Lluvias cumplen con expectativas en Argentina y alivian a la soja y maíz

·2  min de lectura
Imagen de archivo de plantas de maíz secas en una granja afectada por una sequía y ola de calor, que ha golpeado a los productores de granos de Argentina y ha llevado a recortes de las estimaciones para la cosecha de maíz y soja 2021/2022, en Victoria

Por Maximilian Heath

BUENOS AIRES, 17 ene (Reuters) - Las amplias lluvias que cayeron durante el fin semana en las principales regiones agrícolas de Argentina trajeron el alivio que esperaban los productores agrícolas, que durante semanas vieron a sus lotes de soja y maíz arder bajo un sol inclemente y un cielo que no proporcionaba ni una gota de lluvia.

La sequía que comenzó a mediados de diciembre y que estuvo acompañada de dos olas de calor que llevaron a las temperaturas por encima de los 40 grados centígrados provocó daños en las plantas y obligó a la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) a hacer fuertes recortes en sus estimaciones de producción.

Sin embargo, Germán Heinzenknecht, meteorólogo de la Consultora de Climatología Aplicada (CCA), dijo que las lluvias que habían sido pronosticadas para el fin de semana cumplieron las expectativas de volumen, oscilando entre los 15 y 60 milímetros en la principal zona agrícola el sábado y domingo.

"Esto es lo que estábamos esperando", dijo a Reuters Javier Domínguez, un productor agrícola del noreste de la provincia de Buenos Aires, el principal distrito agropecuario de Argentina.

"La soja ha sido muy beneficiada porque recuperó muy rápido lotes que estaban muriendo o estaban muy delicados. Quedaba mucho campo sin sembrar con soja y con esto, se van a completar, y además al maíz de segunda con estas lluvias lo reavivó y relanzó, lo benefició mucho", explicó Domínguez.

El cultivo más golpeado fue el maíz sembrado de manera temprana, para el cual el agua llegó muy tarde en su mayoría, agregó el productor.

La semana pasada, en medio de una ola de calor y la sequía, la BCR redujo su estimación de cosecha de maíz 2021/22 a 48 millones de toneladas, desde los 56 millones previos, y la de soja a 40 millones de toneladas, frente a los 45 millones estimados anteriormente.

Sin embargo, a las precipitaciones recientes se le sumarán temperaturas por debajo a las habituales que traerán alivio durante los próximos días, con perspectivas de corto plazo favorables.

"De esta situación no se sale de una, con un solo evento de lluvias. Lo bueno es que se ve una semana con un ambiente de temperaturas muy tranquilas, con incluso el pronóstico para el final de la semana de otro frente para el norte de Buenos Aires y la zona (agrícola) núcleo", dijo Heinzenknecht.

Según el climatólogo, las precipitaciones recientes podrían ser un evento "bisagra" que marquen la normalización del patrón de lluvias en Argentina y un comienzo de pérdida del efecto del fenómeno La Niña, que en el país sudamericano genera precipitaciones inferiores a las comunes en su zona central.

"Va a haber pérdidas (por la sequía), obviamente, pero esta lluvia le puso fin a eso. Si el agua demoraba unos días más, este era otro cuadro totalmente distinto", señaló Domínguez.

(Reporte de Maximilian Heath; Editado por Ricardo Figueroa)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.