Lindsey Graham es objeto de críticas por su rotundo cambio de opinión sobre la legislación estatal del aborto

·3  min de lectura

Los últimos comentarios del senador Lindsey Graham sobre su proyecto de ley nacional que prohíbe el aborto después de las 15 semanas no ayudarán a disipar las acusaciones de hipocresía de sus críticos.

El senador de Carolina del Sur habló en Fox News sobre su propuesta, que prohíbe la práctica del aborto recién en el segundo trimestre, excepto en casos de violación, incesto y cuando sea necesario para proteger la vida de la madre. Pero no solo los demócratas han criticado a Graham, sino también sus compañeros republicanos sobre por qué de repente cree que el derecho al aborto debería legislarse a nivel federal cuando se oponía claramente a esa idea hace solo unas semanas.

Fox News le ofreció al senador una pregunta blanda sobre el tema durante su participación el martes en Fox & Friends, y un coanfitrión le dijo a Graham que “hay un montón de republicanos que creen en el federalismo” y evadió el claro giro de 180 grados que el propio senador había adoptado de forma personal sobre el tema.

“Este no es un problema de derechos de los estados”, respondió Graham.

Ese comentario es una contradicción bastante directa a una declaración ahora famosa del senador el mes pasado durante una entrevista con CNN, en la que expresó que había sido “coherente” en que el tema debería ser decidido por los gobiernos estatales.

“He sido coherente. Creo que los estados deberían decidir el tema del matrimonio y los estados deberían decidir el tema del aborto”, dijo Graham en el programa State of the Union de CNN.

Su comentario de agosto ha sido ridiculizado por los críticos, incluida la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, mientras los compañeros republicanos de Graham huyen de su propuesta de ley a toda velocidad.

Algunos críticos del proyecto de ley de Graham han señalado que la legislación mantiene un sentido de federalismo algo perverso en el sentido de que permite a los estados liderados por republicanos buscar prohibiciones aún más restrictivas sobre el aborto, al tiempo que obliga a los estados con poblaciones más liberales a adherirse a la norma conservadora de lo que debe ser el derecho al aborto.

Los colegas de Graham en el caucus republicano evidentemente han sido más sensibles a la idea de parecer hipócritas sobre el tema del derecho al aborto y no han apoyado la legislación a pesar de la promesa del senador de que se sometería a votación si los republicanos toman el Senado en noviembre.

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, pareció descartar la idea de que el caucus en su conjunto apoyara el proyecto de ley de Graham en una conferencia de prensa en la que dijo que la mayoría de los senadores republicanos seguían pensando que los estados deberían manejar el derecho al aborto.

Los comentarios recientes de Graham le valieron un rápido reproche en línea, y muchos usuarios de Twitter señalaron su cambio de tono.