Lewis Hamilton echa humo por el fracaso de la costosa estrategia de Mercedes

·4  min de lectura

Un furioso Lewis Hamilton acusó a su equipo Mercedes de “j*derlo” después de que una estrategia fallida lo hiciera perder su oportunidad de ganar el Gran Premio de Holanda del domingo.

Hamilton estaba en la competencia por obtener su primera victoria de la temporada: estaba en segundo lugar detrás de Max Verstappen cuando el Alfa Romeo de Valtteri Bottas se averió y el auto de seguridad fue enviado con 15 vueltas restantes.

Pero mientras que Verstappen y todos los que lo rodeaban se detuvieron para cambiar a neumáticos blandos más rápidos, el británico siguió con neumáticos medianos desgastados.

Hamilton asumió el liderazgo, pero la curiosa decisión de Mercedes convirtió al siete veces campeón del mundo en un blanco fácil, al igual que en la carrera decisiva del título del año pasado en Abu Dabi, cuando la carrera se reanudó en la vuelta 61 de 72.

Verstappen pasó rápidamente a Hamilton antes de la primera curva, para deleite de su público natal. El piloto de Red Bull logró su cuarta victoria consecutiva y amplió su ventaja en el campeonato sobre Charles Leclerc a 109 puntos con siete rondas restantes y 191 puntos disponibles.

George Russell rebasó a Hamilton para colocarse en segundo lugar en la vuelta 64, y Leclerc de Ferrari dejó fuera a Hamilton del podio en la siguiente. Hamilton no tardó en despotricar.

“¡Qué manera de ca****la!”, gritó por la radio.

El piloto de 37 años agregó: “No puedo creer que ustedes me hayan j*dido. No puedo decirles lo furioso que estoy”.

Hamilton salía cuarto, pero una estrategia de una sola parada de neumáticos parecía que iba a funcionar a su favor solo porque Verstappen tuvo una parada libre efectiva cuando el auto de Yuki Tsunoda, quien conduce para el equipo junior de Red Bull, Alpha Tauri, se averió en la vuelta 48 y apareció el auto de seguridad virtual.

Sin embargo, Hamilton tendría la oportunidad de redimirse, pero el no poder tener llantas nuevas para el último enfrentamiento del domingo le costó muy caro.

Cruzó la línea 13 segundos detrás de Verstappen. El holandés se acerca a su segundo título después de muchos años.

Después de que cayera la bandera a cuadros, el ingeniero de carrera de Hamilton, Peter Bonnington, dijo: “Lo siento, Lewis”.

“Se veía bien, pero nos reuniremos y revisaremos las decisiones que tomamos”.

Toto Wolff se sumó a las disculpas. “Lewis, lo siento, no funcionó”, expresó el director del equipo Mercedes.

“Nos arriesgamos. Discutámoslo entre nosotros en la oficina”.

Hamilton habló por el radio para agradecer solo a sus mecánicos, sin mencionar al departamento de estrategia de su equipo, encabezado por James Vowles.

“A todos los mecánicos, [hicieron] un trabajo fantástico hoy”, señaló. “Fueron las mejores paradas en pits de la temporada, así que gracias por el esfuerzo continuo. Sigamos trabajando. Todavía logramos obtener puntos hoy”.

Una hora después de que cayera la bandera a cuadros, Hamilton explicó su furia expresada por la radio.

“No quiero disculparme por mi pasión, porque así es como estoy hecho y no siempre lo hago bien”, justificó.

“Me disculpo con mi equipo por lo que dije, porque se hizo en el calor del momento”.

“Por supuesto que estoy decepcionado. Este año ha sido como una montaña rusa. Llegué a segundo, lo estaba alcanzando [a Verstappen] y pensé: ‘Vaya, podríamos estar compitiendo por una victoria aquí, y tal vez un uno-dos’”.

“Y luego apareció el auto de seguridad y las emociones estaban por todas partes. Supe en ese momento que había perdido porque todos tenían neumáticos blandos y no había forma de que los mantuviera detrás de mí”.

Russell, ahora 30 puntos por delante de Hamilton en la clasificación, exigió un cambio a llantas blandas, pero su compañero de equipo dejó la decisión a cargo de Mercedes.

“No tuve ninguna conversación con el equipo”, aseguró Hamilton. “No pensé que alguien fuera a parar”.

“Pero cuando pasé por los pits y vi que los neumáticos blandos estaban fuera y vi qué le estaba pasando a George, mis esperanzas se desvanecieron”.

“Creo al 1000 por ciento que contamos con el equipo adecuado. Hoy no fue una decisión fácil y, por supuesto, podríamos mirar hacia atrás y decir que habríamos tomado una decisión diferente, pero así no es la vida y hay que aprender de ella”.

“Tenía la esperanza de conseguir un podio, primero o segundo al menos, pero seguimos adelante”.