El marido del ambientalista que se prendió fuego insta a otros a aprovechar la acción climática: “Elige vivir”

·7  min de lectura
David Buckel, un destacado abogado de derechos civiles, se autoinmoló en el Prospect Park de Brooklyn en 2018 (AP)
David Buckel, un destacado abogado de derechos civiles, se autoinmoló en el Prospect Park de Brooklyn en 2018 (AP)

En un viernes nublado del mes pasado en la capital del país, Wynn Alan Bruce se presentó ante el Tribunal Supremo de EE.UU. y se prendió fuego. La muerte de Bruce, en la conmemoración anual del Día de la Tierra, tenía como objetivo llamar la atención sobre la crisis climática, dijeron después algunos de sus familiares y amigos.

Para Terry Kaelber, la muerte del desconocido le llegó “a lo más profundo”.

Hace cuatro años, el marido de Kaelber, David Buckel, un reputado abogado convertido en ecologista y experto en compostaje, se prendió fuego en el parque Prospect de Brooklyn.

“Mi reacción instintiva fue que no creo que al Tribunal Supremo le importe”, comentó Kaelber a The Independent durante una entrevista telefónica la semana pasada. “Nuestras instituciones se han desconectado tanto de nuestra humanidad. Y he aquí un grito de este hombre para tratar de sacarnos de nuestro estupor que hace que no levantemos la vista y veamos lo que tenemos delante”.

Continuó: “Pero, para cualquiera que esté considerando esto, realmente creo que tendría más impacto si tú y cien de tus amigos se encadenaran a las puertas del Tribunal Supremo que quemándose vivos. Puedes seguir haciéndolo día tras día, intentando parar lo que está pasando y haciendo que la gente, de hecho, mire hacia arriba”.

Dijo que la familia y los amigos se habían visto completamente sorprendidos por el suicidio de su difunto marido.

“Si [David] me lo hubiera dicho, habría contestado lo que estoy diciendo ahora”, añadió Kaelber. “Los medios de comunicación se centran en el acto, no les interesa profundizar en el porqué. ¿Por qué estas personas sentían que tenían que hacerlo?”.

El suicidio es complejo y puede implicar una multitud de razones desconocidas para los demás, dicen los expertos. Pero tanto Buckel como Bruce destacaron la crisis climática y la contaminación del aire, causada por la quema de combustibles fósiles.

La autoinmolación como forma de protesta política ha estado históricamente vinculada a los monjes budistas durante la guerra de Vietnam, y a los tibetanos que protestaban contra el dominio chino. Se cree que las muertes de los dos estadounidenses son las primeras autoinmolaciones relacionadas con el cambio climático.

“La mayoría de los seres humanos en el planeta ahora respiran aire insalubre por los combustibles fósiles, y muchos mueren temprano como resultado - mi muerte temprana por los combustibles fósiles refleja lo que estamos haciendo a nosotros mismos”, escribió Buckel, de 60 años, en un correo electrónico que envió a varios medios de comunicación poco antes de su muerte en abril de 2018.

Wynn Alan Bruce, de 50 años, murió en el hospital tras prenderse fuego en el Tribunal Supremo el Día de la Tierra el mes pasado (Facebook)
Wynn Alan Bruce, de 50 años, murió en el hospital tras prenderse fuego en el Tribunal Supremo el Día de la Tierra el mes pasado (Facebook)

Bruce, de 50 años, también había aparecido para referirse públicamente al cambio climático. Hace casi un año, actualizó su anterior publicación en Facebook sobre el cambio climático con un emoji de fuego y la fecha “4/22/2022”. Su última publicación en marzo se refería al aire limpio, y decía: “Esto NO es humor. Se trata de respirar”. No se sabe si Bruce, de Boulder (Colorado), dejó otros mensajes antes de su muerte, pero ninguno se ha hecho público.

Es posible que la decisión de Bruce de autoinmolarse ante el Tribunal Supremo fuera, en sí misma, simbólica. Además de la indignación que ha provocado la filtración del borrador de la decisión que pone fin a Roe vs. Wade y a 50 años de derecho al aborto en EE.UU., el Tribunal Supremo también decidirá antes de que finalice este periodo de sesiones en junio sobre un caso que puede tener repercusiones climáticas de gran alcance.

En el caso Virginia Occidental vs. EPA, un grupo de 19 estados y empresas de combustibles fósiles han pedido al tribunal que despoje a la agencia de protección del medio ambiente de su poder para regular las emisiones que calientan el planeta de las centrales eléctricas de carbón existentes en virtud de la Ley de Aire Limpio de 1970.

Buckel vio de primera mano el poder que ejerce el Tribunal Supremo. A finales de los años noventa, defendió ante el tribunal un caso contra la política antigay de los Boy Scouts of America, mientras trabajaba como abogado principal en Lambda Legal, donde luchaba por los derechos de los LGBT y la igualdad matrimonial.

Kaelber señaló que fue fundamental para llevar los casos legales al corazón de Estados Unidos. “[David] dirigió ese esfuerzo, en Iowa y otros estados, que, si podemos llegar a la gente allí, es estratégicamente muy importante para cambiar los corazones y las mentes de la gente en todo EE.UU.”.

Dirigió el caso del patrimonio de Brandon Teena, un joven transgénero de 21 años que fue violado y asesinado en Nebraska en 1993, contra un sheriff de un pequeño pueblo que no le protegió. La historia inspiró la película ganadora del Oscar Boys Don’t Cry.

Desde muy joven, Buckel se comprometió a querer hacer del mundo un lugar mejor. “Y eso fue lo que impulsó su vida”, añadió Kaelber.

David Buckel nació en el norte del estado de Nueva York y estudió en la Universidad de Rochester antes de graduarse en la Facultad de Derecho de Cornell. Conoció a Kaelber cuando estaba en la universidad y más tarde la pareja tuvo una hija a la que criaron con una pareja de lesbianas.

“Cuando [David] acababa de salir de la universidad, trabajó como ayudante de salud a domicilio para personas que tenían terribles problemas de salud. También trabajó en un centro de reinserción social, ayudando a personas con discapacidades mentales a reincorporarse a la sociedad”, recuerda Kaelber.

Decidió estudiar derecho después de trabajar como voluntario en una clínica de ayuda legal, y aunque se centró en cuestiones LGBT, “podría haber sido fácilmente un abogado medioambientalista”.

“Cuando dejó Lambda Legal, sintió que el gran reto al que se enfrentaba nuestra sociedad era el medioambiental y lo que estaba ocurriendo en torno al cambio climático”, relató Kaelber.

“A menudo me decía: ‘Sentiré que mi vida ha importado si cuando deje este mundo, estará en un lugar mejor, o habré hecho algo que haya sido netamente positivo, en lugar de haber vivido la vida y solo haber tomado’”.

En 2014, Buckel empezó a trabajar en la Red Hook Community Farm de Brooklyn, transformando el proyecto en uno de los mayores centros de compostaje de EE.UU. que funciona totalmente con energía limpia.

Kaelber recordó la capacidad innata de su difunto marido para establecer intrincadas conexiones entre la destrucción del medio ambiente y los problemas que asolan a las comunidades: la desigualdad de ingresos y la discriminación que convierte a unos grupos en otros.

“Por eso creía realmente que solo en la comunidad, trabajando a ese nivel en el que la gente se conoce, la gente empieza a decir: ‘quizá lo que algunos dicen para dividirnos no es real’”.

En la granja comunitaria, Buckel se centró en la formación de los jóvenes de las viviendas públicas, comentó Kaelber. “El chico que se hizo cargo de Red Hook Farms y que por derecho propio se ha convertido en un importante líder en temas de compostaje y medio ambiente, David lo vio y vio su gran talento”.

Ese aprendiz, Domingo Morales, ha hablado del impacto que tuvo Buckel en él. “Tocó a mucha gente”, declaró a The New York Times en 2018. “No veníamos de privilegios, veníamos de los proyectos. Él fue una luz en muchas de nuestras vidas”.

Kaelber añadió: “Tenemos una hija y parte de su legado es ayudarla a ver la importancia de vivir tu vida [siendo] consciente de preocuparte por tu comunidad y de devolver. A nivel personal, por supuesto, es su impacto en mí, pero creo que tuvo un profundo impacto en los derechos LGBT”.

En última instancia, no quería que el suicidio de su difunto compañero fuera su legado, expresó. “Creo que eso envía el mensaje equivocado. Pero en la medida en que su muerte pueda ayudar a despertar a la gente, espero que la gente entienda que tocó tantas vidas. Ahora se ha ido y no puede seguir haciéndolo”.

Kaelber instó a la gente a no ceder a los sentimientos de desesperación en torno a la crisis climática.

“Crean en su propio poder, no se rindan a la sensación de que no tienen ningún impacto”, subrayó. “El impacto viene de la unión con tu comunidad, tu familia, de salir a la calle [y] pedir a la gente que piense realmente en lo que está pasando”.

“Si todos nos rendimos a la desesperación, esa es la elección que hacemos. Todos ustedes eligen. Elegir vivir, y hacerlo de una manera que realmente refleje lo que hay en tu corazón. Pienso que, si la gente hace eso, querremos cuidar el medio ambiente. No querremos tener toda la locura que hay. Sé que suena completamente utópico, pero no sé cuál es la alternativa”.

Si tienes sentimientos de angustia y aislamiento, o estás luchando por salir adelante, los Samaritanos te ofrecen apoyo; puedes hablar con alguien gratuitamente por teléfono, de forma confidencial, en el 116 123 (Reino Unido e Irlanda), enviar un correo electrónico a jo@samaritans.org, o visitar el sitio web de los Samaritanos para encontrar los detalles de su sucursal más cercana.

Si te encuentras en los Estados Unidos y tú o alguien que conoces necesita ayuda en materia de salud mental en este momento, llama a la Línea de Ayuda Nacional para la Prevención del Suicidio al 1-800-273-TALK (8255). La línea de ayuda es una línea de crisis gratuita y confidencial que está disponible para todo el mundo las 24 horas del día, los siete días de la semana.

Si te encuentras en otro país, puedes ir a www.befrienders.org para encontrar la línea de ayuda más cercana.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.