La lucha contra la inflación de Martín Guzmán: las mismas recetas, sin manu militari

·4  min de lectura
Martín Guzmán se asoma desde una ventana de la Casa Rosada, al lado está Alberto Fernández, antes del anuncio por el cambio en ganancias
Gerardo Viercovich

Alberto Fernández no recibió aún a Guillermo Hang. Es que el flamante secretario de Comercio es un hombre de Martín Guzmán y trabajará bajo sus órdenes y lineamientos. En definitiva, es el titular del Palacio de Hacienda el que ahora debe mostrar resultados en la lucha contra la suba de precios, en particular los de los alimentos.

Las recetas, coinciden distintas fuentes oficiales, no serán demasiado innovadoras. Seguirán los acuerdos y los controles de precios. La diferencia con lo que se hizo hasta ahora –dicen fuentes oficiales– estará en el estilo más “amigable” con los empresarios y en la “mejor sintonización de variables” , bajo la premisa “guzmanista” de la inflación como un fenómeno multicausal.

Entre el aislamiento de Alberto y la debilidad de Cristina, un peronismo desmembrado

Según dijo una alta fuente de la Casa Rosada a LA NACION, una de las ideas que circulan es la de pactar un nuevo acuerdo de precios con el sector de los alimentos. “Cien productos que se mantengan estables mediante un acuerdo estratégico con grandes empresas, en la misma tónica que lo que se hizo con el anuncio de hidrocarburos”, resumió a este medio la fuente, que aclaró que todavía no germinó el plan.

Hang, por ahora, mantiene un perfil muy bajo. Según un ejecutivo de una compañía líder, el funcionario hizo apenas algunos escarceos con empresarios de la industria alimentaria y supermercadistas, que estaban interesados en conocer su perfil. “La impresión que quedó es que se viene una política de persuasión más que de imposición. Va a ser como tener a Guzmán sentado en la mesa”, dijo.

Todavía no hubo reuniones formales . Es más: Hang no tiene aún nombramiento oficial. La Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal), no obstante, cursó un pedido este jueves para tener una audiencia con el nuevo secretario de Comercio.

“Va a ser en la misma línea que lo que hacía Roberto (Feletti) pero con perfil más friendly y siempre con la base de la sustentabilidad económica. Es decir, nadie va a buscar bajar abrupta y mágicamente la inflación porque eso después puede explotar”, dijo una importante fuente oficial. “La baja tiene que ir acompasada a otras variables económicas para que baje y no rebote”, agregó y apuntó: “Estamos en las antípodas de José Gelbard, nadie tiene que pensar en que se viene un congelamiento”.

El presidente Alberto Fernandez encabezo en el Museo del Bicentenario de Casa Rosada, junto al ministro de economia, Martin Guzman, un acto sobre politicas para apuntalar el desarrollo del sector hidrocarburifero del que participaron gobernadores, gremios, empresarios y dirigentes de la industria energetica.
Fabian Marelli


Guillermo Hang (Fabian Marelli/)

Si en marzo la inflación fue de 6,7% y en abril de 6%, en el Gobierno dicen que mayo será “malo pero mejor” , alrededor de los cinco puntos. “El objetivo es llegar a fin de año en la gama de los dos puntos , que sigue siendo malo pero mejor”, apuntó un colaborador que sigue de cerca el asunto que más desvela a Fernández. De la batalla contra los precios depende la suerte de su gestión, pero también el ordenamiento de la coalición oficialista. Así, ya nadie en Casa Rosada habla de bajar la inflación, sino que apelan a “desacelerarla”.

Respecto a la relación con los empresarios, cerca de Fernández aseguran que “Hang va a ser el primer secretario de Comercio firme pero sin manu militari”. ”Eso no es inteligente en la relación con los privados”, apuntan. Fernández y Guzmán, en los últimos días, vienen ensayando acercamientos a grandes empresarios. En la lista figuran Luis Pagani (Arcor) –que mantuvo una cena con el Presidente en Olivos– y Paolo Rocca (Techint).

Entre las primeras medidas que debe tomar está la renovación de Precios Cuidados. El acuerdo actual vence el 7 de junio, por lo que se espera que en los próximos días haya una seguidilla de reuniones, empresa por empresa.

En lo que fue una decisión solitaria, a contramano de los reclamos del kirchnerismo, Fernández le entregó todas las perillas de la economía a su ministro . Es por eso que, además de tener el control sobre la secretaría de Comercio, Guzmán remarcó ayer el “absoluto compromiso” con la acumulación de reservas en el Banco Central, lo que, según sostuvo, permitiría que “las expectativas se vayan calmando y la inflación se vaya reduciendo”. En una entrevista radial, afirmó: “Cuando faltan los dólares, hay más inflación y no se puede sostener la recuperación de la actividad económica. Cuando hay dólares, el país puede crecer y se asegura la estabilidad cambiaria”.

Facundo Manes: “Esto no lo cambia alguien del sistema; creo que en 2023 se va a votar entre lo nuevo y lo viejo”

La pregunta que se hacen en los corrillos oficiales es si la política le dará tiempo a Guzmán para mostrar que puede controlar los precios. Fernández necesita ver resultados “a lo sumo en 90 días” , dicen en su entorno.

Un importante funcionario cercano a Fernández analizó la coyuntura en términos políticos: “A Guzmán hoy lo fortalece que Cristina pida su cabeza. Ella lo abulonó a la silla. Crucemos los dedos para que le pegue. Si la inflación no baja en cuatro meses, perdemos la elección”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.