Mónica Fein: “Con Alberto Fernández se profundizó la grieta”

Matías Moreno
·6  min de lectura
Mónica Fein
Mónica Fein

La exintendenta de Rosario Mónica Fein quiere convertirse en la primera mujer en liderar el Partido Socialista. Con el apoyo de Miguel Lifschitz y Antonio Bonfatti, exgobernadores de Santa Fe y socios de Roberto Lavagna en Consenso Federal, Fein enfrentará el próximo domingo al legislador porteño Roy Cortina y al exdiputado Eduardo Di Pollina en las internas por la conducción nacional del socialismo.

Tras recorrer doce provincias en una campaña atípica por la pandemia, la candidata del oficialismo partidario se muestra confiada de cara la contienda del domingo. Y se diferencia de Cortina, quien cerró una alianza con Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad en 2019, y Di Pollina, que llamó a votar por Alberto Fernández en las últimas presidenciales.

Con un discurso anti-grieta, Fein ratifica la apuesta por la construcción de una alternativa al kirchnerismo y a Juntos por el Cambio. “Es indispensable que haya una tercera vía”, remarca. Con la mira en las legislativas, Fein llama a ampliar la alianza del socialismo con Lavagna, pero con una condición: “Tenemos que buscar coincidencias programáticas ”.

-¿Por qué busca liderar el socialismo nacional? ¿Qué perfil debe tener el partido en el escenario electoral?

-Es un gran desafío para mí porque por primera vez el Partido Socialista lleva a una mujer como candidata a presidenta. Tenemos que construir un Partido Socialista a nivel nacional que sea fuerte, autónomo, con identidad propia, y que pueda convocar a construir una alternativa progresista en la Argentina. Debemos trabajar por la unidad y convocar a otras fuerzas, pero siempre con la idea de buscar coincidencias programáticas para hacer una mejor realidad, lejos de la polarización.

-¿Cuáles son sus diferencias con Cortina y Di Pollina, sus rivales en la interna del domingo?

-Más allá de las muchas coincidencias, nuestra diferencia es que creemos en un partido autónomo. Las posiciones de los otros dos grupos han sido con mayor afinidad con Juntos por el Cambio o con el Frente de Todos. Creemos en un PS con identidad propia, que arme coaliciones, pero con autonomía de esas grietas que hoy le hacen mal a la Argentina.

Elecciones 2021: los encuestadores ven una oportunidad para candidatos de una “tercera vía”

-¿Hay lugar para una “tercera vía” en un contexto de hiperpolarización?

-Creo que es indispensable que haya una tercera vía. Hay que buscar una alternativa de consensos y diálogo en puntos estratégicos, como la educación, la salud o el trabajo. Hay muchos argentinos y argentinas que están dispuestos a buscar una alternativa y el socialismo quiere ser un actor fundamental de este proceso. Y queremos sumar también a movimientos sociales, de la diversidad, el feminismo o ecologismo.

-¿El socialismo tiene más coincidencias con el Frente de Todos que con Juntos por el Cambio?

-No. El socialismo tiene un planteo que toma lo mejor de varios partidos históricos con los que siempre hemos dialogado. Fortalece una idea democrática y republicana, de división de poderes, que viene fundamentalmente del radicalismo, y coincide con el proceso y debate de justicia social, que siempre ha impulsado el peronismo. Una cosa es coincidir en históricos valores e ideales que han sido representados muchas veces por esos partidos, pero no tienen nada que ver con las expresiones que hoy se nuclean en el Frente de Todos o Juntos por el Cambio.

Lifschitz y Lavagna, una sociedad en la que surgen tensiones
Lifschitz y Lavagna, una sociedad en la que surgen tensiones


Lifschitz y Lavagna, aliados en las elecciones de 2019

-Hay actores de Juntos por el Cambio, como Larreta o Martín Lousteau, que pretenden convocar a sectores progresistas. ¿Dialogaría con ellos?

-Debemos dialogar con todos y con todas. Ahora construir una alternativa exige algunos acuerdos programáticos y el socialismo tiene valores y principios que quiere llevar a eso acuerdos. Sumarnos para ganar una elección y después tener diferencias como gobernar, no nos parece lo ideal. Así le está pasando al gobierno de Alberto Fernández. Tenemos que buscar coincidencias programáticas. Nuestra idea es construir una alternativa progresista. Más que nombres, creemos en propuestas y programas.

- ¿Qué opina de la alianza que selló Cortina con Larreta en la Ciudad?

-El PS hizo un congreso nacional donde se votó construir una alternativa a las dos mayorías que estaban pugnado a nivel nacional en ese momento. Somos críticos de esa alianza por ser una decisión unilateral, que no se condecía con lo que estábamos construyendo a nivel nacional.

-¿Es compatible el ideario del socialismo con el de Pro?

-En la democracia todas las expresiones son válidas. Tenemos profundas diferencias conceptuales con el Pro. Si bien coincidimos que queremos un mejor Estado, más eficiente, cercano y presente, tenemos una visión muy clara de cuál es el rol que entendemos debe tener el Estado. Obviamente, tenemos profundas diferencias con Pro. Ahora, eso no significa no poder dialogar, sino dificultad para construir una alternativa de gobierno.

El debate por las PASO: Juntos por el Cambio pedirá más garantías y postergó una definición hasta resolver sus diferencias internas

-¿Larreta y Macri son lo mismo, como plantea el kirchnerismo?

-Forman parte del mismo proyecto. Cada uno tiene su perfil y características. Lo que yo discuto son los proyectos.

-¿Esperaba que Alberto Fernández fuera más moderado?

-Sí. Como Mauricio Macri, nos generó expectativas y esperábamos una convocatoria al diálogo, más moderado, y un rumbo definido para la Argentina. Se profundizó la grieta y hay mucha dificultad para trazar un liderazgo y mostrar hacia dónde quiere que vaya la Argentina. Eso nos daña. Tenía expectativas, más allá de que no lo voté.

Mónica Fein
Mónica Fein


Mónica Fein

-¿Por qué el socialismo perdió en Santa Fe y tiene poca presencia en el Congreso nacional? ¿Hubo autocrítica?

-Por supuesto, entendimos las dificultades que teníamos. Ser una tercera fuerza, con la terrible polaridad que existe, es muy complejo. Sin embargo, el Frente Progresista en Santa Fe sigue muy vivo, es una opción política importante que puede recuperar la provincia. La derrota fue por apenas dos puntos.

A nivel nacional hemos tenido inconvenientes de construir esta tercera alternativa, pero hay que redoblar esfuerzos frente a esa complejidad.

El plan de Larreta para comprar vacunas: con quiénes negocia y las trabas que aparecen

-¿Cómo califica la gestión del gobernador Omar Perotti?

-Es una gestión muy deficiente, muy mala. Unió a todo el peronismo para ganar y tienen muchas dificultades para tomar decisiones. Se ve un gobierno sin gestión y sin liderazgo. No está opinando de biocombustibles, de la hidrovía, cosas que son fundamentales. Acata todo lo que dice el gobierno nacional y no defiende a Santa Fe.

-¿Van a ratificar la alianza con Lavagna a nivel nacional?

-Creemos que hay que construir una alianza que amplíe los acuerdos que tuvimos en la elección pasada. Hay muchos sectores que se pueden sumar a construir una alternativa diferente en la Argentina.

-¿El sector de Lavagna fue funcional al kirchnerismo?

-La verdad que siempre vamos a apostar por una fuerza política que intente gobernar el país y si no lo logra, que por lo menos tenga propuestas que ayuden. Todo lo que colabore a sacar al país de la crisis lo entendemos. El socialismo siempre va a querer tener autonomía de estas propuestas nacionales del Frente de Todos que van a llevar al país al mejor futuro.