Marco Rubio: Puentes de Amor ‘difunde propaganda comunista de Cuba’. El FBI debe investigar a este grupo | Opinión

·4  min de lectura

Imagínese si un grupo de personas se reuniera regularmente con el líder de China Xi Jinping, recibieran elogios generalizados por parte de los medios estatales chinos y también defendieran las acciones criminales de Pekín aquí en EE.UU.

¿Aceptaría ese grupo como una organización sin ánimo de lucro registrada en nuestro país? No, inmediatamente lo reconocería como una fachada para una campaña de influencia por parte de un gobierno extranjero. Y esperaría que nuestro propio gobierno hiciera algo al respecto.

Bueno, ahora mismo tenemos a un grupo que está claramente vinculado con el régimen comunista de Cuba y activamente haciendo el trabajo sucio de la dictadura dentro de nuestras propias fronteras. Pero en vez de tomar medidas enérgicas contra ese grupo, miembros de la Administración Biden le otorgan una legitimidad indebida a dicho grupo.

Organización radical

“Puentes de Amor” es una organización de izquierda radical registrada en EE.UU. como una organización sin ánimo de lucro. A pesar de su nombre sentimental, la organización no tiene nada que ver con el amor.

Más bien, Puentes de Amor existe para promover los objetivos de la dictadura represiva de Cuba, en todo el mundo y aquí en EE.UU. Tal y como sus grupos aliados Code Pink y el People’s Forum, Puentes de Amor aboga por la eliminación de las sanciones contra el régimen cubano.

También busca la exclusión de Cuba de la lista de patrocinadores estatales del terrorismo. Mientras el presidente Obama le otorgó esa concesión de apaciguamiento a Raúl Castro, el presidente Trump revirtió esa medida con toda la razón. Excluir a Cuba nuevamente de la lista solo ayudaría a los vándalos de La Habana y no haría nada por el pueblo cubano.

Además, Puentes de Amor difunde activamente propaganda comunista en nombre del régimen cubano. Recientemente, el 31 de julio, los miembros del grupo organizaron una manifestación pública de la revolución cubana en el condado de Miami-Dade para demostrar su lealtad al asesino Fidel Castro y sus sucesores.

Es obvio que el líder de Puentes de Amor, Carlos Lazo, tiene estrechos vínculos con La Habana. El dictador cubano Miguel Díaz-Canel a menudo comparte fotos con Lazo en las redes sociales y utiliza a Lazo para reforzar la mentira que los cubanoamericanos favorecen a ese régimen criminal. De hecho, Lazo está en Cuba en estos momentos.

Sin duda descansando con los lujos y los camaradas del dictador cubano. Vándalos como Díaz-Canel usan la apariencia de apoyo americano para fortalecer su control opresivo sobre sus ciudadanos y legitimar su poder en el exterior. Los americanos nunca deberían contribuir a esos esfuerzos y, ciertamente, no deberían recibir exenciones fiscales por ello. Sin embargo, lo que Puentes de Amor está haciendo no solo está mal, es ilegal.

La ley federal prohíbe que cualquier persona en EE.UU. actúe bajo la dirección de otro gobierno a menos que primero se registre como un agente extranjero. Pero Puentes de Amor está cumpliendo con las órdenes de La Habana mientras afirma ser una organización sin ánimo de lucro común y corriente. Esto amerita una investigación federal.

Hasta ahora, el gobierno federal no ha intervenido. Por el contrario, una integrante del Departamento de Estado de Biden se reunió con Puentes de Amor y posó para una foto con Lazo. Esa foto llegó a los medios estatales cubanos y ahora está siendo utilizada para apoyar la opresión de Díaz-Canel contra el pueblo cubano.

FBI debe investigar

Esto es vergonzoso e inaceptable. Es por eso que escribí un carta al director de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), Chris Wray, instándolo a investigar a Puentes de Amor por su violación de las leyes de EE.UU.

Por supuesto que Lazo niega tener conexiones con el régimen cubano. Afirma que su grupo es una “organización humanitaria” sin “agenda política”. Los apologistas del régimen, al igual que los integrantes del gobierno actual que eran parte de la Administración Obama se resistirán a los esfuerzos de tomar medidas enérgicas sobre las campañas de influencia cubana. Esos individuos están más interesados en complacer a la extrema izquierda latinoamericana que en promover los intereses de EE.UU. o los del pueblo cubano.

Pero no importa lo que digan, y no importa las ridículas afirmaciones que haga Lazo desde su escondite en La Habana, es obvio que Puentes de Amor está tratando de sembrar disensión y confusión en suelo americano para fortalecer a una dictadura comunista.

Eso convierte a Puentes de Amor en una organización de agentes extranjeros, y significa que nuestro gobierno tiene el deber de hacer algo al respecto.

Marco Rubio es el Senador Republicano de Florida.

Rubio
Rubio
Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.