Anuncios

El módulo de aterrizaje lunar Odiseo quedó inclinado sobre la superficie lunar, pero continúa con su misión

Esta imagen de un video distribuido por Space X via NASA TV muestra el módulo lunar de Intuitive Machines al separarse del cohete y dirigirse a la Luna
Esta imagen de un video distribuido por Space X via NASA TV muestra el módulo lunar de Intuitive Machines al separarse del cohete y dirigirse a la Luna

HOUSTON.- El módulo Odiseo está “vivo y bien”, pero apoyado de costado tras convertirse el jueves pasado en la primera nave espacial privada que llega a la superficie lunar, y la primera de Estados Unidos desde 1972, según informaron sus responsables.

Intuitive Machines, con sede en Houston, también reveló que un error humano provocó un fallo en los telémetros láser de la nave espacial. Señaló que los ingenieros detectaron el fallo por casualidad horas antes de la hora del aterrizaje y que improvisaron una solución de emergencia que salvó a la misión de un probable accidente.

Aunque la Odiseo llegó intacta a la superficie el jueves, el análisis de los datos realizado por los ingenieros de vuelo mostró que la nave de seis patas aparentemente tropezó con sus propios pies cuando se acercaba al final de su descenso final, según explicaron funcionarios de la empresa en una reunión informativa.

El presidente Joe Biden celebró este sábado el alunizaje de la sonda, al afirmar que inaugura una “nueva era de exploración espacial” con el regreso de astronautas al satélite de la Tierra en el futuro próximo. “Estados Unidos está una vez más llevando al mundo a la Luna”, dijo Biden en un comunicado, en el que citó a John F. Kennedy, quien impulsó el programa Apolo en los 60.

“Esta es la primera de muchas misiones con una asociación público-privada, algo que reúne a nuestros socios comerciales e internacionales para llevar a humanos de regreso a la Luna por primera vez en décadas”, añadió el mandatario.

Respecto a Odiseo, se cree que la nave se enganchó en uno de sus pies de aterrizaje en la irregular superficie lunar y se volcó, llegando a quedar de costado, apoyada en una roca en un extremo, dijo el CEO Stephen Altemus, cuya empresa construyó y voló el módulo de aterrizaje.

Sin embargo, todo indica que Odiseo “se encuentra estable cerca o en el lugar de aterrizaje previsto”, cerca de un cráter llamado Malapert A en la región del polo sur de la Luna, señaló Altemus a los periodistas.

“Tenemos comunicaciones con el módulo de aterrizaje”, y los operadores de control de la misión están enviando órdenes al vehículo, dijo Altemus, y añadió que estaban trabajando para obtener las primeras imágenes fotográficas de la superficie lunar desde el lugar de aterrizaje.

Errores de cálculo

Un breve informe sobre el estado de la misión publicado en el sitio web de la empresa describía a Odiseo “vivo y bien”. La empresa había dicho poco después del aterrizaje que las señales de radio indicaban que Odiseo, un cilindro hexagonal, había aterrizado en posición vertical, pero Altemus dijo que esa conclusión errónea se basaba en la telemetría previa al aterrizaje.

Aunque la posición lateral del módulo de aterrizaje dista mucho de ser la ideal, los responsables de la empresa afirmaron que todas menos una de sus seis cargas útiles científicas y tecnológicas de la NASA se montaron en partes del vehículo que quedaron expuestas y receptivas a las comunicaciones, “lo cual es muy bueno para nosotros”, dijo Altemus. “Creemos que también podemos satisfacer todas las necesidades de las cargas útiles comerciales”, añadió.

Sin embargo, dos de las antenas de la nave quedaron apuntando a la superficie, circunstancia que limitará las comunicaciones con el módulo de aterrizaje, dijo Altemus.

Ilustración artística del módulo de aterrizaje Odiseo
Ilustración artística del módulo de aterrizaje Odiseo - Créditos: @Intuitive Machines

También es incierta la funcionalidad de un panel de energía solar en la parte superior de Odiseo, ahora orientado en la dirección equivocada, pero un segundo conjunto en el lateral de la nave espacial parece estar en condiciones de funcionar, y las baterías de la nave espacial se habían cargado completamente, explicó.

La nave robótica llegó a la superficie lunar el jueves, tras una aproximación final y un infartante descenso en los que surgió un problema con su sistema de navegación, que obligó a los controladores de vuelo en tierra a emplear una solución no probada para evitar lo que podría haber sido un catastrófico aterrizaje forzoso.

Los telémetros láser originales habían dejado de funcionar porque los ingenieros de la empresa en el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida no habían desbloqueado un interruptor de seguridad el jueves de la semana pasada, dijo Altemus. “Fue un descuido por nuestra parte”, dijo, comparando el interruptor pasado por alto con el mecanismo de seguridad de un arma de fuego.

El problema sólo se detectó por casualidad una semana más tarde durante la órbita lunar, a pocas horas del aterrizaje, cuando los controladores de vuelo estaban solucionando otro problema.

Agencias Reuters y AP