Mónica Garza se defiende tras su dicho sobre "la joven de Amajac"

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 14 (EL UNIVERSAL).- La conductora Mónica Garza fue calificada de racista luego de criticar la estatua de "la joven de Amajac", pieza que reemplazará a la de Cristóbal Colón, sobre Paseo de la Reforma. El pasado martes, la periodista pidió, de manera irónica, una disculpa a los turistas por el reemplazo, dando a entender que "la joven de Amajac" no es de su agrado.

"'La Joven de Amajac' es la estatua que reemplazará a la de Cristóbal Colón en el espacio que ocupaba en Paseo de la Reforma. (De antemano una disculpa a las visitas)", escribió.

No obstante, dicho mensaje la hizo acreedora de descalificaciones tales como "racista" y "clasista", mismas que, lamentó, escalaron hasta su hija y su padre.

Este jueves, a dos días de su publicación, Mónica Garza se volvió a manifestar sobre la obra, esta vez como respuesta a los ataques y descalificaciones que recibió. En primera instancia explicó que su mensaje fue escrito con ironía y se refería únicamente a la estética de la estatua y no con un sentido con una postura racista o clasista, como se le acusó.

Expuso que, pese al carácter de "invaluable" que se le da al arte prehispánico, éste no tiene que ser del agrado de todos, por lo que manifestó su opinión al respecto.

Como respuesta a los señalamientos de que su declaración fue racista y clasista, recordó que como conductora ha trabajado en pro de los derechos humanos y ha dado voz a "aquellos que difícilmente encuentran espacios donde amplificar sus mensajes o denuncias". Finalmente advirtió que seguirá expresando su opinión en las redes sociales, pero llamó a no proliferar insultos ni agresiones.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.