La irresponsable actitud de Felipe Calderón en redes que parece no tener límites

Ivon Álvarez
·8  min de lectura
Mexican President Felipe Calderon attends the Asia-Pacific Economic Cooperation (APEC) CEO summit in Vladivostok on September 8, 2012. AFP PHOTO / YURI KADOBNOV        (Photo credit should read YURI KADOBNOV/AFP/GettyImages)
Foto: YURI KADOBNOV/AFP/GettyImages

Felipe Calderón ha estado usando sus redes como un medio para su regreso a la política nacional, pero los resultados no han sido tan buenos como esperaba. Esto, luego de que en varias ocasiones se ha tenido que retractar. Incluso lo han acusado de esparcir “fake news”.

Esta última vez casi acusó a Andrés Manuel López Obrador de reunirse con un hermano de Joaquín “El Chapo” Guzmán, tras el polémico saludo a la madre del narcotraficante en Badiraguato, Sinaloa.

En su tuit, Calderón señala en un círculo a una persona con está frase “¿Quién está detrás del predidente?”, no diciendo quién es pero sí dando pie a que parte de su séquito, como su sobrina Mariana Gómez del Campo, asegurara que se trataba de Aureliano, un hermano de “El Chapo”.

“El Güano”, el apodo del hermano de “El Chapo”, tiene 75 años, lo cual sabe perfectamente el expresidente, pero prefirió omitir ese detalle y señalar a una persona, que efectivamente se parece un poco, pero que es mucho más joven, como ya señaló Presidencia en un comparativo que compartió a los medios.

Se trata de el doctor Edgar Heriberto Covarrubias Mercado, quien labora en el IMSS en Sinaloa. El médico acudió como apoyo durante la gira del Presidente, así lo constató la carta enviada por el director de la Clínica 16 de Villa Unión, el Dr. Hilario Ismael Rubio.

Y ante la exhibición a nivel nacional, en la cual AMLO incluso le instó a disculparse con el doctor, el expresidente en la soberbia de la “ignorancia” o peor aun, en la frustración de quien se sabe acorralado, no le quedó más que intentar una disculpa que no fue tal.

En un momento en el que hasta Obrador pidió una tregua debido a la situación de emergencia por del coronavirus. Al contrario, él se dedica a dispersar información falsa y basa sus críticas sin fundamento por el manejo de la pandemia.

Pero esto es una de sus muchas pifias en las redes, equivocaciones que no son tales si llevan una intención. La suya es clara, regresar a la política nacional de donde salió por la puerta trasera así como entró a la Presidencia.

Después de destrozar al que era su partido político, el PAN, se dedicó desde la campaña anterior y, con ayuda de su esposa, a usar las redes sociales para esparcir mentiras que de tanto repetirse se volvieran verdad.

Sus ambiciones para esto pasan por tener un partido político “México Libre”, con eso asegurarían fondos públicos para seguir representado lo más recalcitrante de la derecha en México.

Pero sus redes sociales han sido como su propia historia en la política; han ido en picada. De cuando en cuando, hay alguien que le demuestra en esa arena que se equivoca o que lo hace de manera deliberada.

Para muestra un hilo que comenzó con una de sus acérrimas contrincantes si se trata de tuitear, hablamos de sus encontronazos con la diputada de Morena, Tatiana Clouthier.

En esa ocasión fue cuando tras la renuncia de Carlos Urzúa a la Secretaría de Hacienda, en donde el exmandatario escribió que si Maquío viviera, felicitaría al exsecretario por su valor de renunciar y marcarle los errores y desvíos al Presidente.

A lo que la hija de Manuel Clouthier (Maquío) le respondío: Sí y también hubiera señalado lo que usted no hizo. Y también le hubiera pedido nombres.

Sobre el tema de Urzúa hubo varios intercambios entre los dos expanistas; uno donde Calderón acusaba de graves las insinuaciones del que fuera Secretario de Hacienda de la 4T. Al final, la Tatiana Clouthier lo sentó con un tuitazo donde veladamente hace referencia a su relación con el hoy preso Genaro García Luna.

En julio del año pasado cuando la Guardia Nacional estaba aun por estrenarse y los diferentes cuerpos policíacos estaban preocupados por su destino y las exigencias de éste, fue cuando surgió el conflicto que mantuvo a la Policía Federal en varias manifestaciones en las que rechazaban las nuevas condiciones para transformarse en Guardia Nacional.

El conflicto de la corporación que, sobre decir, corrupta, fue atizada por el expresidente diciendo y apoyando en su Twitter las marchas y sus peticiones, pero el Secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, no tuvo empacho en decir que no era casual que uno de los representantes del cuerpo solicitara que el propio Calderón fuera su representante sindical, a lo que sumó que era evidente que”el activismo de algunos políticos pretendiendo sacar raja de este tránsito de la Policía Federal a la Guardia Nacional”.

Pero como casi siempre, el tiempo es el juez. Solo tuvieron que pasar cinco meses para Genaro García Luna mano derecha y jefe de la Policía Federal de Felipe Calderón, fuera detenido en los Estados Unidos, acusado de vínculos con el Cartel de Sinaloa.

Recientemente también protagonizó otra pelea por meterse donde no lo llaman. Todo comenzó cuando el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa tuvo la desafortunada idea de decir que el COVID-19 era un asunto de ricos “los pobres no nos contagiamos”.

Como vemos, por su historial es un campeón de meterse donde no lo llaman, pero también de algo mucho más maquiavélico como esparcir noticias falsas que beneficien a sus intereses o a los grupos que representa.

Recientemente también se metió con el subsecretario de Salud en México, Hugo López Gatell, desvirtuando en un tuit amañado las explicaciones del experto.

Aquí explica alguien cómo esa declaración fue totalmente sacada de contexto.

Lo callan propios y extraños

Durante la crisis del coronovirus, donde ha criticado no solo al gobierno de AMLO por cómo actuar ante la pandemia, también se metió con los vecinos.

El exjefe del ejecutivo citó o copió un tuit del candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Joe Biden. Pero no contaba con que el Embajador de Estados Unidos en México lo callaría con un tuit arrollador.

Ese es hoy Felipe Calderón, quien fuera presidente de México. De todo opina, aunque no sepa, siempre y cuando sea en contra de López Obrador. A través de sus redes sociales ha difundido rumores y hasta mentiras sin medir las consecuencias. Ese es su triste papel ahora.