Los legisladores de Texas están considerando la pena de muerte para mujeres que abortan

Los legisladores de Texas están considerando la pena de muerte para mujeres que abortan
Los legisladores de Texas están considerando la pena de muerte para mujeres que abortan

El proyecto de ley 896 de la Cámara de Representantes tiene como objetivo criminalizar todos los abortos y define el procedimiento como un homicidio, que en Texas se castiga con la muerte.

Por Alanna Vagianos

Los legisladores de Texas trabajaron hasta bien entrada la mañana del martes escuchando a cientos de texanos que testificaron en apoyo de un proyecto de ley que criminalizaría el aborto y amenazaría con pena de muerte a cualquier mujer que acceda a ese procedimiento.

En total, 446 personas testificaron en apoyo de la “Ley de abolición del aborto en Texas” o proyecto 896 de ley de la Cámara de Representantes, cuyo objetivo es prohibir todos los abortos “independientemente de cualquier ley federal, orden ejecutiva o judicial contrarias”. El representante del estado Tony Tinderholt (del Partido Republicano) introdujo el proyecto de ley en 2017, el cual definiría el aborto como un asesinato que se castigará con la muerte en el estado de Texas.

“La palabra de dios dice: ‘El que derrame sangre de hombre, por el hombre ‒el gobierno civil‒ su sangre será derramada’”, eso testificó en la sesión Sonya Gonnella, partidaria del proyecto de ley, ante el Comité sobre Poder Judicial y Jurisprudencia Civil el pasado lunes.

Tras citar el libro del Génesis, Gonella rogó al comité que se “arrepienta con nosotros” mediante la aprobación de la legislación propuesta.

Los legisladores de la sesión, que terminaron cerca de las 3AM del martes, también oyeron a gente que se opuso al proyecto de ley. En total 54 texanos, incluidos defensores de las mujeres y expertos legales, testificaron en contra del proyecto de ley, de acuerdo al Washington Post.

Los partidarios del proyecto de ley se reunieron en la Texas Capitol Rotunda antes de la sesión el lunes por la noche para gritar “abolan el aborto” e “igual protección para todos”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Escena en #txlege, donde los miembros de Abolish Abortion TX gritan sus cánticos, antes de la manifestación y de testificar sobre la HB 896, que aboliría el aborto en el estado de Texas.

“Estoy tratando de reconciliar en mi cabeza los argumentos que escuché esta noche sobre qué tan de acuerdo puedo estar básicamente con que una mujer esté sujeta a la pena de muerte… hacerle exactamente lo mismo que se dice que ella le está haciendo a un niño”, dijo durante la audiencia la representante demócrata del estado, Victoria Neave.

La legislación propuesta prohibiría el aborto en todas las etapas del embarazo, incluso en casos de violación e incesto, y modificaría el código penal del estado de Texas para permitir que tanto las mujeres como los que realizan el aborto sean acusados de asesinato. El proyecto de ley de Tinderholt define un embrión como un “niño humano vivo” que comienza en “el momento de la fertilización”.

Conforme a la legislación propuesta, a un embrión se le otorgarían los mismos “derechos, poderes y privilegios que estén garantizados u otorgados por las leyes de este estado a cualquier otro niño humano”.

La propuesta de ley entra en conflicto directo con la sentencia del caso Roe contra Wade, lo que hace que la criminalización del aborto sea algo descaradamente anticonstitucional.

“Creo que es importante recordar que si un conductor borracho mata a una mujer embarazada, es acusado por partida doble. Si matas a una mujer embarazada, te acusan dos veces. Así que no estoy criminalizando específicamente a las mujeres. Lo que estoy haciendo es igualar la ley”, eso dijo Tinderholt durante la sesión, de acuerdo a Fox 9.

No estoy criminalizando específicamente a las mujeres. Lo que estoy haciendo es igualar la ley, dice el representante republicano Tony Tinderholt

Tinderholt, antiabortista acérrimo y ultraconservador, inicialmente recibió amenazas de muerte por su polémico proyecto de ley, el cual introdujo en enero de 2017. Aunque el proyecto de ley no tuvo una audiencia en 2017, los esfuerzos renovados para revertir el derecho al aborto a lo largo y ancho del país ayudaron a fortalecer la polémica ley para que recibiera atención de la Cámara del estado.

El presidente del comité de la Cámara de Representantes de Texas, el representante republicano Jeff Leach, anunció la semana pasada que en el espíritu de crear una “cultura de vida” otorgaría una audiencia sobre el proyecto de ley de Tinderholt, informó Dallas News.

Leach, no obstante, parecía ser abiertamente reacio a un proyecto de ley que es tan flagrantemente inconstitucional.

“Soy pro vida hasta el final. Nadie puede cuestionar mis credenciales sobre este tema ni mi compromiso con esta causa tan importante”, dijo. “Dicho esto, no creo que condenar por asesinato a una mujer que abortó y someterla a la pena de muerte posiblemente no sea constitucional, y ese tipo de políticas tampoco promueve la causa de la vida en Texas”.

Leach no es el único antiabortista que no se siente cómodo con la ley. Texans for Life, una organización antiabortista, dijo al HuffPost que no apoya la polémica propuesta.

Texans for Life no apoya ningún proyecto de ley sobre el aborto que penalice a las mujeres. Penalizar a las mujeres solo protege a los abortistas”, dijo la presidenta de Texans for Life, Kyleen Wright.

“Como cuestión práctica, no se puede acabar con el aborto sin la ayuda de las mujeres”, continuó. “También existe la grave preocupación de que las mujeres que enfrenten sanciones de cualquier tipo no busquen ayuda en caso de complicaciones”.

Otra organización antiabortista de Texas llamada Texas Alliance for Life también se opone al proyecto de ley. El director ejecutivo, doctor Joe Pojman, dijo al HuffPost que la organización no apoya el proyecto de ley porque “tiene pocas opciones de sobrevivir el desafió de un tribunal federal debido a que viola la jurisprudencia de la Corte Suprema”.

“Nos preocupa mucho que la HB 896 criminalice a las mujeres que efectúen un aborto. Nos oponemos firmemente a esta política”, añadió. “Las mujeres nunca fueron procesadas por aborto antes del caso Roe contra Wade en Texas ni en ningún otro estado”.

Tinderholt dijo al HuffPost el miércoles que “hay mucha información errónea” difundiéndose sobre su proyecto de ley.

“Mi proyecto de ley simplemente cumple un objetivo. Hacer que la igualdad de trato para todos los seres humanos nonatos sea ley”, dijo, al tiempo que agregó:

… Algunos creen que debemos eximir a las madres, pero eso haría que se trate de forma inherentemente diferente a los niños nonatos que a otras personas asesinadas. Otras secciones del código de Texas ya definen qué es el aborto. Esa definición deja muy claro que el aborto no incluye anticonceptivos, aborto espontáneo ni extracción de un embarazo ectópico.

También tenemos protecciones para las mujeres en caso de una emergencia médica o si están bajo coerción o coacción. Ninguna de estas instancias daría lugar a sanciones, en absoluto.

Finalmente, confiamos en que los fiscales y jurados muestren una profunda simpatía hacia las mujeres, muchas de las cuales son mentidas y manipuladas para hacerse abortos. Los hombres que asisten u obligan a una mujer a hacerse un aborto quedarían sujetos a castigos severos de acuerdo a la Ley de Partes de Texas, que ya está en vigor.

Tinderholt dijo al Texas Observer en 2017 que la política obligará a las mujeres a ser más “responsables personalmente” por su comportamiento sexual.

“Ahora, es muy fácil”, dijo Tinderholt. “Ahora, no es importante que sean responsables personalmente porque saben que tienen una forma de volver a atrás: ‘Oh, puedo ir a abortar’. Ahora bien, ambos sabemos que los adultos que consienten no siempre piensan con la cabeza. Pero un adulto que consiente también debe pensar en las repercusiones que tendrá su relación sexual, que es un niño”.

El proyecto de ley quedó discutido en el comité quedó aplazado hasta el miércoles por la tarde.

Este artículo ha sido actualizado para incluir comentarios de Texas Alliance for Life y del representante Tinderholt.