Macron condiciona los visados a los países que acepten a sus ciudadanos expulsados

·1  min de lectura

París, 15 sep (EFE).- El presidente de Francia, Emmanuel Macron, advirtió hoy de que la política de visados francesa dependerá de que ciertos países acepten el regreso de sus ciudadanos que hayan sido expulsados por las autoridades galas.

En un discurso ante las máximas autoridades policiales, Macron apeló al "espíritu de cooperación" de algunos países para que faciliten el regreso de sus ciudadanos que han sido expulsados por Francia, sobre todo por motivos de "orden público".

Aunque el presidente no los citó en ningún momento, Marruecos, Argelia y Túnez figuran entre tres de los países con los que Francia ha encontrado dificultades para ejecutar esas devoluciones.

"Un mensaje claro: Estamos comenzando a reforzar mucho nuestras políticas para condicionar" el otorgamiento de visas de ciudadanos que procedan de países que no cumplan su parte para acoger los extranjeros "en situación irregular", incidió el presidente francés.

En ese sentido, Macron anunció que se presentará un proyecto de ley sobre la Inmigración a comienzos de 2023, que abarcará el asilo, cuya actual política considera "absurda, ineficaz e inhumana".

El presidente abogó así por "acelerar los procedimientos" burocráticos de las demandas de asilo y pidió un mejor reparto de los extranjeros en el territorio nacional, pues la mayoría se concentran en las grandes ciudades.

Dijo que muchos de ellos podrían ir a "espacios rurales que están perdiendo población".

(c) Agencia EFE