Madre y su hijo con autismo tardan 3 semanas en regresar a casa tras negativa de compañía de volarlos

·4  min de lectura

Un joven de 15 años con autismo y su madre estuvieron atrapados en el Caribe durante tres semanas después de que un episodio sensorial hiciera que se pidiera a la familia que abandonara el vuelo que debía llevarlos a casa.

Jamie Greene salió de su casa de Nueva Jersey rumbo a Aruba junto a su hijo Elijah Kapatos, de 15 años, y su pareja Carlos Pacheco y sus hijos menores Brandon, de 7 años, y Brice, de 12.

Elijah se sintió incómodo cuando la familia llegó al aeropuerto de Oranjestad para volar de vuelta a Newark en United Airlines el 17 de mayo.

Se detuvo en una puerta y empezó a gritar “baño”, dijo Pacheco, añadiendo que era su forma de comunicar que algo no estaba bien.

“Habíamos ido de vacaciones en coche muchas veces y Elijah nunca había tenido ningún problema”, explicó Pacheco a NJ Advance Media el lunes. “El año pasado volamos a Disney, y disfrutó del viaje en avión e incluso de las montañas rusas de allí. Nada parecía sobresaltarle, así que pensamos que era seguro ir a Aruba”.

“Le di un suave empujón y llegamos a nuestros asientos, entonces perdió el control. Se negó a sentarse y Jamie y yo tuvimos que sujetarlo. Algo le hizo sentirse agobiado y empezó a golpearnos [a Greene] y a mí y siguió gritando”, relató Pacheco.

Un miembro de la tripulación dijo que el capitán había pedido que volvieran a la puerta. Los padres le dieron a Elías medicamentos recetados por los médicos de su país, pero su comportamiento no cambió.

Elijah, de 15 años, visto en el barco de Carnival Cruises que viajaba de Aruba a Miami (Jamie Greene / Facebook)
Elijah, de 15 años, visto en el barco de Carnival Cruises que viajaba de Aruba a Miami (Jamie Greene / Facebook)

Sabiendo que volar en avión comercial ya no era una opción, la pareja se puso en contacto con una empresa de evacuación médica, pero la rechazaron. Recibieron la misma respuesta de una compañía de cruceros.

“Incluso el consulado de EE.UU. en Aruba se quedó sin ideas, y tuve que llevar a nuestros otros dos hijos al colegio en Toms River, así que Brandon, Brice y yo volamos de vuelta”, señaló Pacheco al medio.

La familia se reunió finalmente el lunes.

“No puedo creer que finalmente estemos en casa”, expresó Greene. “En un momento dado, pensé que estaríamos atrapados en Aruba para siempre”.

Julian Maha estaba en Facebook el 22 de mayo en su casa de Birmingham, Alabama, cuando vio el post de Greene pidiendo ayuda. Maha pidió ayuda a su amiga Vicky Rey, vicepresidenta de atención al cliente y comunicaciones de Carnival Cruise line.

Rey consiguió que uno de sus barcos cambiara de rumbo hacia Aruba para recoger a Elijah y a Greene y llevarlos a Miami. Maha también pidió a los voluntarios de la organización sin ánimo de lucro KultureCity, fundada para promover la aceptación de las personas con discapacidades invisibles, que condujeran desde Atlanta a Miami y luego todo el camino de vuelta a Nueva Jersey.

“Dada la estrecha colaboración de Carnival con KultureCity, nuestro equipo conoce a fondo las necesidades de las personas con discapacidades sensoriales e invisibles”, declaró Rey a NJ Advance Media. “Cuando la organización se puso en contacto con nosotros sobre la situación de Elijah y nos dimos cuenta de que podíamos traerlo de vuelta a EE.UU. en uno de nuestros barcos, no dudamos en ofrecer ayuda”.

Maha subrayó: “Supe en el momento en que leí ese post que tenía que ayudar. Estoy agradecido de que [Greene] y Elijah estén a salvo en casa. Su historia me ha llegado a muchos niveles, ya que mi hijo autista Abram tiene la misma edad que Elijah. Mi mujer, Michele, y yo nos identificamos con su sensación de desesperación”.

La estrella de Jersey Shore, Jenni Farley, forma parte de la junta directiva de KultureCity.

“Los problemas que [Greene] y Elijah soportaron fueron realmente desgarradores”, indicó en un comunicado. “Hace unos años, mi hijo Greyson se sobreestimuló en un aeropuerto y tuvo una experiencia de sobrecarga sensorial. Cuando me enteré de lo sucedido con [Greene] y su hijo, me puse en contacto con ella mientras estaba atrapada en Aruba. La situación es, por desgracia, demasiado común”.

Farley “me apoyó mucho y me dijo que estaba haciendo un gran trabajo en una situación muy dura”, comentó Greene a NJ Advance Media. “Necesitaba escuchar eso en ese momento. Significó mucho”.

“Las políticas tienen que cambiar. Entiendo que las aerolíneas deben seguir los protocolos de seguridad, pero algo así no debería haber ocurrido nunca”, se lamentó Greene, añadiendo que deseaba que la aerolínea hubiera presentado una alternativa en lugar de dejarlos atrás.

“Las aerolíneas deberían tratar las discapacidades invisibles del mismo modo que tratan las visibles. Las discapacidades invisibles incluyen el autismo, el TEPT [trastorno de estrés postraumático], las lesiones cerebrales traumáticas, la ansiedad, el TDAH [trastorno por déficit de atención e hiperactividad], los accidentes cerebrovasculares y otros problemas de salud mental”, dijo.

La política de discapacidad de United Airlines no menciona específicamente a los pasajeros con autismo.

En una declaración a The Independent, United Airlines señaló que “la seguridad es nuestra prioridad número uno y en este caso, ya que volamos diariamente desde Aruba, trabajamos para encontrar y ofrecer vuelos alternativos de United esa misma semana a los clientes que se vieron afectados”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.