Ley de Florida ofrece a los urbanizadores de Miami un escenario de ensueño: derribar casas antiguas y construir modernas

·4  min de lectura
Pedro Portal/pportal@miamiherald.com

El destacado urbanizador residencial del sur de la Florida Todd Michael Glaser va a comprar hasta 40 casas de Miami Beach,para demolerlas y vender los solares a personas adineradas, después que una nueva ley estatal concede a los propietarios de viviendas unifamiliares la posibilidad de demoler casas históricas.

“Esto va a cambiar el aspecto de Miami Beach”, dijo Glaser al Miami Herald.

Otros cinco urbanizadores coincidieron en que la ley ofrece nuevas oportunidades de urbanización en los lugares con las políticas de preservación histórica más estrictas del sur de Florida, como Miami Beach, Coral Gables y Palm Beach.

La legislatura de la Florida aprobó por unanimidad y sin debate público una ley que prohíbe a las autoridades locales impedir la demolición de casas sin designación histórica que estén en o por debajo de la elevación de inundación base. Promulgada por el gobernador Ron DeSantis en mayo, la ley entró en vigor en julio.

Los propietarios tienen ahora mucho más poder desde que el estado eliminó un tedioso proceso municipal. Cualquier propietario puede solicitar un permiso de demolición y derribar una casa sin obstáculos. Es un escenario de ensueño para los constructores.

“Esto no debería verse como una mala noticia para nadie”, dijo Frank McKinney, un urbanizador inmobiliario especulador de Palm Beach. “Con el tiempo, al estar esa casa por debajo de la inundación base, se inundará en algún momento. Dejemos que alguien venga, la derrumbe y lo haga bien. Dentro de 50 años, esas casas podrán ser declaradas históricas”.

Los urbanizadores especulativos están ahora a la caza de propiedades antiguas. A diferencia de los constructores que edifican casas a la medida, los constructores especulativos compran casas, las derriban y construyen otras, o venden los terrenos, como dijo Glaser.

El mercado está tan candente para la nueva construcción, dijo James Curnin, un constructor de casas específicas y presidente ejecutivo y fundador de Clara Homes, que sus tres últimas casas se vendieron mientras estaban en construcción. Construye tanto en Miami Beach como en Coral Gables.

“Hace que las negociaciones sean más fáciles, hace que los números sean mejores”, dijo Curnin. “Siempre estoy buscando. Si surge un trato, me lanzo a hacerlo”.

La nueva ley de conservación de viviendas de la Florida se aprobó después que el Herald informó de un aumento del número de solicitudes de demolición de viviendas unifamiliares en Miami Beach. Las autoridades de Miami Beach contaban con un riguroso proceso de demolición para las casas construidas antes de 1942, en el que los propietarios debían obtener primero la aprobación de la Junta de Preservación Histórica y de la Junta de Revisión del Diseño antes de recibir un permiso de demolición. A veces, las solicitudes no recibían la aprobación, ya que la Junta de Preservación insistía en que una casa merecía la designación histórica y recomendaba a la Comisión municipal que le diera la designación o prolongaba el proceso hasta el punto que los propietarios desistían y se quedaban con la casa tal como estaba o la catalogaban.

Eso es lo que ocurrió con la vivienda en 93 Palm Ave. en Miami Beach, la última residencia de Al Capone. Glaser compró la casa en agosto de 2021 con un socio comercial para sustituirla por una nueva vivienda. Al cabo de un mes, vendió la casa debido a un alboroto de los conservacionistas. En la actualidad, la casa centenaria del gangster es propiedad de sus vecinos de al lado, la familia Claramonte, que aún no ha decidido si conservarla, demolerla o venderla.

Es de esperar que haya más solares yermos en Miami Beach, dijo Glaser. En los próximos ocho meses, planea comprar unas 40 casas para arrasarlas y vender los lotes. Los barrios de North Beach y Mid Beach tienen muchas residencias antiguas.

“Una vez que es un terreno baldío”, dijo Glaser, “estás vendiendo un sueño”.

Los preservacionistas históricos tienen un gran desafío por delante, especialmente aquellos que, según McKinney, son puristas, gente que “tiene la cabeza en la arena y se les da una patada en el trasero”.

Pero los conservacionistas tienen aliados en la comunidad de urbanizadores.

“Si podemos preservar una casa, me encantaría”, dijo Alirio Torrealba, presidente ejecutivo de MG Developer en Coral Gables. “Para muchos, es mucho más fácil demoler, pero a nosotros nos gustaría mantener un equilibrio entre las edificaciones antiguos y las nuevas”.

Habiendo construido varias casas en Coral Gables con otra en proyecto, Torrealba dijo que ha remodelado casas antiguas en el pasado y las ha puesto a la venta. Ahora, dijo, dará un paso más para designar las casas o estructuras como históricas antes de venderlas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.