Magnicidio en Haití: qué se sabe del asesinato de Jovenel Moïse

·8  min de lectura
Una de las imágenes que trascendieron del momento previo al ataque
Una de las imágenes que trascendieron del momento previo al ataque

PUERTO PRÍNCIPE.- La crisis en Haití encontró un punto máximo este miércoles, con el asesinato a tiros del presidente, Jovenel Moïse, de 53 años, en su residencia privada en medio de una creciente ola de violencia política en la empobrecida nación caribeña.

Cómo fue el ataque

El primer ministro interino de Haití, Claude Joseph, confirmó esta mañana que un grupo de “personas no identificadas” atacó la residencia privada de Moïse en el barrio de Pelerin, de la capital haitiana, alrededor de la 1 e hirió de muerte al mandatario.

La primera dama de Haití, Martine Moïse, también recibió un disparo y está hospitalizada, en grave estado, según el embajador de Haití en República Dominicana. Un enviado haitiano en Estados Unidos confirmó que será trasladada a Miami para recibir atención médica de urgencia.

Alarma en la mayor ciudad de la región por los “indicios de transmisión comunitaria” de la variante delta

“El presidente fue asesinado en su casa por extranjeros que hablaban inglés y español”, dijo el primer ministro.

El embajador de Haití en Estados Unidos, Bocchit Edmond, dijo a periodistas que “fue un ataque bien planificado” y que los atacantes, que según opinó ya deben haber escapado del país, “eran profesionales”.

“Tenemos un video y creemos que eran mercenarios”, dijo.

Los responsables del crimen se presentaron en la residencia del mandatario haitiano como agentes de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), pero su comportamiento no era acorde con el de miembros de la agencia especial, añadió Edmond.

Alarma en la mayor ciudad de la región por los “indicios de transmisión comunitaria” de la variante delta

Sobre el estado de salud de la primera dama, Edmond señaló que “se han hecho los arreglos necesarios desde esta mañana para trasladarla a un hospital en Miami”.

“No sabemos si se fueron”, mencionó el embajador. “Si no están en el país en este momento, solo hay una forma de salir y es a través de las fronteras porque no hay aviones”.

Las autoridades de aviación civil habrían detectado un avión privado, pero según Edmond, el movimiento a través de la frontera podría haber pasado desapercibido.

Según el diario local Gazette, las primeras versiones indican que el comando que lo mató estaba “fuertemente armado” y “le disparó con frialdad”.

Videos de personas que viven cerca de la zona del crimen sugieren que los atacantes decían ser agentes de la DEA. “Operativo de la DEA. Todos se retiran. Operativo DEA. Todos retrocedan, retírense”, se escucha en los videos de una voz con acento estadounidense.

“Estos eran mercenarios”, dijo un alto funcionario del gobierno haitiano, quien desmintió que se tratara de funcionarios estadounidenses, según el diario Miami Herald.

El asesinato del presidente de Haití: cuáles son los antecedentes de magnicidios

Moïse mantenía un buen vínculo con la Casa Blanca, tanto con el gobierno anterior de Donald Trump, como con el actual, de Joe Bien.

Joseph condenó el “detestable, inhumano y bárbaro acto” y afirmó que la Policía Nacional de Haití y otras autoridades tenían bajo control la situación en el país caribeño. En ese sentido, advirtió que se podían escuchar disparos en toda la capital después del ataque.

Qué pasó después

Horas después del magnicidio, Joseph anunció la declaración del estado de sitio, tras un Consejo de Ministros extraordinario para actualizar las medidas en un momento que él mismo ha reconocido como “difícil” y en el que confía en poder garantizar la “continuidad” del Estado.

El estado de sitio, que la legislación haitiana plantea en principio para un periodo inicial de 15 días, sitúa a las Fuerzas Armadas como máximas garantes de la seguridad e implica la instauración de tribunales militares.

En este sentido, Joseph instó a todas las partes a unirse a esta misma “batalla” para que “gane” la democracia, en un aparente intento por evitar el vacío de poder que podría generarse tras la ausencia de un jefe de Estado y la falta de renovación del Parlamento.

Además, el aeropuerto internacional de Puerto Príncipe fue cerrado esta mañana después del asesinato y los vuelos fueron cancelados o desviados a estaciones aéreas en terceros países. Por su parte, la República Dominicana ordenó el “cierre inmediato” de frontera con Haití.

La embajada de Estados Unidos dijo en un comunicado que estaría cerrada el miércoles debido a la “actual situación de seguridad”. Más tarde, la Casa Blanca calificó de “horrible” el asesinato del presidente de Haití

¿El sucesor?

El artículo 149 de la Constitución estipula que en caso de ausencia del presidente “por dimisión, destitución o en caso de incapacidad física o mental permanente”, corresponde al Consejo de Ministros, “bajo la presidencia del primer ministro”, ejercer el poder ejecutivo hasta la elección de un nuevo jefe de Estado.

La Carta Magna, que Moïse quería reformar, estipula un plazo de entre 60 y 120 días para avanzar en esta renovación, si bien establece una excepción, en el caso de que el presidente estuviese en su último año -como es este caso- la Asamblea Nacional podría reunirse para elegir a un mandatario de forma “provisional”.

“No existe una respuesta constitucional a esta situación”, dijo Bernard Gousse, exministro de justicia y experto legal de Haiti, citado por el diario Miami Herald, sobre el eventual sucesor de Moïse.

Algunos vacunados están muriendo de Covid: por qué a los científicos no les sorprende

Es que Joseph no ha sido ratificado por el parlamento del país y además esta semana iba a dejar su cargo esta semana luego de tres meses en el cargo. El nuevo primer ministro, que había sido designado por Moïse, Ariel Henry, todavía no asumió. En los últimos cuatro años, el gobierno tuvo siete primeros ministros.

Apenas el lunes pasado, el mandatario había anunciado el nombramiento de Henry, de 71 años, quien ha participado en la respuesta al coronavirus de Haití y anteriormente ocupó cargos en el gobierno en 2015 y 2016 como ministro del Interior y luego de Asuntos Sociales y Trabajo. También fue miembro del gabinete del ministro de Sanidad entre junio de 2006 y septiembre de 2008; y luego jefe de gabinete, cargo que ocupó hasta octubre de 2011. Moïse le había encargado a Henry “la formación de un gobierno de base amplia” para “resolver el flagrante problema de la inseguridad” y trabajar para “la celebración de elecciones generales y el referéndum”. A pesar de ser próximo a la oposición, el nombramiento de Henry no fue bien recibido entre sus filas, que continuaron exigiendo la dimisión del presidente.

Por otro lado, en el país hay solo diez funcionarios electos en el país, todos senadores. Y ni siquiera hay un presidente de la Corte Suprema: René Sylvestre, su presidente, murió la semana pasada por coronavirus.

La crisis política

Moïse, de 53 años, llevaba más de dos años gobernando Haití por decreto después de que las elecciones legislativas previstas para 2018 se retrasaran y nunca se concretaran, lo que llevó a disolver el Parlamento.

Asesinaron a tiros al presidente de Haití, Jovenel Moïse, el mandatario murió tras un ataque de un grupo de personas que ingresó a su residencia por la madrugada
Dieu Nalio Chery


Jovenel Moïse, presidente de Haití, murió tras un ataque de un grupo de personas que ingresó a su residencia por la madrugada (Dieu Nalio Chery/)

En los últimos meses, los líderes de la oposición le exigieron al mandatario que renunciara al puesto y afirmaron que su mandato legal había terminado en febrero de 2021. Moïse y sus partidarios contestaban que su mandato había comenzado cuando asumió el cargo, a principios de 2017, tras unas caóticas elecciones que obligaron a nombrar un presidente provisional que ejerció el cargo durante un año. Desde entonces, su gobierno enfrentó continuas protestas.

En febrero pasado, de hecho, Moïse -un empresario bananero- había afirmado que querían matarlo. “El objetivo de estas personas era atentar contra mi vida”, dijo, sobre el arresto de una veintena de personas. En ese momento, su gobierno afirmó que habían frustrado un intento de golpe de Estado.

Además de las elecciones presidenciales, legislativas y locales convocadas para fin de año, Haití tiene previsto celebrar un referéndum constitucional en septiembre, después de haber sido aplazado dos veces debido a la pandemia de coronavirus.

La reforma constitucional, apoyada por Moise y destinada a reforzar el poder ejecutivo, ha sido rechazada mayoritariamente por la oposición y muchas organizaciones de la sociedad civil.

La Carta Magna actual fue redactada en 1987, tras la caída de la dictadura de Duvalier, y declara que “toda consulta popular destinada a modificar la Constitución por referéndum está formalmente prohibida”. Los críticos también han afirmado que es imposible organizar una consulta debido a la inseguridad que sufre el país.

Por su parte, Estados Unidos exhortó el miércoles a Haití a seguir adelante con las elecciones presidenciales y legislativas previstas para el 26 de septiembre, con una segunda vuelta el 21 de noviembre, pese al asesinato del presidente Jovenel Moise. ”Estados Unidos aún considera que las elecciones de este año deben mantenerse”, dijo el vocero del Departamento de Estado, Ned Price, indicando que una votación justa “facilitaría una transferencia pacífica del poder a un presidente recién electo”.

Violencia y pobreza

El asesinato se produjo en medio de una creciente crisis política y económica y de un aumento de la violencia de pandillas en Haití, el país más pobre del continente americano. En los últimos meses han aumentado los secuestros para pedir rescate producto de esta situación.

Violencia y pobreza en Haití
ERIKA SANTELICES


Violencia y pobreza en Haití (ERIKA SANTELICES/)

El descontento y la inestabilidad han ido en aumento en el país, de más de 11 millones de personas, durante el mandato de Moïse. Sus problemas económicos, políticos y sociales se han agravado y la violencia de pandilleros se ha disparado en la capital, Puerto Príncipe. También ha subido la inflación, y tanto alimentos como combustibles escasean cada vez más. La economía del país se había contraído incluso antes de la pandemia y se redujo aún más, un 3,8%, en 2020, con aproximadamente el 60% de la población viviendo ahora en la pobreza, según el Banco Mundial.

Además, Haití aún no ha logrado recuperarse del devastador terremoto de 2010 y del huracán Matthew, que golpeó el país en 2016.

Haití es, además, es el único país del hemisferio que no ha vacunado ni a uno solo de sus habitantes contra el Covid-19 mientras el gobierno tuvo que declarar la emergencia sanitaria por el avance de la pandemia.

Agencias AP, Reuters, DPA y AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.