Las otras víctimas del macabro experimento social que trastocó la vida de los trillizos de Nueva York

Al menos cinco pares de gemelos y unos trillizos fueron separados deliberadamente y dados en adopción durante años en Estados Unidos bajo la anuencia de  la Jewish Board of Family and Children’s Services y el National Institute of Mental Health de EEUU.(Foto: Getty/archivo).

En el otoño de 1980 Robert Shafran fue a su primer día en la universidad sin imaginar el vuelco que daría su vida horas después de conocer a sus compañeros de clase. Todos lo recibieron con cariño, besos y abrazos, como si fueran amigos de toda la vida, pero lo extraño es que Robert nunca había puesto un pie en el Sullivan County Community College hasta ese día.

A Robert lo habían confundido con Eddie Galland quien había asistido a la universidad el año anterior. Robert no aguantó la curiosidad y fue a casa de Eddie, solo para comprobar, para sorpresa de todos, incluidos Eddie Y Robert, y sus familias adoptivas, que eran idénticos: los mismos rasgos faciales, el mismo cabello negro y rizado, y la misma fecha de nacimiento: 12 de julio de 1961.

Los trillizos de Nueva York se conocieron -por casualidad- cuando tenían 19 años y se convirtieron en una sensación mediática. Nadie imaginaba que en realidad formaban parte de un truculento estudio psicológico que involucró a otros hermanos idénticos. (Foto: Getty).

Cada uno sabía que había sido adoptado, pero ninguno sabía que tenía un gemelo. Su historia fue noticia en todo Estados Unidos y reseñada por los principales medios de comunicación de la época. Gran parte del país estaba fascinado con ellos.

Pero las sorpresas -buenas y perturbadoras- apenas comenzaban. Otro joven, David Kellman, estaba especialmente asombrado. Esos dos chicos que veía en los periódicos tenían un parecido excepcional entre ellos, pero también con él mismo: la misma cara, la misma estatura… todo. Así que propició el encuentro entre los tres. No había dudas, los tres eran hermanos idénticos, eran trillizos.

La historia suena conocida hoy en día gracias al documental ‘Tres extraños idénticos’ dirigido por Tim Wardle, que fue proyectado en febrero pasado en el Sundance Film Festival en Estados Unidos. El documental, que se estrenará este mes en las salas de cine de algunos países de Europa, además de contar la historia de los trillizos, devela el perturbador secreto que los separó.

La punta del iceberg

Eddy, Robert y David nacieron en el verano de 1961 en un hospital de Nueva York y apenas horas después fueron separados y entregados -en un calculado y deliberado proceso de adopción– a tres familias muy diferentes: una familia rica, una de la clase media y una de la clase trabajadora.

Todo formaba parte de un oscuro experimento social, y los trillizos eran solo la punta del iceberg. Su caso era parte de un experimento complejo puesto en marcha por el psicoanalista infantil austriaco Peter Neubauer con el aval de la Jewish Board of Family and Children’s Services y el National Institute of Mental Health de EEUU.

E l psicoanalista infantil austriaco Peter Neubauer, el cerebro detrás del oscuro experimento que dejó traumas irreversibles en la vida de los hermanos separados. (Foto: captura de pantalla del programa 20/20 del canal ABC).

Al menos otros cinco pares de hermanos idénticos fueron separados y utilizados en el mismo experimento con la ayuda de la agencia Louise Wise Services, una prominente agencia de adopción judía de Nueva York en la década de 1960 y que funcionó hasta 2004.

El objetivo final de la prueba era descubrir la influencias de los genes y el ambiente en la educación de los niños.

Los famosos trillizos tuvieron destinos diferentes. En la imagen David y Robert, Eddie se suicidó 15 años después del reencuentro. Ahora sus historias vuelven a resonar gracias a dos documentales: ‘Three Identical Strangers’ y  ‘The Twinning Reaction’. (Foto: Getty).

A las familias no se les dijo nada sobre la prueba secreta; tampoco se les informó sobre la naturaleza de los estudios de seguimiento que Neubauer preparó para su experimento. Cada año se le hacían a los niños exámenes físicos y pruebas de personalidad e inteligencia supuestamente para un estudio de desarrollo infantil. En el caso de los trillizos las pruebas se hicieron durante 12 años.

Los otros gemelos: Doug y Howard

La historia de Doug Rausch y Howard Burack no es muy diferente a la de los trillizos. Fueron separados y dados en adopción también por la ahora desaparecida agencia Louise Wise Services que recibía asesoramiento de Viola Bernard, una destacada psiquiatra que consideraba que para los gemelos era mejor crecer separados, y trabajaba con Neubauer. 

Al contrario de los trillizos, el reencuentro de Doug y Howard no fue producto del azar. Ellos tuvieron que esperar 40 años para volverse a ver.

Los hermanos Doug y Howard aun tienen dudas sobre sus primeros años de vida ( Foto: captura de pantalla del programa 20/20 del canal ABC)

En una entrevista para ABC Howard contó que en 1998, cuando tenía 35 años y aun no sabía que tenía un gemelo, le escribió a la agencia Louise Wise Services solicitando información sobre sus padres biológicos. Al poco tiempo recibió una llamada impactante, le decían que tenía un hermano idéntico. Pero que no podían darle mayor información porque la ley lo prohibía.

Todo quedó en el limbo. “Pasé dos años, todos los días, pensando en esto. Fue bastante perturbador. Quiero decir, era solo una incógnita. ¿Cómo podría encontrar a esta persona? ¿Alguna vez voy a encontrarla? ¿Esta persona está viva?”, cuenta Howard que se preguntaba todos los días.

Por su parte, su hermano Doug descubrió su historia secreta dos años después de que lo hiciera Howard. En 2000, la agencia Louise Wise Services estaba en proceso de clausura y ocurrió algo inesperado.

LEER MÁS: Dos hermanos gemelos tienen hijos simultáneamente en Michigan

Cuando Louise Wise estaba cerrando, había una mujer que trabajaba allí que tenía cáncer y sabía que se estaba muriendo, y antes de irse de este mundo, llamó a Doug. Ella no podía irse a la tumba sin que algunos de estos niños supieran que tenían gemelos idénticos“, cuenta la documentalista Lori Shinseki directora del documental ‘The Twinning Reaction’, y asesora de la cadena ABC.

Doug dice que nunca esperó escuchar algo así. Lo que hizo a continuación fue dejar su número telefónico en caso de que su hermano quisiera contactarle. No tuvo que esperar demasiado. “Finalmente lo llamé y hablamos por un tiempo y fue como si lo conociera de toda mi vida. Fue increíble”, relata Howard

Los hermanos gemelos Doug y Howard se reencontraron casi 40 años después de haber sido separados a los seis meses de vida. ( Foto: captura de pantalla del programa 20/20 del canal ABC)

Para sorpresa de las dos familias ambos eran coach de Hockey, se habían casado el mismo año y compartían casi que todos los mismos gustosLos hermanos poco después se reunieron en un aeropuerto en Columbus, Ohio.

Más tarde descubrieron -al revisar parte del terrorífico estudio- que fueron separados a los seis meses de edad y que tras el alejamiento sus capacidades motoras disminuyeron, e incluso mostraron síntomas de estrés.

LEER MÁS: Dos hermanas gemelas se casan con dos hermanos gemelos

Ambos también pasaron por las misteriosas pruebas anuales para evaluar su personalidad, su inteligencia y su actitud, todo bajo engaño. A sus padres les impusieron como condición para la adopción que sus hijos se sometieran a esas pruebas anuales, pero no tenían idea de la intención final de esos exámenes.

“Es simplemente incorrecto. Lo que hicieron estuvo realmente, muy mal. Mientras más cosas leo, más equivocadas me parecen”, confiesa Doug en el documental de Shinseki.

Al menos otros cuatro pares de gemelos vivieron historias parecidas. Sharon Morello fue separada de su hermana a los tres meses de nacida por la misma agencia polémica de Nueva York. En su caso cuenta en el mismo programa que -a pesar de que hicieron click apenas se comunicaron por primera vez en la adultez vía Facebook, hoy en día no se hablan. El motivo es que Sharon quiso hacer pública su historia, mientras que su hermana prefería mantener su privacidad.

Lo peor de estos casos de adopciones es que aun hay gente que no sabe que tiene un hermano gemelo.

Después de que el canal ABC emitiera el programa en marzo pasado contando la historia de Doug y Howard, la Junta Judía envió disculpas por escrito a los gemelos que aparecieron en el segmento: “Recientemente vimos la transmisión sobre la separación de gemelos y nos sentimos profundamente conmovidos por los comentarios… nos damos cuenta de que nuestros esfuerzos se han quedado cortos, y que podemos y debemos hacer más… creemos que debemos reconocer nuestro error pasado y establecer un nuevo estatus moral para el futuro”.

Algunos de los gemelos del polémico estudio han aceptado desde entonces la invitación de la Junta Judía para iniciar un diálogo para “comenzar la tarea de reparar los errores del pasado y corregirlos”.

“Ratas de laboratorio”

Según el diario inglés The Guardian, algunos de los hermanos sometidos a esas pruebas permanecen amargados sobre su destino. Uno de los trillizos dice en el documental de Wardle que fueron tratados como “ratas de laboratorio”. Otros dicen que fueron víctimas de acciones que equivalían a la “m…. Nazi”. 

The Jewish Board aun hoy en día deben responder ante un experimento truculento que comenzó a llevarse a cabo hace más de 50 años (Foto: Captura de pantalla de Twitter).

Las pretensiones de Neubauer están directamente relacionadas con la siguiente pregunta ¿En qué medida estamos los humanos conformados por nuestra composición genética y en qué medida el entorno en el que nos criamos contribuye a formar nuestra personalidades?

La naturaleza -y los genes- frente a la crianza… qué predomina? Es una dicotomía extremadamente difícil de estudiar en humanos, debido a las preocupaciones éticas que conlleva, como dice la revista Ciencia.

Precisamente Neubauer y su equipo no tuvieron miramientos éticos a la hora de poner en marcha su experimento. Ellos solo querían descubrir las influencias de los genes y el ambiente en la educación de los niños sin importar las consecuencias.

Los gemelos y trillizos coinciden en señalar los niveles de angustia que vivieron en el proceso de descubrir sus orígenes.  Según el reporte de ABC en el que habla la documentalista Shinseki, tres de los hermanos separados habrían muerto por suicidio, entre ellos uno de los trillizos, Eddie, que acabó con su vida 15 años después de reunirse con sus hermanos.

Los resultados del estudio nunca se dieron a conocer: Neubauer murió en 2008 después de haber sellado sus datos en bóvedas en la Universidad de Yale, con órdenes de que permanecieran allí hasta 2066.