Anuncios

Lección de las elecciones: A los independientes no les gusta Biden, pero aborrecen a Trump | Opinión

Creí que estaba tomando pastillas para la locura en el plató del programa “Election Night in America” de la CNN el 8 de noviembre, hojeando las páginas de las encuestas a pie de urna justo antes de que empezaran a llegar los resultados.

Casi la mitad del país dijo que estaba “peor” que hace dos años. Tres cuartas partes dijeron que creían que la economía del país no era “buena” o era “mala”. La inflación fue el principal problema, y el 79% de los estadounidenses dijeron que se enfrentaban a dificultades por ella. Casi el 75% dijo estar “insatisfecho” o “enfadado” por cómo van las cosas en Estados Unidos.

¿El presidente demócrata Joe Biden? Impopular, con solo un 41% de aprobación. ¿Sus políticas? También impopulares: El 47% pensaba que estaban “perjudicando” al país, frente al 33% que decía que estaban ayudando.

Un electorado amargado y enfadado apareció en las encuestas de las elecciones intermedias, según los datos. Deberían haber castigado al partido en el poder, especialmente los electores independientes indecisos, que constituían aproximadamente un tercio de todos los electores. Esto habría coincidido con tendencias similares en las elecciones de 2006, 2010, 2014 y 2018.

Sin embargo, los electores indecisos no se inclinaron en absoluto a castigar al partido en el poder.

Los independientes se decidieron por los demócratas

Los independientes se decidieron ligeramente por los demócratas a nivel nacional —49% a 47%— y se pusieron del lado del partido de Biden de forma aún más decisiva en las contiendas clave del Senado.

En Georgia: Los independientes se decidieron por el titular demócrata Raphael Warnock por 11 puntos sobre Herschel Walker.

En Arizona: El senador demócrata Mark Kelly ganó por 16 puntos sobre el aspirante republicano Blake Masters.

En Pensilvania: El demócrata John Fetterman ganó por 20 puntos sobre el republicano Mehmet Oz.

A medida que avanzaba la noche electoral, me quedó claro que, aunque los independientes de 2022 no amen a Biden, aborrecen absolutamente a Donald Trump. Y en cada uno de esos tres estados, los candidatos republicanos al Senado compartían la característica de ser, en diversos grados, subsidiarios de Trump.

Si el índice de aprobación de Biden es bajo, la opinión favorable sobre Trump es peor, situándose a nivel nacional en el 39%. Es enormemente impopular, y su identidad política sigue manchando a los republicanos que no han construido su propia identidad.

En Georgia, el actual gobernador republicano Brian Kemp ganó a los independientes frente a la demócrata Stacey Abrams, incluso cuando Walker los estaba perdiendo. Kemp es conocido por haberse enfrentado a Trump después de las elecciones de 2020 y haber resistido a un aspirante a las primarias respaldado por Trump.

Kemp tomó una postura propia, y fue recompensado por ello.

DeSantis fue recompensado

Varios gobernadores republicanos se han dado cuenta de esto. En 2021, fue Glenn Youngkin quien ganó la elección a gobernador en Virginia, un estado que Biden había ganado por 10 puntos solo un año antes. Este año, los gobernadores Mike DeWine en Ohio y Ron DeSantis en Florida desarrollaron sus propias identidades y fueron recompensados con grandes victorias.

Los republicanos tienen que aprender por fin la lección: Trump no es un fabricante de mayorías para sí mismo, para su partido de adopción o para la mayoría de los candidatos que elige. Retrocedió en la presidencia en 2016, ganando menos votos que el candidato demócrata más impopular de mi vida. Le costó a su partido la Cámara Baja del Congreso en 2018 y el Senado en 2020. Perdió la Casa Blanca en 2020 y no tiene prácticamente ningún camino para volver a ella en 2024, según los resultados de las elecciones intermedias de 2022. Trump nunca, jamás, tendrá la mayoría del voto popular nacional.

Es un perdedor, según la evidencia empírica.

Trump nunca ha sido más débil políticamente que ahora, o al menos desde la desgracia del 6 de enero de 2021. Los republicanos deberían haber actuado contra él entonces, pero dudaron, permitiéndole recuperarse y dominar el Partido Republicano durante otros dos años. Cuando hay vacíos, hay que llenarlos.

Hace dos años no había una alternativa clara a Trump. ¿Pero ahora? Los republicanos pueden ver el próximo camino electoral.

DeSantis, quien viene de su victoria la semana pasada, podría ser esa alternativa a Trump, con Trump seriamente debilitado por los resultados de las elecciones intermedias. Ahora es el momento de que el más joven de los dos floridanos y el partido que lo adora lo aprovechen.

¿Caerá Trump sin luchar? No, por supuesto que no. Tiene muchas ventajas: toneladas de dinero, un equipo que depende totalmente de él para su sustento y un grupo comprometido de seguidores para los que la política es más una experiencia religiosa que un camino para alcanzar la autoridad de gobierno.

Los electores republicanos con criterio no deberían acobardarse ni ceder. Después de todo, la mayoría de los republicanos dicen a los encuestadores que son más leales al partido que al ex presidente. Si lo dicen en serio, deberían pensar bien lo que hace falta para atraer a los independientes. Si quieren que su partido vuelva al poder, deberían encontrar un nuevo candidato en 2024.

Scott Jennings es ex asistente especial del presidente George W. Bush y comentarista político de CNN.

©2022 Los Angeles Times

Jennings
Jennings