Anuncios

Una marea violeta de mujeres marcha en Ecuador contra violencia y desigualdad

Quito, 8 mar (EFE).- Bajo una pertinaz lluvia, una marea violeta compuesta de centenares de mujeres marcharon este miércoles por las calles del centro de Quito para protestar contra la discriminación y la violencia machista, tras el peor año de feminicidios desde que se tienen registros en Ecuador.

El agua que caía sobre la capital ecuatoriana no frenó la movilización por el Día Internacional de la Mujer, convocada por colectivos y organizaciones feministas, a las que también se unieron mujeres del movimiento indígena y de sindicatos.

La convocatoria se hizo "por todas las que no están por feminicidios y transfeminicidios, por las que han sido criminalizadas por aborto o forzadas a la maternidad, y por todas las defensoras de derechos humanos que han sido víctimas de violencias machistas, estatales y extractivistas".

También "contra la precarización de la vida, por la falta de acceso a educación, salud y cuidados dignos".

La marcha partió desde la Universidad Central del Ecuador, pasó por la sede del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) para reclamar condiciones laborales igualitarias para las mujeres y llegó hasta la Asamblea Nacional (Parlamento), para luego culminar en el parque El Arbolito.

RESPUESTA ANTE VIOLENCIA

Entre las consignas que se escuchaban en medio de un ambiente festivo estaba "hay que abortar, hay que abortar este sistema patriarcal" y "ni una menos, vivas nos queremos".

Mientras, en las pancartas se leían mensajes como "Ecuador, el país de las víctimas olvidadas", "Quiero vivir sin miedo", "8M, juntas y fuertes" y "mujer combatiente, insumisión permanente", entre otros lemas.

En la movilización se hallaban numerosas madres de víctimas de feminicidios en Ecuador, después de que 2022 terminase con 332 casos, según los datos de la Fundación ALDEA, lo que supuso el año con más muertes violentas de mujeres desde que en 2014 se tipificó ese delito.

"Este día no celebramos, conmemoramos la lucha de las mujeres, y salimos a las calles para que nuestros derechos no sean violentados. Todos los días muere una mujer y el Estado no da una respuesta efectiva. Por eso estamos aquí", dijo a EFE Gloria Minango, una de las manifestantes.

"Nosotras exigimos al Estado que se haga realidad la ley para la erradicación de la violencia contra las mujeres y que haya presupuesto ejecutar esta política pública", añadió.

SIN RESGUARDO POLICIAL

Acompañadas de algunos hombres, mujeres de todas las edades e incluso familias enteras compusieron la inmensa mayoría de una marcha que no contó con resguardo policial, tal y como había adelantado en la víspera el ministro del Interior, Juan Zapata, en vistas al tono pacífico que se había anunciado para esta jornada.

En el recuerdo de las manifestantes aún estaba muy presente la actuación policial del año pasado, donde se dieron enfrentamientos en el centro de Quito en las que varias participantes resultaron golpeadas por agentes, lo que fue denunciado por varias organizaciones defensoras de derechos humanos como Human Rights Watch (HRW).

También estaba todavía reciente en la memoria el feminicidio de la abogada María Belén Bernal, asesinada presuntamente dentro de la Escuela Superior de Policía a manos de su marido, un instructor de cadetes de Policía que trabajaba en ese recinto policial.

El caso conmocionó al país y concentró las protestas de los colectivos contra la Policía Nacional, e incluso la madre de la víctima, Elizabeth Otavalo, llegó a calificar el hecho como un crimen de Estado por haber sucedido en un lugar donde supuestamente la fuerza estatal debía proteger a su hija.

Asimismo, el hecho de que una jueza dejase en libertad la pasada semana a dos hombres condenados por femicidio también impulsó a las ecuatorianas a salir a marchar este 8 marzo.

Mientras, en otras partes de Ecuador también hubo movilizaciones similares como fue el caso de Guayaquil o Cuenca.

En la marcha de Guayaquil, cientos de mujeres recorrieron con los colores violeta y verde el centro de la portuaria ciudad, por la Avenida 9 de Octubre hasta llegar al malecón, en la ribera del río Guayas.

(c) Agencia EFE