México promete castigo a autoridades omisas en el caso del casino Royale

·4  min de lectura

Monterrey (México), 31 ago (EFE).- A 11 años del ataque incendiario al Casino Royale, el más letal cometido contra la población civil de México por parte del crimen organizado, el subsecretario de Derechos Humanos del Gobierno mexicano, Alejandro Encinas, aseguró que hay delitos que no prescriben, esto en relación a las omisiones de las autoridades en el caso, al que dijo irá a fondo.

Este miércoles, el funcionario, acompañado de autoridades municipales y estatales encabezó la "Disculpa Pública para las Víctimas y sus Familias por los Hechos Ocurridos en Casino Royale, en Monterrey, Nuevo León".

"Hay delitos que no prescriben, cuando hay omisiones que atentan contra la integridad y la vida de las personas se configuran delitos de violaciones a los derechos humanos", expuso.

Además, precisó que las violaciones a los derechos humanos son imprescriptibles.

"Hay que ir a fondo con la denuncia que han presentado los familiares, por supuesto que sean castigados plenamente los perpetradores, pero también ver que autoridades fueron las que apoyaron con sus omisiones a magnificar esto", aseguró en entrevista con medios posterior al evento.

La ceremonia de disculpas públicas se realizó en el Laboratorio Cultural Ciudadano del estado Nuevo León, ubicado en el centro de la ciudad Monterrey, su capital.

El ataque al Casino Royale se registró el 25 de agosto del 2011 y en los hechos murieron 52 personas, entre ellas, dos mujeres embarazadas. La agresión se produjo porque presuntamente el dueño del local se negó a pagar "cuota" al Cártel de los Zetas.

REZAGO APLICACIÓN DE JUSTICIA

Encinas señaló que en términos generales hay un "gravísimo rezago" en la justicia en el país porque prevalece la impunidad.

"Lamentablemente hay un gravísimo rezago en todo el país porque la impunidad sigue prevaleciendo en la comisión de delitos", sostuvo.

Destacó que "delito que no se castiga es un delito que se vuelve a cometer".

Por otra parte, reconoció que a más de una década del atentado nada más se han indemnizado a 39 familias de las 52 víctimas mortales.

"Está a disposición toda la indemnización; algunos que no se han presentado, hay gente que no se han localizado, pero no hay ninguna restricción para que la totalidad de las víctimas cuente con su reparación", afirmó.

En representación de la autoridad municipal, el alcalde Luis Donaldo Colosio Riojas, expresó que el gobierno les debe 1.000 veces perdón a las víctimas y familiares del ataque a la casa de apuestas.

"El gobierno les debe perdón 1.000 veces: perdón, porque no se investigó para saber la verdad y miraron a otro lado; perdón porque no se siguieron a los culpables y los dejaron libres; perdón porque no se les dio la cara a ustedes, porque se les escondieron", estableció.

Añadió que, aunque tarde, a nombre de la ciudad de Monterrey les pide perdón.

"Esta tragedia se pudo evitar, esto es lo más grave. Pero hubo algo que hizo mayor la tragedia. No se les escuchó, no se les dio el abrazo que necesitaban. No se les miró a los ojos para pedirles perdón", resaltó.

Entre los presentes también estuvieron: Javier Navarro Velasco, secretario general de Gobierno y Martha Yuriria Rodríguez, Comisionada Ejecutiva de Atención a Víctimas, entre otros, pero el gran ausente fue el gobernador del estado, Samuel García.

ACUSAN TEMA POLÍTICO

En nombre de los familiares de las víctimas tomó la palabra Samara Pérez Muñiz quien comentó que las disculpas llegan 11 años después de la tragedia porque en su momento el caso se convirtió en un "tema político".

"Hemos sido muy cuestionados por qué 11 años después se dan estas disculpas públicas y es muy claro para nosotros, en otros gobiernos esto era un tema político, corrupto e impune por ello intocable. Casino Royale no era mencionado, menos aún sus familias", aseguró.

Indicó que por eso estas disculpas son "un parteaguas" para la sociedad de Nuevo León y de México.

Destacó que en estos 11 años han sido totalmente revictimizados porque de parte de la justicia social las personas que cometieron los hechos no han sido sentenciados.

"Las personas que cometieron estos terribles hechos delictivos no están sentenciados en su totalidad. Muchos de ellos tienen amparos", subrayó.

El ataque al Casino Royale ocurrió durante a administración del presidente Felipe Calderón (2006-2012); el gobernador era Rodrigo Medina (2009-2015) y como alcalde de Monterrey ejercía Fernando Larrazabal (2009-2012).

(c) Agencia EFE