Anuncios

Macron recibe críticas por ceremonia de encendido de velas de Janucá en el Elíseo

El presidente francés, Emmanuel Macron, visita la restauración de la catedral de Notre Dame en París, Francia.

Por Dominique Vidalon

PARÍS, 8 dic (Reuters) - El presidente francés, Emmanuel Macron, fue criticado por sus opositores por lo que consideran una violación del principio de laicismo tras asistir el jueves a una ceremonia en el palacio del Elíseo con motivo del inicio de Janucá, una festividad religiosa judía.

El mandatario recibió en el palacio el premio Lord Jakobovits, concedido a los jefes de Estado europeos que luchan contra el antisemitismo. Pero un breve video publicado más tarde en las redes sociales, en el que también se ve al rabino jefe de Francia, Haïm Korsia, encendiendo la primera vela en el Elíseo mientras Macron observa, avivó la polémica.

Las leyes francesas sobre la laicidad del Estado, aprobadas en 1905, otorgan a todos los franceses la libertad de practicar el culto que deseen, pero especifican que la religión no debe desempeñar ningún papel en la gestión del Estado.

Manuel Bompard, diputado del partido de extrema izquierda Los Insumisos, escribió en la red social X: "El sábado celebramos el aniversario de la ley de 1905 sobre la separación de las Iglesias y el Estado. Macron la pisotea al organizar una ceremonia religiosa en el Elíseo. Una falta política imperdonable".

Incluso Yonathan Arfi, presidente del Consejo Judío en Francia, calificó la ceremonia de "error". Según dijo en Sud Radio, "no corresponde al Elíseo encender una vela de Janucá, porque el ADN republicano es mantenerse alejado de todo lo religioso. No es tradicionalmente el papel de los poderes públicos".

Macron declaró el viernes a la prensa durante una visita a la catedral de Notre-Dame de París que no se arrepiente de su gesto, y añadió que es "respetuoso con el laicismo", pero que "el laicismo no consiste en acabar con las religiones".

La primera ministra, Elisabeth Borne, también defendió el gesto de Macron, diciendo que pretendía "mostrar apoyo" a la comunidad judía en un momento de creciente antisemitismo en Francia.

La decisión de Macron de no asistir a una marcha el 12 de noviembre para condenar el aumento de actos antisemitas en Francia desde el ataque de Hamás a Israel el 7 de octubre y el consiguiente conflicto en Gaza, había suscitado dudas en su momento.

(Reporte de Dominique Vidalon y Elizabeth Pineau; editado en español por Ricardo Figueroa)