Madre de víctima que tomó la CNDH lleva su caso a la Corte

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 27 (EL UNIVERSAL).- La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) aceptó revisar el caso de Lía, una menor de edad que habría sido abusada sexualmente a sus cuatro años por trabajadores del colegio Luis Gonzalo Urbina en San Luis Potosí.

Ana Katiria Suárez, abogada especializada en violencia de género, informó que la Primera Sala presidida por el ministro Juan Luis González Alcántara Carrancá admitió analizar el asunto, pues hace un año y medio un juez dictó una sentencia absolutoria a una de las presuntas implicadas en las agresiones contra Lía.

La abogada destacó la decisión de la SCJN, ya que de la resolución de este caso se podrían fijar criterios relacionados con el interior superior de la niñez y crímenes sexuales cometidos contra menores de edad.

"No podemos seguir permitiendo que la impunidad, sea cual sea el interés que esté detrás de esto, esté por encima de la voz y la dignidad de una niña (porque) es el futuro de nuestro país", dijo Katiria Suárez en videoconferencia de prensa.

Lía es hija de Marcela Alemán, una mujer que a principios de septiembre ingresó a las oficinas centrales de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en la Ciudad de México y se amarró a una silla para exigir justicia.

De las acciones realizadas por Marcela Alemán derivó la toma de las instalaciones de la CNDH por grupos feministas y familiares de víctimas. Hasta ahora las manifestantes continúan al interior del inmueble y han advertido que no lo devolverán.

La abogada Katiria Suárez indicó que al menos hay tres personas identificadas como los agresores de Lía, a quienes se les acusa de los delitos de violación, pornografía, trata de personas, entre otros ilícitos.

Sobre el delito de trata, la defensora legal explicó que esta hipótesis se deriva de las declaraciones de la niña, pues ha aseverado que cuando era agredida sexualmente no se encontraba sola.

Ante los medios de comunicación, Marcela Alemán, mamá de la víctima, reconoció la decisión de la SCJN y lamentó que las autoridades de San Luis Potosí no hayan resuelto el caso, ni que hayan cerrado el colegio donde supuestamente ocurrieron los hechos.

"Nosotros creíamos en la justicia y veíamos en nuestra propia cara cómo se violentaban los derechos humanos de una niña al acudir a un juicio con tres jueces hombres, y que aún así no le creyeran y dejaran en libertad a una de las violadoras de mi niña", dijo Alemán.