Para médicos sanitaristas el país no está preparado para enfrentar el coronavirus

LA NACION

Ayer comenzaron los controles a pasajeros que llegaban de Italia a Ezeiza

Más allá de las nuevas medidas aplicadas en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza para prevenir el contagio del coronavirus, médicos sanitaristas opinan que el país no está preparado para hacer frente a la epidemia. Además de cuestionar las medidas específicas tomadas por el Gobierno, los especialistas también critican la falta de concientización social y la escasez de insumos médicos para prevenir el contagio del virus.

A partir de ayer, los viajeros que llegan a Ezeiza desde Italia y España deben firmar una declaración jurada antes de salir del avión. En esta, tendrán que especificar si padecieron algún síntoma que se asocie con el virus durante el viaje. Sumado a ello, hoy por la mañana, en Ezeiza, el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, aclaró que aún no hay casos confirmados de coronavirus en el país. Indicó, además, que los protocolos de monitoreo de pasajeros se cumplen "rigurosamente" y que "lo que más suma es el control de autorreferencia" cuando una persona detecta síntomas.

"Pensar que se va a prevenir la llegada del coronavirus de esta forma es como pretender que un arquero ataje 10 penales a la vez -opina Edgardo Trivisonno, médico sanitarista y ex subsecretario de Salud de la Ciudad-. Las personas pueden mentir y decir que no tuvieron ningún síntoma por miedo a quedar encerradas en cuarentena." El especialista comentó, además, que los controles sanitarios no son suficientes porque no se realizan en las personas que llegan de Italia y España por medio de escalas.

Dengue, la prioridad

Más allá de los medidas adoptadas en Ezeiza, el Gobierno todavía no ha tomado otras decisiones de prevención por el coronavirus. Por su parte, en una entrevista con A24, González García ha destacado que el Ministerio de Salud hace lo posible para prevenir el coronavirus, pero que sus prioridad en este momento son el sarampión y el dengue. Informó, también, que aquellos pasajeros que lleguen de Italia o España y digan tener síntomas, van a ser trasladados y revisados en el Hospital de Ezeiza y, se les van a realizar dos pruebas para confirmar si la persona está infectada de coronavirus. En caso de dar positivas, los pacientes serían trasladados a la sala de aislación de este centro médico.

Sin embargo, el médico sanitarista Ignacio Katz puso el foco en la otra cara del asunto. "El problema principal que tenemos es el estado general del sistema de salud argentino -dijo-. No estamos preparados para recibir una epidemia. Quizás el hospital de Ezeiza tenga una sala de aislación, pero, si uno recorre el resto de los hospitales, verá que estos no los tienen."

Según comenta Katz, el país no escuchó los consejos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) cuando esta entidad multilateral recomendó, en 2016, después del brote de ébola, que todos los hospitales del mundo tengan espacios para aislaamiento.

"Con la gripe aviar se vio. El país no estaba preparado para afrontar un virus de tal magnitud y, a partir de ahí, no cambio nada. Se necesita que el Estado tome conciencia y trabaje de manera multidisciplinaria", concluye Katz.