Lula da Silva apuesta al voto “útil” y Jair Bolsonaro, por aumentar el rechazo a su rival

·5  min de lectura
Los dos principales candidatos presidenciales de Brasil, Jair Bolsonaro y Luiz Inácio Lula da Silva
Los dos principales candidatos presidenciales de Brasil, Jair Bolsonaro y Luiz Inácio Lula da Silva

BRASILIA.– Dos semanas antes de las elecciones presidenciales en Brasil, las campañas de los líderes en las encuestas, el candidato del Partido de los Trabajadores (PT) Luiz Inacio Lula da Silva y el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afinan sus estrategias para la recta final.

Mientras el actual mandatario, detrás de Lula en los sondeos, se esforzará por seguir mostrándose más “moderado” y aumentar el rechazo por Lula, el izquierdista centrará sus esfuerzos en el llamado a un voto “útil” antes de los comicios del 2 de octubre.

Bolsonaro, que este fin de semana viajó a Londres para participar del funeral de Isabel II, pretende dar un tono electoralista a su discurso en la 67a Asamblea General de las Naciones Unidas, que abrirá mañana.

La campaña del mandatario le sugirió que destaque la relación de gobiernos pasados del PT con países autoritarios de la región, como Venezuela, Cuba y Nicaragua, y cómo perjudicaron la economía e impidieron el crecimiento de Brasil, según supo LA NACION.

En Nueva York, el mandatario debe abordar también el impacto positivo de la implementación del programa asistencial Auxilio Emergencial –actual Auxilio Brasil– durante la pandemia, en un discurso que pretende alcanzar a agentes financieros y el periodismo internacional.

Con una reducción de la ventaja con el líder del PT en las encuestas más tímida de la esperada tras la implementación de un robusto paquete de ayudas sociales abonado a partir de agosto, el foco en el tramo final de la campaña es ampliar el rechazo de Lula, alejando cualquier posibilidad de que la elección se defina en primera vuelta.

El presidente brasileño y candidato a la reelección, Jair Bolsonaro, reza mientras el pastor Silas Malafaia habla durante una ceremonia para celebrar el cumpleaños de Malafaia en la iglesia evangélica Asamblea de Dios en Río de Janeiro, Brasil, el 15 de septiembre de 2022.
El presidente brasileño y candidato a la reelección, Jair Bolsonaro, reza mientras el pastor Silas Malafaia habla durante una ceremonia para celebrar el cumpleaños de Malafaia en la iglesia evangélica Asamblea de Dios en Río de Janeiro, Brasil, el 15 de septiembre de 2022. - Créditos: @MAURO PIMENTEL

Bolsonaro está anticipando una estrategia típica de segunda vuelta”, dijo a LA NACION Adriano Laureno, gerente de análisis político y económico de la consultora Prospectiva.

La campaña oficialista reforzó los ataques a Lula, buscando aumentar el rechazo de su adversario al asociarlo directamente a los escándalos de corrupción destapados por la operación Lava Jato.

Las encuestas han mostrado un escenario consolidado las últimas semanas, con una pequeña disminución de la ventaja de Lula sobre Bolsonaro, que aun así se ubicó en 12 puntos, 44% a 33%, en el último sondeo de Datafolha, publicado el jueves. La diferencia sería insuficiente para evitar una segunda vuelta el 30 de octubre.

El jueves, el comité por la reelección de Bolsonaro lanzó una pieza publicitaria, muy celebrada internamente, sobre “las mentiras de Lula sobre su inocencia”. El objetivo es asociar al candidato del PT a la corrupción y destacar que no es inocente pese a las absoluciones de sus condenas en 2021.

“La peor mentira de esta elección es decir que Lula fue declarado inocente”, dice la pieza publicitaria, que contiene fragmentos de videos de la TV Globo sobre la cobertura del Lava Jato. “El robo existió. El proceso cambió de lugar, pero la verdad no cambia”, dice una voz femenina mirando a cámara. La campaña del presidente, que recientemente admitió haberse equivocado en declaraciones durante la pandemia y dijo que si pierde “pasará la banda” presidencial, revivió tras las multitudinarias manifestaciones del 7 de septiembre, que según un colaborador cercano del presidente “mostraron que tiene mucha fuerza y que está en la pelea” por la reelección. “Bolsonaro cambió de estrategia porque la anterior no venía dándole resultados con la velocidad esperada”, explicó Laureno. “Los dos viajes al exterior le servirán para mostrarse como un estadista, y que no es apenas Lula quien tiene protagonismo internacional”.

El candidato a la presidencia de Brasil por el izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) y ex presidente (2003-2010) Luiz Inacio Lula da Silva habla durante un acto de campaña en Porto Alegre, Brasil, el 16 de septiembre de 2022.
El candidato a la presidencia de Brasil por el izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) y ex presidente (2003-2010) Luiz Inacio Lula da Silva habla durante un acto de campaña en Porto Alegre, Brasil, el 16 de septiembre de 2022. - Créditos: @SILVIO AVILA

En posición de ventaja, en tanto, el comando de campaña de Lula quiere hablar en este tramo final con electores que apoyan a Bolsonaro para intentar “romper la burbuja”, además de un esfuerzo por el llamado voto “útil”.

“Nunca hice una elección para ganar en la segunda vuelta. Tengo que creer que es posible conquistar en los días que faltan el porcentaje que falta”, tuiteó Lula esta semana. El expresidente abrió el llamado a ese voto al conquistar, la semana pasada, el apoyo formal de la ex ministra de Medio Ambiente Marina Silva, quien en las últimas tres elecciones se presentó por fuera del PT. “La adhesión de Marina le puede aportar un electorado más moderado desde el punto de vista económico, y ella también tracciona electores evangélicos. Es un intento de mostrar un frente amplio”, dijo el analista de Prospectiva.

La narrativa del líder del PT ha sido explotar las dificultades económicas del gobierno, la gestión de la pandemia y comparar el Brasil actual con el de su administración (2003-2010).

El favorito en los sondeos va a dar la semana que viene una entrevista al Canal Rural para hablar con el agronegocio, un intento de revertir el impacto negativo de declaraciones dadas semanas atrás, cuando calificó de “fascista” a parte del sector que apoya al presidente.