Cómo liberar memorias de la infancia atrapadas en películas viejas

·5  min de lectura
Una diapositiva en Nueva York en abril de 2022. (J. D. Biersdorfer/The New York Times)
Una diapositiva en Nueva York en abril de 2022. (J. D. Biersdorfer/The New York Times)

La fotografía incursionó en lo digital hace alrededor de tres décadas, así que si tienes más de 30 años es probable que tus familiares documentaran una parte de tu infancia en formatos basados en película, como las diapositivas o impresiones hechas a partir de negativos. O quizá tienes montones de tus diapositivas y negativos viejos de fotografías que se perdieron hace mucho, guardados en cajas en el ático o en la cochera. Aunque no es tan simple como escanear fotografías viejas, digitalizar la película rescata la historia familiar de formatos descontinuados y facilita compartir recuerdos restaurados. A continuación, algunas maneras de lograrlo.

El método del teléfono inteligente

Al igual que con las impresiones, puedes “escanear” una diapositiva o un negativo con tu teléfono inteligente al tomarle una fotografía o usar una de las muchas aplicaciones de escaneo de diapositivas/películas. Para obtener los mejores resultados, asegúrate de que el original esté libre de polvo e ilumina desde atrás la transparencia de manera uniforme. Una opción es un kit de escaneo barato (que provee la luz trasera, así como un lugar donde colocar tu teléfono para una toma más estable).

El kit de escáner móvil de película de Kodak (40 dólares o menos) es una opción. Funciona en conjunto con la aplicación gratuita Kodak Mobile Scanner para Android o iOS. Tan solo coloca una diapositiva o un negativo en la luz de fondo LED a baterías, después enfoca la cámara del celular en la imagen desde arriba y toma la fotografía. Sin embargo, dependiendo de tu teléfono y su cámara, tal vez tengas que experimentar con la distancia y el enfoque para capturar imágenes nítidas.

Rybozen fabrica un escáner de película similar para teléfonos móviles. También puedes hacer tu propio escáner de diapositivas con materiales comunes para capturar imágenes con tu teléfono inteligente o una cámara independiente con un lente macro para enfocar acercamientos. En YouTube, puedes encontrar varios videos al respecto (tan solo busca “tutorial de escáner de película casero” o palabras similares para encontrar varias guías hechas por amantes del bricolaje).

La aplicación ingeniosa SlideScan de Photomyne (40 dólares por dos años; tiene un periodo de prueba gratuito disponible) es otra opción. Sostienes la diapositiva frente a una computadora portátil que despliega un sitio web en blanco y tomas una fotografía de ella. El software mejora y corta en automático la imagen o puedes hacer ajustes manuales. La aplicación FilmBox (también de Photomyne y que se vende por separado) hace lo mismo para los negativos. FilmLab (6 dólares al mes) es otra aplicación de escaneo para teléfonos inteligentes que tiene versiones para los sistemas operativos Windows y Mac.

Escanear mediante el móvil tiene algunas desventajas. Los resultados no son de la más alta calidad y puede ser tedioso si tienes muchas imágenes. Sin embargo, es relativamente barato.

El método del escáner

Los teléfonos inteligentes pueden ser dispositivos multiusos, pero usar hardware diseñado para una tarea específica a menudo produce mejores resultados. Si tienes cajas de transparencias por convertir, invertir en un escáner de película compacto (como los de Wolverine o Kodak) puede simplificar y acelerar el proceso por alrededor de 150 dólares. Plustek fabrica modelos de gama más alta.

Otra opción es el escáner de cama plana que puede manejar película además de impresiones y documentos, como el Epson Perfection V600 (alrededor de 250 dólares en línea).

Si ya tienes un escáner de cama plana para documentos y fotografias, revisa el manual de tu modelo para ver si puede digitalizar diapositivas y negativos de película, ya que algunos incluyen esa capacidad. Si tu escáner no está equipado para digitalizar transparencias, puedes hacer tu propio adaptador con cartón plateado para dispersar la luz del escáner e iluminar la imagen. La revista Make: tiene una plantilla gratuita e instrucciones en línea, así como otros sitios de “hazlo tú mismo”.

Además, asegúrate de escanear las imágenes a una resolución suficientemente alta para que se vean bien y a un tamaño grande para impresión: 3200 píxeles por pulgada es lo común.

El método profesional

Si no tienes el tiempo, la paciencia o el equipo, otra opción es enviar las fotografías a compañías de conversión de formatos como Memories Renewed, ScanMyPhotos o DigMyPics. La mayoría de las tiendas cobran por diapositiva (los precios comienzan en alrededor de 21 centavos de dólar por cada una).

A cambio de tu dinero, recibes imágenes de alta calidad. Algunas compañías te permiten previsualizar los resultados e incluso eliminar de tu colección las fotografías que se tomaron por error o que estaban mal enfocadas. Te regresarán tus originales después de que se realice el escaneo y tus copias digitales estén listas.

Hazlas dignas de compartir

Las diapositivas y los negativos se pueden decolorar con el paso del tiempo, sobre todo si fueron almacenadas de la manera incorrecta. Muchas aplicaciones de escaneo de película también incluyen herramientas básicas de edición para ajustar el color y recortarlas. Además, siempre puedes usar Fotos de Apple y la función de Google Fotos en teléfonos móviles y computadoras de escritorio para tener acceso a herramientas de edición fotográfica rápidas y gratuitas que dejan esas imágenes listas para ser compartidas.

Compartir y ahorrar espacio

Todo el tiempo, esfuerzo y (posiblemente) dinero que destines a digitalizar las fotografías viejas tomadas en película aportan otro beneficio además de archivos fáciles de compartir. Puedes almacenarlas en un lugar seguro en línea como respaldo (y como el nuevo archivo si decides deshacerte de los originales durante la limpieza de primavera).

© 2022 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.