Es legalmente ciega y una ‘máquina de tejer’ que dona su obra. Ahora nos toca donarle a ella

Angela Phang encarna el espíritu del Wish Book (Libro de los Deseos).

Quizá no aplique el nombre del Libro de los Deseos a su generosidad, pero Phang, una estudiante de 71 años del programa de actividades grupales para personas mayores de Miami Lighthouse for the Blind and Visually Impaired, es una dadora.

Wish Book, el esfuerzo de temporada y sin ánimos de lucro del Miami Herald y el Nuevo Herald que lleva 41 años recaudando fondos para los necesitados, es un dador.

Ambos dan y, sin embargo, ambos lo hacen a pesar de los crecientes desafíos.

Una artista premiada

Phang nació con cataratas congénitas y problemas de retina. No puede enfocar y es legalmente ciega, dijo Betty Chavarría, gerente del programa de transición vocacional del Miami Lighthouse. Chavarría nominó a Phang para el Wish Book de esta temporada, que comienza oficialmente el Día de Acción de Gracias.

A pesar de sus problemas de visión, Phang teje coloridas mantas afganas. Su trabajo ha sido expuesto en el Coral Gables Museum. Ganó los máximos honores en un concurso nacional de arte patrocinado por la Kentucky’s American Printing House.

Phang dona la mayor parte de sus mantas afganas cuidadosamente elaboradas para recaudar fondos para organizaciones benéficas locales, como el Día del Bastón Blanco de Lighthouse, los Caballeros de Colón y programas de lucha contra el cáncer de mama. A veces regala las mantas y los chales. Entre los destinatarios se encuentran Aaron Hill, su instructor de arte y fitness en el Lighthouse, y la comisionada de Miami-Dade Sally Heyman, en honor a su jubilación en noviembre de la política local después de 20 años.

Pero Phang, que vive en un condominio en Miami Lakes que le dejó su padre, también necesita ayuda.

Una cocina dañada

Los armarios de su cocina están prácticamente destruidos. Hace años, el agua de lluvia se filtró en los armarios que ahora están deformados y agrietados, dijo Chavarría. “Es una monstruosidad”, añadió Phang.

Además, el agua de una jarra se derramó y se extendió por su gabinete, un tocador e incluso la estufa, haciendo que la estufa no funcione desde 2019. Phang, que vive sola, cocina sus comidas con una olla arrocera o con el microondas. No tiene medios para sustituir los electrodomésticos o los armarios dañados.

Phang también paga el hilo y otros materiales que necesita para tejer los regalos que tanto dona.

“Está dando mucho a otras personas y tiene menos que la mayoría de la gente a la que da”, dijo Hill.

Cumple un deseo. Haz la diferencia

Cómo ayudar: Wish Book está tratando de ayudar a esta familia y a cientos de personas con necesidades este año. Para donar, puede hacerlo de manera segura aquí.

Marcar la diferencia

“El Wish Book es la parte de nuestra misión de servicio público que se centra en conectar y construir comunidades en todo el sur de la Florida. Cuando pienso en los muchos años que nuestros lectores han apoyado el Wish Book me siento agradecida y recuerdo los momentos memorables e inspiradores en los que las donaciones han cambiado, incluso salvado, las vidas de niños y familias de nuestra comunidad”, dijo Monica Richardson, editora ejecutiva del Miami Herald y el Nuevo Herald.

Estos regalos pueden ser, como en el caso de Phang, nuevos armarios, pintura, quizás otras reparaciones y donaciones financieras para cubrir el costo del hilo y los gastos de mantenimiento.

Para otros puede significar la reparación de un auto, una computadora portátil para ayudar a los estudiantes a estudiar, asistencia para trasladar a una familia de un refugio a su propia casa o apoyo para comprar una vagoneta accesible para discapacitados, señaló Richardson.

“Estamos muy orgullosos del programa Wish Book y de su éxito a la hora de ofrecer algún tipo de ayuda a los necesitados”, dijo Bob McFarlin, gerente general de Miami Herald, el Nuevo Herald y The Bradenton Herald. “Nuestro trabajo como periodistas, empresarios, líderes y miembros de (la) comunidad solo puede realizarse cuando servimos a los nuestros”.

“El Wish Book es la culminación de la comunidad apoyando a otros en la comunidad, y nosotros solo somos el intermediario”.

A veces las donaciones marcan la diferencia simplemente poniendo una sonrisa en la cara de alguien.

De inspirada a inspiradora

Angela Phang nació con cataratas congénitas y problemas de retina, y es legalmente ciega. Phang ha sido estudiante del programa Senior Group Activities (SGA) de Miami Lighthouse for the Blind desde la década de 1980 y teje bufandas para donar a organizaciones benéficas.
Angela Phang nació con cataratas congénitas y problemas de retina, y es legalmente ciega. Phang ha sido estudiante del programa Senior Group Activities (SGA) de Miami Lighthouse for the Blind desde la década de 1980 y teje bufandas para donar a organizaciones benéficas.

Phang, por ejemplo, sonríe con frecuencia mientras conversa con un visitante de Lighthouse, al tiempo que engancha ágilmente el hilo en otra obra de arte. Es difícil no asombrarse de su multitarea.

“Aprendí sola cuando tenía 35 años”, dice. “Ahora tengo 71. Pero me llevó mucho tiempo practicar todas las puntadas. Así que, aunque empecé a los 35 años, no hice ese gran proyecto hasta, quizá, cinco años después”.

Sus piezas, dice, pueden llevar semanas, a veces meses, dependiendo de su agenda o de cuántos proyectos acepte.

Nacida en Jamaica y de origen chino, Phang emigró con sus padres a la zona de Westchester, en Miami-Dade, en 1974.

“Soy capaz de moverme”, dice. “Solo sé cómo moverme. Principalmente veo los colores si estás cerca y si no te mueves”.

A principios de la década de 1980, buscó la inspiración de otro hacedor. Estudiante del programa de actividades para mayores del Lighthouse, acudió a un retiro para ciegos.

“Alguien me la señaló, esa persona de allí es ciega y está tejiendo a ganchillo. Todo el mundo admiraba su trabajo, se agolpaba a su alrededor. Y yo dije: ‘Un momento, si ella puede hacerlo, y es ciega, y yo no soy realmente ciega, puedo hacerlo’. Ella me inspiró para aprender”, dijo Phang.

“Además, cuando era pequeña, veía a mi hermana tejiendo a ganchillo con esos hilos tan finos, y yo no podía entenderlo”, dijo.

Pero Phang estaba, y está, decidida.

“Es una mujer muy, muy especial, como probablemente pueda decir”, dijo Hill, la instructora de fitness y arte. “Es muy artística. Teje a ganchillo y se ejercita. Hace ganchillo al mismo tiempo. Es una máquina de tejer a ganchillo sin parar”, dijo Hill, riendo.

La mayoría de las veces, Phang no sabe quién gana su trabajo de ganchillo en una subasta benéfica, por lo que no siempre recibe comentarios directos ni es testigo de la alegría que la presentación de una manta afgana original de Phang puede dar a un destinatario. Cuando alguien dice algo bueno sobre sus esfuerzos, como hace Hill, Phang se limita a sonreír y decir: “Me lo tomo con calma. Lo hago. Soy humilde al respecto”.

Angela Phang, de 71 años, estudiante de Miami Lighthouse for the Blind teje una bufanda a ganchillo el martes 1 de octubre de 2022. Los trabajos y tejidos de Phang se han colgado en museos de Coral Gables, fueron ganadores de premios en concursos nacionales de arte y se subastan para organizaciones benéficas. “Ella es un excelente ejemplo para la comunidad ciega y con problemas de visión, de que es posible hacer arte sin vista y ser competitivo dentro de la comunidad vidente”, dijo Aaron Hill, su instructor en Lighthouse.
Angela Phang, de 71 años, estudiante de Miami Lighthouse for the Blind teje una bufanda a ganchillo el martes 1 de octubre de 2022. Los trabajos y tejidos de Phang se han colgado en museos de Coral Gables, fueron ganadores de premios en concursos nacionales de arte y se subastan para organizaciones benéficas. “Ella es un excelente ejemplo para la comunidad ciega y con problemas de visión, de que es posible hacer arte sin vista y ser competitivo dentro de la comunidad vidente”, dijo Aaron Hill, su instructor en Lighthouse.

Es humilde, dice Hill. “No se da cuenta de que no es una tejedora: es una artista. Su espíritu, su energía positiva nos hace sentirnos muy orgullosos. Es muy generosa. Siempre está dispuesta a ayudar a los demás estudiantes. Es una verdadera luz”, dijo Hill.

Dice que Phang usa el servicio de transporte especial del Condado Miami-Dade y que sabe cómo moverse en el Metrorail. “Ella irá a eventos por su cuenta. Irá a Orlando a una convención de ciegos por su cuenta. Es bastante sorprendente. Lo único que me preocupa es su casa. Su apartamento definitivamente necesita mucha ayuda”.

Chavarría se muestra igualmente efusiva sobre Phang. “Es una inspiración para todos nosotros”.

¿Y si Phang recibiera una respuesta del Wish Book?

“Oh, se sentirá extasiada solo por saber que hay gente que realmente se preocupa por los demás y que está dispuesta a dar a los demás, igual que ella”, dijo Chavarría. “Significará mucho para ella tener eso, especialmente ahora para las fiestas. Vive sola. No tiene familia aquí. Así que tener ese apoyo de la comunidad será una gran manera de inspirarla para que siga haciendo su trabajo”.

El año pasado, los partidarios del Wish Book pusieron una sonrisa en la cara de Jayden Ferrell, de 16 años, ciego de nacimiento, que quería una ayuda que le permitiera vivir y desenvolverse con mayor independencia, señaló Richardson.

“La suya, junto con otras, fue una sonrisa que merece la pena apoyar. Cada año las historias son muy sentidas y cada año la necesidad parece mayor que nunca”, dijo Richardson.

Grant a wish. Make a difference.

How to help: Wish Book is trying to help this family and hundreds of others in need this year. To donate, pay securely at MiamiHerald.com/wishbook.

Aumento de los alquileres

El Wish Book también se ha enfrentado a retos, entre los que destaca la pandemia del COVID-19. La pandemia ha cobrado vidas, ha costado empleos y ha agotado la paciencia.

“Entre los efectos actuales y posteriores del COVID, los costos de la vivienda que son astronómicos, el clima de seguridad laboral y los salarios, hay tantos factores que impiden que alguien pueda dar o dar más”, dijo McFarlin. “Sin embargo, nuestra comunidad, ... nuestros vecinos encuentran la manera de dar. Lo bonito de Miami ... es que no se trata solo de dar dólares.

“Puedes dar tu tiempo y esfuerzo en el voluntariado o reunir recursos para contribuir a algo o a alguien”, dijo. “Nada impide que nuestra comunidad se ayude mutuamente”.

Por ejemplo, a los dos años de la pandemia, la temporada 2021 del Wish Book recaudó más de $340,367, más las donaciones en especie. Esa cifra supuso un descenso con respecto a los $496,260 recaudados por el Wish Book en 2020, la primera temporada navideña de la pandemia. Pero la cantidad de 2021 estuvo más o menos en línea con las cifras de los últimos años: $322,788 en 2019, $360,102 en 2018 y $315,753 en 2017.

Pero 2022 planteó otro giro inesperado: el alto costo de la vivienda, especialmente de los alquileres. Los alquileres mensuales de los apartamentos aumentaron un 27% anual para la mayoría de los municipios del Condado Miami-Dade a finales del tercer trimestre, causando un gran dolor para los inquilinos cuyos ingresos no siguieron el ritmo, informó el Miami Herald en octubre.

Los costos de alquiler de las viviendas siguieron aumentando en porcentajes de dos dígitos en todo el sur de la Florida en septiembre, en comparación con hace un año, según el más reciente informe sobre el área metropolitana de Miami elaborado por Zumper, una plataforma inmobiliaria en línea.

En Miami-Dade, los alquileres de vivienda en general del condado se habían disparado un 46% en enero de 2022 con respecto a 12 meses antes.

“El aumento significativo de los costos de la vivienda de alquiler, el aumento de los gastos de guardería combinados con el impacto residual del COVID ha dejado a muchos de nuestros nominados enfrentando el desempleo y la falta de vivienda. Además, este año estamos viendo muchos más nominados con necesidades médicas de terapias y equipos”, dijo Roberta DiPietro, coordinadora del Wish Book de Miami Herald Charities.

Si añadimos la devastadora destrucción del huracán Ian en septiembre y los daños menos graves, pero no insignificantes, de Nicole en la costa este en noviembre, los dólares para la ayuda se han agotado para la 41ª temporada del Wish Book, que tuvo un lanzamiento discreto en el Miami Giving Day, el 17 de noviembre, y comienza oficialmente el Día de Acción de Gracias.

“La tasa de inflación en el momento actual puede parecer un reto para la colecta de donaciones. Sin embargo, sabemos que podemos contar con que nuestros lectores se preocuparán por sus vecinos necesitados”, dijo DiPietro.

El regalo de dar

“Hay un viejo dicho que dice que nadie se ha empobrecido por dar. Eso es porque la recompensa por dar es invaluable e inigualable”, dijo la editora ejecutiva del Miami Herald y el Nuevo Herald, Monica Richardson, sobre la temporada de Wish Book 2022.
“Hay un viejo dicho que dice que nadie se ha empobrecido por dar. Eso es porque la recompensa por dar es invaluable e inigualable”, dijo la editora ejecutiva del Miami Herald y el Nuevo Herald, Monica Richardson, sobre la temporada de Wish Book 2022.

El Wish Book, un proyecto conjunto de las redacciones del Miami Herald y el Nuevo Herald con contribuciones de los estudiantes de la Universidad Internacional de Florida (FIU), presentará numerosas historias en la prensa y en internet durante las fiestas para ayudar a inspirar las donaciones.

“Este año, las familias de Miami-Dade están especialmente estresadas por la prolongada crisis de asequibilidad de la vivienda, sobre la que el Miami Herald ha escrito extensamente. Miami tiene la dudosa distinción, según algunas métricas, de ser el mercado más inasequible del país. Esto ha dejado a muchas familias luchando contra las crecientes cargas financieras. Y aquí es donde el Libro de los Deseos puede marcar la diferencia”, dijo Richardson, editora ejecutiva del Herald.

“Booker T. Washington dijo una vez que la prueba más alta de la civilización de cualquier raza está en su voluntad de tender una mano a los menos afortunados. Espero que nos ayudes a extender esa mano y a hacer realidad el deseo de alguien este año”, dijo Richardson.

Cómo ayudar

Para ayudar a esta nominada del Wish Book y a los más de 100 nominados que lo necesitan este año:

Para donar, use el cupón que está en el periódico o pague de forma segura en línea a través de www.MiamiHerald.com/wishbook

Para más información llame al 305-376-2906 o a email wishbook@miamiherald.com

Los artículos más solicitados suelen ser computadoras portátiles y tabletas para la escuela, muebles y vagonetas accesibles

Lea todas las historias del Wish Book en www.MiamiHerald.com/wishbook

La reportera del Miami Herald Rebecca San Juan contribuyó a este artículo.