La ruta de la droga, ¿podrá el muro de Trump detener esa avalancha hacia EEUU?

(AP Photo/Gregory Bull)

POR Wilfredo Cancio Isla/ESPECIAL-. La polémica por la construcción de un muro fronterizo con México está poniendo cada vez más en entredicho uno de los argumentos esgrimidos por el presidente Donald Trump para impulsar su proyecto de 5,700 millones de dólares: ¿Resultará efectiva una “barrera inteligente” de hormigón y acero para poner fin al trasiego de drogas hacia Estados Unidos en momentos en que la transportación de los cargamentos y las bandas de narcotraficantes han diversificado sus rutas y estrategias?

Aunque desde un inicio la batalla por el muro fue su estandarte político contra la inmigración ilegal, Trump ha insistido con énfasis en que representa una impostergable medida de contención para cerrar el paso al tráfico de drogas por la “peligrosa frontera sur”.

Lo repitió durante el discurso sobre el estado de la nación para respaldar su petición urgente al Congreso, a comienzos de febrero, y lo reforzó para argumentar su declaración de emergencia nacional.

“Voy a firmar la declaración de emergencia nacional. Es algo importante, porque estamos enfrentando una invasión de drogas, de tráfico de personas, de todo tipo de criminales y pandillas, y esto es inaceptable”, dijo el presidente durante su anuncio en la Casa Blanca.

“Es muy simple. Queremos impedir la entrada de drogas a nuestro país”.

La ruta de la droga | Yahoo Noticias

Argumento artificial

Pero la referencia al flujo de drogas para justificar la emergencia nacional y obtener los fondos necesarios para el muro fronterizo es calificado como un “argumento totalmente artificial” por Frank Mora, quien fungió como subsecretario de Defensa durante la administración Obama y dirige actualmente el Centro Latinoamericano y Caribeño de la Universidad Intenacional de Florida (FIU).

“El presidente está equivocado y maneja cifras equivocadas, y trata de justificar empíricamente la construcción del muro, a partir de datos inciertos”, afirmó Mora, en entrevista con Yahoo Noticias. “Un muro en el medio de Arizona no va a impedir la entrada de drogas a este país”.

El ex funcionario del Pentágono agregó que las estadísticas oficiales indican que entre el 80 y 90 por ciento de las drogas se introducen en el país por puntos de control fronterizo, puertos y aeropuertos, algo que Trump desacreditó el viernes llamándolo “una completa mentira”.

Los reportes de inteligencia de la Agencia para el Control de las Drogas (DEA) y el Departamento de Aduana y Control de Fronteras (CBP), los estudios de centros especializados y los propios testimonios de miembros de carteles y organizaciones de narcotraficantes coinciden en señalar que la vasta mayoría de las drogas que entran por la frontera mexicana no lo hacen por las zonas aisladas donde se plantarían los tramos del muro, sino a través de los puertos de entrada y puntos de control fronterizo.

“Las organizaciones de traficantes mexicanos transportan la mayoría de las drogas ilícitas a Estados Unidos a través de la frontera sur (SWB) empleando una amplia gama de técnicas de contrabando. El método común empleado por estas organizaciones involucra la transportación de las drogas a través de los puntos de entrada de Estados Unidos utilizando vehículos de pasajeros con compartimientos ocultos y mezclando cargamentos en remolques con productos y bienes legítimos”, indicó el más reciente informe de la DEA .

La ruta de la droga | Yahoo Noticias

Operaciones de menor rango

Aunque la evaluación de la DEA no excluye el hecho de que las organizaciones criminales mexicanas también acuden a métodos tradicionales como el uso de mochileros o mulas para cruzar cargamentos por sitios irregulares y caminos intrincados, considera que se trata de operaciones de menor rango.

“La idea de que las personas pasan drogas a través de la frontera como inmigrantes ilegales que luego serían detenidos por un muro alrededor de la frontera, ese no es el patrón”, declaró Doris Meisnner, excomisionada de Inmigración y actualmente experta del Migration Policy Institute, con sede en Washington.

Incluso, el mayor decomiso de fentanilo registrado jamás en la historia de Estados Unidos fue hecho en un punto de entrada por la frontera en Nogales, Arizona, a finales de enero. Los agentes fronterizos detuvieron a un joven de 26 años que transportaba en su camión 250 libras de fentanilo en píldoras, con un valor de $3.5 millones de dólares, además de 395 libras de metanfetamina, calculadas en $1.1 millones.

El 74% del fentanilo incautado el pasado año en la frontera sur fue detectado a bordo de vehículos operados personalmente. En 2017, los opioides sintéticos como el fentanilo causaron cerca de 30,000 muertes en Estados Unidos, casi la mitad del número total de fallecidos por sobredosis.

La ruta de la droga | Yahoo Noticias

Sellar la frontera

Félix Jiménez, un ex alto directivo de la DEA, considera que el tráfico de drogas ha diversificado enormemente sus vías de transportación y estrategias de distribución en los últimos 30 años, tras la consolidación de los principales carteles de Colombia y México. El ex agente, un veterano de 32 años en la lucha antinarcóticos, fue Inspector Jefe de la DEA, el tercer puesto más alto en la agencia y estuvo a cargo de la División de Nueva York.

“Las evidencias y los testimonios presentados en el juicio de El Chapo Guzmán (el narcotraficante Joaquín Guzmán Loera) confirman que la batalla contra las drogas es un fenómeno cada vez más complejo que no solo se puede resolver con un muro en la frontera”, dijo Jiménez en entrevista con Yahoo Noticias. “Pero creo que cubrir con el muro zonas neurálgicas crea un embudo que obliga a los traficantes a cambiar rutas y pasar los controles de entrada al país. Es importante sellar la frontera tanto como sea posible, porque una pared no lo va a hacer todo, pero sin ella va a ser más difícil de lograrlo”.

En efecto, las 10 semanas del juicio contra El Chapo Guzmán en un tribunal federal de Nueva York han revelado las audaces inventivas de su red de contrabando para penetrar los controles legales y evitar la detección de sus cargamentos, a la vez que ha lanzado a las autoridades estadounidenses y la opinión pública una alarma sobre las dimensiones de un fenómeno transnacional que constituye un reto de máxima complejidad para el futuro de la nación. El Chapo fue hallado culpable de 10 delitos de narcotráfico, posesión de armas y lavado de dinero y su sentencia está fijada para el 25 de junio.

El Chapo no solo impuso los túneles subterráneos como su método de contrabando más famoso, sino que experimentó con variantes ingeniosas aprovechando la permeabilidad de los controles fronterizos.

Una de las tesis que esgrimen los partidarios del muro es que las agencias de control fronterizo tienen demasiadas personas como vigilantes entre los puntos de entrada, lo que limita la cantidad de agentes dedicados a realizar inspecciones y labores de inteligencia. De modo que segmentos de muro canalizarían los intentos de introducir drogas hacia zonas donde las autoridades pueden controlar y profundizar sus búsquedas más a fondo.

Mora piensa que ni siquiera la “tesis del embudo” justifica el amurallamiento de la frontera.

“La idea de que vamos a buscar una solución del siglo XVI para resolver un problema del siglo XXI me parece una locura y un gasto de dinero innecesario”, comentó Mora, quien es partidario de asegurar las fronteras con inversiones apropiadas en tecnologías y personal especializado para aumentar la capacidad de inspección e “impedir la entrada de drogas entre manzanas, aguacates o chiles”.

La ruta de la droga | Yahoo Noticias

Los túneles y los trenes del Chapo

Desde comienzos de los años 90, los túneles fueron la respuesta al reforzamiento de los controles aduanales en las fronteras. Jesús Zambada García, jefe de logística del Cartel de Sinaloa y cercano colaborador de El Chapo, describió en el juicio contra su jefe cómo se excavó un túnel desde una casa campestre en Agua Prieta, México, hasta un almacén en la ciudad de Douglas, Arizona, a través de todo el valle de San Bernardino. La salida estaba tan solo a unas cuadras de la oficina local de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) en Douglas.

En el juicio de El Chapo salieron también detalles sobre el trasiego de toneladas de drogas escondidas en latas de jalapeños de la marca La Comadre, apilados en remolques que pasaban por los puntos de control. Las latas con cocaína se apilaban junto a latas con chiles reales para dificultar los posibles rastreos.

Asimismo, El Chapo empleó trenes cisterna comerciales que viajaban en líneas ferroviarias transfronterizas para enviar sus cargamentos, creó compañías fantasma que parecían dedicadas a vender aceite de cocina, y enmascaró drogas en envíos de petróleo a Estados Unidos, según declaraciones del testigo Tirso Martínez Sánchez, quien convenció al capo con la idea de usar los trenes de carga regular.

Sin embargo, la transportación terrestre no es el exclusivo escenario de las operaciones de narcotráfico, que siguen llegando por vía marítima y aérea a puertos de destino en Estados Unidos.

Desde comienzos de los años 90, el cartel de Tijuana monopolizó la red del Pacífico para traer cargamentos de cocaína desde Colombia a México y luego hasta importantes puertos de la costa oeste de Estados Unidos, como San Diego y Long Beach, California. Pero tras la caída del cartel de Tijuana, sus archienemigos de Sinaloa se consolidaron como la organización más poderosa en operaciones marítimas.

La ruta de la droga | Yahoo Noticias

Por mar y aire

Las estadísticas indican que de toda la cocaína que se traslada por mar rumbo a Estados Unidos, el 93% lo hace por la ruta del Pacífico, mientras un 7 % llega a través del Caribe.

Los reportes recientes de la DEA apuntan a que las organizaciones criminales transnacionales generalmente envían grandes lotes de drogas a través de Bahamas y el sur de la Florida, usando una variedad de medios que incluyen lanchas rápidas, barcos de pesca, veleros, yates y carga marítima en contenedores.

“En algunos casos, los traficantes establecidos en República Dominicana también transportan cocaína a Haití para su posterior envío a Estados Unidos a través de Bahamas y / o el corredor del sur de la Florida usando vía marítima y aérea”, señaló un informe preliminar sobre la situación en el Caribe.

La DEA reconoce además que la mayoría de la heroína disponible en Nueva Jersey se origina en Colombia y es principalmente introducida de contrabando en Estados Unidos por grupos colombianos y dominicanos a través de mensajeros que llegan vuelos comerciales al Aeropuerto Internacional de Newark, según el documento.

En 2017, la Guardia Costera de Estados Unidos capturó más de 223.8 toneladas métricas de cocaína, 31,190 libras de marihuana, 6 kilogramos de heroína y otros opiáceos, y 168 kilogramos de metanfetamina por un valor total estimado en $6,600 millones, según el más reciente informe anual de la agencia. Un total de 708 contrabandistas fueron capturados y llevados ante la justicia.

Las autoridades estadounidenses ha sentido en los últimos años la presión por el incremento del narcotráfico por mar. El recién nombrado almirante Karl L. Schultz, comandante de la Guardia Frontera, asume que se trata de una lucha “que va a durar más que mi carrera e incluso mi vida”, y que debe librarse multilateralmente, en cooperación con los gobiernos aliados de la región.

“Cuando se habla de seguridad fronteriza, lo que se desarrolla en nuestra frontera sur es como un juego doméstico y juego fuera de casa”, dijo Schultz. “La principal contribución de la Guardia Costera a la seguridad fronteriza es el juego a distancia, empujando la frontera marítima a 1,500 millas de las costas de Estados Unidos e interceptando los narcóticos ilícitos que salen de los países de la región y se dirigen por mar a Centroamérica”.

La ruta de la droga | Yahoo Noticias

Medidas estratégicas

Este mes un sondeo de la firma Gallup informó que el 60% de los estadounidenses se opone a la construcción de muros en la frontera con México, eje de la agria controversia que enfrenta al presidente Trump con los demócratas en el Congreso y que ya provocó un cierre parcial del gobierno federal por 35 días, el más largo de la historia de Estados Unidos.

El plan anunciado por la Casa Blanca tras poner fin a la prolongada disputa presupuestaria es recaudar hasta $8,000 millones de dólares para la construcción del muro.

Por vía de la emergencia nacional obtendría $6,600 millones que se sumarían a los 1, 375 millones aprobados por el Congreso. En total, de las arcas del Pentágono saldrían $2, 500 millones de su partida para la lucha contra el narcotráfico y $3,500 millones del presupuesto para construcciones militares, mientras que los restantes $600 millones procederían de los fondos por confiscaciones de drogas del Departamento del Tesoro.

Mora piensa que la decisión es “un capricho político para satisfacer la vanidad del presidente”, mientras se descuidan inversiones necesaria para enfrentar problemas tan urgentes como la demanda y el consumo de opiodes dentro de Estados Unidos.

“Es un problema originado por el consumo de sustancias recetadas que están en las farmacias y que han creado una epidemia de adicción, no es un problema que viene de México”, señaló Mora.

El ex agente Jiménez, quien se opone a la legalización de las drogas, insiste en que su respaldo a la construcción del muro no es ajeno a otras esfuerzos fundamentales que deben combinarse en el enfrentamiento al narcotráfico, como el mejoramiento de la tecnología de detección y el incremento de agentes fronterizos. A su vez, cree que el muro será clave para controlar otras acciones delictivas desde Estados Unidos a México, como el dinero en efectivo que retorna como ganancias para los narcotraficantes y el trasiego de armas.

Pero reconoce que no habrá solución al problema si no se priorizan dos medidas estratégicas: el reforzamiento del sistema judicial y los programas de educación social.

“En estos momentos tenemos un sistema judicial falso y roto”, afirmó Jiménez. “Tenemos que cambiar los sistemas de sentencias, de manera que un convicto por traficar drogas cumpla al menos 10 años en prisión y las sentencias por heroína sean de cadena perpetua… Con paños tibios no vamos a resolver el problema”.

El presidente Trump ha sugerido incluso la pena de muerte para castigar a los narcotraficantes por sus fechorías.

A largo término, Jiménez cree que el pilar es crear programas educativos desde la niñez y a todos los niveles de la sociedad. “Como único se puede ganar esta guerra es si la gente no consume y eso solo se cambia educando”.

La ruta de la droga | Yahoo Noticias