Anuncios

Lluvia ayuda a combatir incendios forestales en Virginia; gobierno libera más recursos

RICHMOND, Virginia, EE.UU. (AP) — Los equipos que han combatido esta semana los incendios forestales que permanecen activos en el valle Shenandoah en Virginia han recibido ayuda de la lluvia y del gobierno del estado, el cual ha desplegado nuevos recursos en el área, informaron el sábado las autoridades.

“Sin duda, la lluvia está ayudando”, dijo Cory Swift, vocero del Departamento de Silvicultura de Virginia, que añadió que la agencia gubernamental no ha recibido reportes de personas heridas ni muertes relacionadas con los incendios que surgieron a media semana entre rachas de viento y una baja humedad relativa.

Los incendios provocaron el cierre de senderos en el Parque Nacional Shenandoah, varias órdenes de evacuación, cierres de escuelas en al menos un condado duramente afectado y daños en estructuras, cuya magnitud aún se desconoce.

Para las 9:00 de la mañana del sábado, se habían reportado aumentos en la contención de los incendios que forman parte del denominado Complejo Luray, que arden en una combinación de tierras privadas y del Servicio Forestal en el condado Page, dijo Swift en entrevista telefónica.

Los tres mayores incendios que conforman dicho complejo han sido contenidos entre 50 y 70% y son combatidos por un comando local conjunto que incluye al Servicio Forestal de Estados Unidos, el Departamento de Silvicultura de Virginia y organismos locales, de acuerdo con Swift y con una actualización del organismo estatal publicado en las redes sociales. Un incendio menor, de 0,12 kilómetros cuadrados (30 acres) había sido contenido en 0%, indicó el departamento.

Otro incendio en las inmediaciones, conocido como Incendio Rocky Branch, principalmente dentro del Parque Nacional Shenandoah, estaba contenido únicamente en 10%, según un boletín de prensa compartido por el parque la tarde del sábado. En las últimas 24 horas, una estación meteorológica del parque ha registrado más de 3 centímetros (1 pulgada) de lluvia, “lo que ha ralentizado la propagación del fuego”, se indica en el boletín.

El gobernador Glenn Youngkin dijo el sábado en un comunicado que durante la noche habían llegado camiones con combustible como parte de una respuesta de emergencia regional iniciada por su oficina.

El estado también ha proporcionado alimentos y provisiones y llevado más bomberos voluntarios “para dar un respiro a nuestros valientes bomberos, que han trabajado durante la noche”, se indica en el comunicado.