Legislatura de Florida no hace nada para luchar contra los alquileres altísimos

·4  min de lectura

Al pasar la mayor parte del año en batallas de guerra cultural con los progresistas, la Legislatura de Florida controlada por los republicanos no ha hecho nada para abordar directamente el aumento de los alquileres en el estado, dejando a millones de residentes inseguros sobre su vivienda.

“Todos los días, nuestra oficina está inundada de personas que no pueden pagar el alquiler”, dijo la representante Anna Eskamani, demócrata de Orlando, que critica la inacción en Tallahassee. “Las opciones para las personas son muy, muy limitadas”.

El alquiler en Florida ha subido un 38% histórico año tras año, según Rent.com. En Orlando, el alquiler promedio de un apartamento de una habitación es de hasta $2,026, un aumento del 23%.

De acuerdo a un estudio realizado por el Centro Conjunto de Estudios de Vivienda de la Universidad de Harvard, ee considera que el 54.1 % de los inquilinos de Florida tienen una carga de costos, la mayor parte de cualquier estado.

Los aumentos están siendo impulsados por la creciente demanda de nuevos residentes que se mudan fuera del estado, así como por factores como el aumento en las tarifas de seguros de propiedad que la Legislatura reunió en su segunda sesión especial del año. Pero los legisladores levantaron la sesión el miércoles pasado reconociendo que las primas más bajas estaban al menos dentro de un año y puede que no suceda en absoluto.

El problema está obligando a los residentes de toda la vida a buscar nuevos lugares para vivir. Aquellos que esperan salir del alquiler han llegado a un mercado interno definido por precios igualmente meteóricos, guerras de ofertas y bajo inventario.

En el área metropolitana de Orlando, el precio promedio de una vivienda alcanzó los $370,000 en abril, un aumento del 25% desde 2021, según la Asociación Regional de Agentes Inmobiliarios de Orlando.

El problema no está pasando desapercibido para algunos legisladores.

Durante la sesión especial de seguros de propiedad, el senador Randolph Bracy, demócrata de Orlando, presentó una enmienda a un proyecto de ley que limitaría los aumentos de alquiler al 3%, siguiendo el modelo de una medida similar que se aprobó en Minneapolis.

La enmienda fracasó en líneas partidistas.

“Simplemente no tenemos los votos para aprobar nada”, dijo Bracy. “Al menos la gente puede ver que los republicanos no tienen interés en tratar con ellos”.

El presidente del Senado, Wilton Simpson, republicano por Trilby, no respondió a una solicitud de comentarios para esta historia.

El representante estadounidense Darren Soto, demócrata de Kissimmee, atribuye gran parte de la culpa a las prioridades del gobernador Ron DeSantis.

“Me parece increíble que haya tanta distracción por las guerras culturales bajo el liderazgo del gobernador DeSantis”, dijo.

Pero una portavoz de DeSantis rechazó las acusaciones de indiferencia. En un correo electrónico, Christina Pushaw dijo que el gobernador recomendó la financiación total para el fondo de vivienda Sadowski, que ofrece dinero para asistencia de alquiler, cada año que ha estado en el cargo.

“Aquellos que se apresuran a insistir en un ‘estado de emergencia’ para abordar la vivienda asequible son aquellos que creen que el gobierno puede y debe resolver todos los problemas con mano dura”, escribió Pushaw. “Aumentar la intervención del gobierno en los mercados no puede resolver problemas complejos como este; de hecho, tiende a empeorar esos problemas”.

Pushaw también promocionó el apoyo del gobernador a Hometown Heroes, un programa diseñado para ayudar con el pago inicial y los costos de cierre para los socorristas y las personas que trabajan en medicina. Pero ese programa asaltó $ 100 millones del Fondo Sadowski, dejando a este último con solo $53 millones para ayudar con los alquileres.

Eskamani también dice que demasiadas personas en Florida no califican para recibir asistencia a través de Hometown Heroes, incluidos los trabajadores domésticos y de servicios.

“Me alegro de que esto esté aquí para aquellos que califican, pero quitaron este dinero de la construcción de unidades de alquiler asequibles y se lo dieron a un grupo selecto de personas que consideran dignos”, dijo. “¿Qué pasa con el resto de los floridanos?”

Eskamani dice que los grupos de presión de intereses especiales están impulsando las prioridades legislativas en Tallahassee.

“La gente está eligiendo a mano a los electores que importan más, y no tengan dudas, estas también son poblaciones que tienen más eficacia política, y luego están ignorando a aquellos que no están necesariamente conectados con los funcionarios”, dijo.

Bracy dijo que el problema ahora recae en los gobiernos locales.

“El gobernador básicamente ha dicho que no tiene interés en lidiar con esto”, dijo. “Así que depende de los lugareños hacer algo, y deberían hacerlo”.

Dijo que el condado de orange debería considerar congelar la renta por un año en la boleta electoral.

“Los gobiernos locales de todo el estado deberían hacerlo”, dijo. “Esto no solo afecta a las personas en las ciudades”.

Eskamani también señaló con el dedo a su distrito, implorando al Condado de Orange que adopte una declaración de derechos de los inquilinos, similar a las adoptadas por los condados de Miami-Dade y Hillsborough, que podría establecer plazos para aumentos y prevenir la discriminación.

“Francamente, exijo algo mejor de mi comisión del condado de mayoría demócrata”, dijo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.