Marjorie Taylor Greene les dice a sus seguidores que voten “una, dos, tres veces, las que sean”

·4  min de lectura

La representante Marjorie Taylor Greene alentó a sus partidarios a acudir a las urnas durante las elecciones de mitad de mandato de noviembre y fue un paso más allá durante un discurso en vídeo para abogar por ejercer su derecho al voto “una, dos, tres veces”.

En el videoclip, compartido en línea por la cuenta de Twitter de izquierda PatriotTakes, una cuenta con más de 450.000 seguidores, se ve a la republicana de Georgia de pie junto a Mallory Staples, quien se postuló para representar al sexto distrito del Congreso de Georgia en la primavera, pero perdió en las primarias republicanas contra Rich McCormick.

Las dos conservadoras de Georgia comienzan el discurso en vídeo para alentar a los votantes del estado sureño a salir y votar, sobre todo a personas como la representante Greene, a quien Staples caracteriza como dispuesta a “luchar” para representar a los electores.

“Sal y vota con tus 20 amigos y vecinos más cercanos en noviembre”, comienza Staples, antes de que la congresista la interrumpa para decirle que, en cambio, deberían ser “40” de sus amigos y vecinos más cercanos y esas personas deberían tratar de votar más de una vez.

“Vota una, dos, tres veces, las que sean”, dice Greene, mientras agita las manos como para descartar la naturaleza ilegal de la sugerencia que acaba de hacer.

Staples, nerviosa, luego se ríe de la sugerencia de Greene de votar “tres veces” y sugiere que los votantes deberían salir y hacer “lo que la ley les permita hacer”.

“Que en Georgia es casi cualquier cosa”, bromea Staples, antes de que las dos políticas estallen en más risas nerviosas.

Greene, conocida por intentar incorporar teorías de la conspiración tanto de todos lso aspectos, ha promovido de manera más famosa la Gran Mentira del expresidente Donald Trump de que se robaron las elecciones de 2020 mediante votos fraudulentos.

Apenas unos días antes de los disturbios del Capitolio del 6 de enero, Greene prometió negarse a “certificar votos fraudulentos del colegio electoral” para el presidente Joe Biden y en enero de 2021, la congresista novata también tuiteó que “hubo un fraude electoral ENORME en una escala que debería aterrorizar a todos los estadounidenses sin importar el partido político”.

En la primavera, la ferviente partidaria de Donald Trump testificó bajo juramento ante un tribunal por su supuesta participación en los disturbios del 6 de enero, lo que la convirtió en la primera miembro del Congreso en testificar públicamente bajo juramento sobre la insurrección.

Durante la audiencia, la cual involucró un desafío legal por parte de un grupo de votantes de Georgia para avanzar en su intento de inhabilitar a la congresista de postularse para la reelección, citó su presunto papel en los disturbios del Capitolio. Greene contradijo sus declaraciones anteriores sobre certificar la elección del presidente Biden y testificó bajo juramento que en realidad no se pronunció en contra de que él fuera el legítimo ganador de las elecciones de 2020.

Además, Greene ha afirmado con frecuencia que su estado natal es responsable de la votación fraudulenta tanto en el Senado como en las elecciones presidenciales, una afirmación sin fundamento que ha sido desacreditada casi tantas veces como se ha presentado.

En 2021, Greene criticó de forma severa a Gabriel Sterling, un alto funcionario de la oficina del principal funcionario electoral de Georgia, el secretario de Estado Brad Raffensperger, y afirmó que él era responsable del recuento fraudulento de boletas en ausencia en las elecciones de 2020, tuiteó: “Realizaron una tercera elección robada porque ustedes, idiotas en el SOS, enviaron por correo millones de boletas en ausencia a cualquiera y a todos mientras Georgia era un estado abierto”.

Y en enero, después de que Georgia celebrara una segunda vuelta para sus dos escaños en el Senado y los demócratas Jon Ossoff y Raphael Warnock vencieran a sus oponentes republicanos, Greene una vez más culpó injustamente a los votos fraudulentos como responsables de las elecciones “robadas”.

“Los líderes del estado de Georgia se negaron a escuchar a los contribuyentes de Georgia. Se negaron a cambiar nada después de permitir que se robara la elección a @realDonaldTrump. Y se negaron a #StopTheSteaI [detener el robo] con nuestros dos escaños en el Senado”, tuiteó en enero de 2021.

Greene está lista para la reelección en las elecciones de mitad de mandato de noviembre y se enfrentará al demócrata Marcus Flowers y la libertaria Angela Pence en las elecciones generales para el Distrito 14 de la Cámara de Representantes de EE.UU. en Georgia.