, poniendo tarifas razonables o corrigiendo el déficit energético, pero, en vez de eso, siguen con la emisión, la bola de nieve de las leliqs, y lo único que hacen es contar lo días para dejarnos la peor situación” , lanza.

Y advirtió: “No nos corran con los mercados, vamos a salir a decir la verdad”.

En el medio de los cruces con el Gobierno, Macri difundió un mensaje para reforzar sus críticas por el déficit de las empresas estatales. “¿Hasta cuándo nos van a seguir robando nuestro futuro?”, dijo.