Leticia Calderón y los retos a los que se enfrentó al iniciar su carr

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 18 (EL UNIVERSAL).- Leticia Calderón es una de las actrices mexicanas más consolidadas dentro del mundo de la televisión, pues su rostro ha formado parte de grandes producciones desde hace cuatro décadas, cuando comenzó su carrera, ya que con los años fue ganándose el cariño y reconocimiento del público que la llevaron al lugar en el que se encuentra hoy.

La originaria de la Ciudad de México buscó una oportunidad dentro de la televisión desde muy pequeña, cuando era una adolescente de 14 años, y apareció en su primera telenovela "Chispita", más tarde llegaron otras producciones de Televisa de las que formó parte como "Principessa" y "El ángel caído".

Y aunque la actriz recuerda que cuando era pequeña no se sentía interesada por el medio artístico, su madre, Carmen León, y uno de sus hermanos, Miguel Calderón, afirmaron –en una entrevista a TV Azteca- que era muy dramática, al hacer berrinches cuando entraban a su habitación sin su permiso o tomaban prestados sus juguetes:

"Siempre actuaba como actriz, era muy teatrera, hacía unos dramones", aseguró su mamá.

Su familia también recordó que al crecer, Lety se convirtió en una joven muy hermosa, pero que fue poco pretendida por los jóvenes de su edad, ya que sus hermanos eran muy protectores.

Su belleza física la llevaron a hacer el rostro de XETU; más adelante, se hizo acreedora de una beca para estudiar en el Centro de Capacitación de Televisa, donde estudió un año. La actriz recuerda que fue el glamour y la vida dentro de los sets lo que le despertó el deseo de convertirse en actriz, por lo que luego de finalizar sus estudios de preparatoria se concentró por completo en su carrera dentro de la actuación.

Sin embargo, en un principio, fue muy criticada por su inexperiencia por sus compañeras y compañeros de reparto, como ocurrió en la telenovela de Valentín Pimstein, "Amalia Batista", donde interpretó a la hija de Susana Dosamantes. La actriz recordó que le hicieron la vida imposible:

"Uno de esos actores, de los que no voy a decir nombres, me quiso besar a la fuerza y yo recuerdo mucho que Susana Dosamantes me defendió, porque me quería asustar, no es que me quisiera besar. Yo me asusté mucho, pero llegó Susana le dio una cachetada, lo regaño y me protegió".

Fue hasta que Calderón protagonizó "La indomable" cuando la actriz se afianzó en el mundo de la actuación. En esta producción de 1987, Lety dio vida a María Fernanda Villalpando, una joven que gozaba de grandes lujos, por lo que era de personalidad caprichosa pero, tras vivir la infidelidad de su pareja comienza a tomar decisiones que le dan un giro completo a su percepción de la vida.

Y aunque esta novela, donde trabajó al lado de Arturo Peniche, fue un parteaguas dentro de su carrera, fuera de cámaras, Lety atravesaba un momento complicado, pues el estrés y la exigencia de trabajo comenzaron a pasarle factura; Beatriz Sheridan fue la directora de la producción y su exigencia afectó a la intérprete.

"Me tocó una directora muy fuerte, muy exigente, un tanto déspota al principio y que nada más me ofendía, nada le parecía bien", señaló en su momento. "Lloraba mucho, me desilusionaba".

Arturo Peniche confirmó esta versión y reconoció que él también lloró, al ser un proyecto tan desgastante, pero que Calderón siempre enfrentó cada problema con entereza, disciplina y profesionalismo, sin importar su corta edad. "En esa telenovela todos quisimos renunciar", dijo el actor.

La química entre ambos actores, en esa época, desató los rumores de que Lety y Arturo tuvieran una relación fuera de las cámaras, pero ninguno de los dos confirmó esta versión. Luego de esta telenovela, Calderón comenzó a ser requerida en muchos más proyectos como "Esmeralda", por el cual es más recordada.