La polémica nueva biografía de Obama: política, interés y ambición

Desde hace unos meses ya no es el presidente de Estados Unidos, pero todo lo relacionado con Barack Obama sigue despertando interés a nivel internacional. El mandatario, uno de los más carismáticos de lo que llevamos de siglo, ahora es noticia debido a una polémica biografía que acaba de ver la luz y que no le deja en muy buen lugar. El autor es el premio Pulitzer David Garrow, que ha tardado nueve años en escribirla.

La biografía de Obama, que supera las 1.400 páginas, se centra fundamentalmente en el antes y el después de la presidencia, poniendo especial foco en cómo era Barack en su juventud y cómo es ahora tras ocupar el Despacho Oval.

Barack Obama durante su presidencia (Reuters).

Una de las principales controversias tiene que ver con uno de los testimonios que se recogen en la obra, el de Sheila Miyoshi Jager, profesora de Estudios Asiáticos en la Universidad de Oberlin y novia de Obama en sus años universitarios.

Garrow asegura en su biografía que Obama tuvo muchas dudas sobre la relación debido a la raza y a la identidad de su pareja -Jager es de ascendencia holandesa y japonesa- y que este hecho fue definitivo para que terminaran rompiendo y él saliera con Michelle.

Su actual esposa y su familia tenían unas raíces muy profundas en la comunidad negra de Chicago y suponían un trampolín muy importante para la futura carrera del joven y ambicioso Barack, aumentando exponencialmente sus opciones como ‘candidato negro’ según revela el autor.

“Barack es una persona extremadamente sensual y el sexo era una parte importante de nuestra relación”, cuenta Jager en el libro, donde no olvida que ella y Obama estuvieron a punto de casarse y que el mandatario le pidió matrimonio hasta en dos ocasiones en los años 80. Sin embargo, en 1987 las dudas de él precipitaron el final.

Sheila Miyoshi Jager, exnovia de Obama (Youtube).

Para Garrow sin embargo la atención mediática no se está centrando en lo que él considera fundamental, que es la transformación de Obama de una persona de clase media y humilde a otra que se codea con millonarios y viaja en aviones privados. Un ejemplo claro y reciente es que nada más terminar su presidencia fue con Michelle a la isla privada de Richard Branson.

El autor considera que el expresidente ha cambiado sus orígenes de funcionario público -en una familia que hasta 2004 solo tenía un sueldo- por ser una celebridad que está obsesionada con el dinero y la fama.

Más allá de las acusaciones, la obra ha tenido una fría acogida por parte de la crítica. De hecho, la especialista del New York Times, Michiki Kakutami, la ha considerado “de lectura difícil y aburridísima” y el anterior biógrafo de Obama, David Maraniss, ha manifestado que Garrow es “el contrincante más canalla, tramposo e innoble con el que me he encontrado en la vida”.